La información económica de los líderes

Bodegas Murviedro celebra sus 90 años y centra sus miras en la producción de vinos más ecológicos

 

“Nuestra filosofía se centra en buscar el equilibrio de la calidad de la uva y nos faltaba la conexión con el terruño. Dicha vinculación la hemos conseguido desde que estamos en Requena hace 20 años gracias a mi padre”, ha subrayado el director general de Bodegas Murviedro, Marc Grin, con motivo de la conmemoración del 90 aniversario de la bodega.

Durante el acto conmemorativo, que ha tenido lugar en un lugar emblemático y recién rehabilitado como es la Iglesia de San Nicolás, Grin ha dejado claro también que creen en la comarca y en la gente que trabaja aquí y “creemos en el desarrollo sostenible. De hecho, los enólogos están trabajando en ecología y en cuidar la tierra, ya que no podemos olvidar que el cambio climático nos está afectando”. En declaraciones a Economía 3, ha adelantado que actualmente, “estamos disminuyendo la producción ya que estamos invirtiendo mucho más en marca y en productos con más valor añadido. Nuestros objetivos para el futuro se centran en producir más vinos ecológicos y bajar la producción para hacer tiradas más cortas, buscando otro tipo de mercados”.

Grin ha explicado también que en estos momentos disponen ya de productos que van dirigidos a la gran distribución con una relación calidad precio muy buena que se venden prácticamente en todos los países del mundo. Además, “contamos con unos vinos que hemos ido lanzando en los últimos cinco o seis años dirigidos a restauración y tiendas especializadas y este es el apartado que vamos a fomentar mucho más, con el fin de buscar vinos con más personalidad, menos tirada y que procedan de un viñedo específico”.

Además y con motivo de dicha conmemoración, la bodega ha elaborado un vino especial llamado ‘1927’ del que “hemos hecho una edición especial de 480 botellas y en su elaboración han participado siete enólogos de Suiza, Francia, Italia y España”, ha aclarado Grin.

Concretamente, el vino elegido procede de una selección de uvas de la parcela El Ardal, recientemente adquirida por la bodega, que estaba a punto de arrancarse y que Bodegas Murviedro adquirió con la finalidad de conservar un patrimonio único de la zona, las viñas viejas de Bobal. Este vino surge de la primera añada de esta parcela, la de 2016, cuyas viñas dieron 1,5 k por cepa. Unas cepas que por su edad, entre 80 y 100 años, ofrecen una regularidad tanto en sus frutos como en la cantidad.

En representación de la Generalitat, en el acto ha estado presente María Teresa Cháfer Nácher directora general de Desarrollo Rural y Política Agraria Común, quien ha agradecido a Bodegas Murviedro haber creído “en las tierras valencianas y en el proyecto”. Un proyecto que Cháfer ha definido como “sólido, sostenible y desarrollado por personas implicadas”. En definitiva, ha concluido, “un proyecto integral, generador de empleo, que está en conexión con el cliente y sus diferentes necesidades”.

Por último, ha tomado la palabra el alcalde de la localidad, Mario Sánchez quien ha destacado que Bodegas Murviedro “contribuye con sus vinos y cavas a atraer inversiones extranjeras al municipio y a dinamizar la economía local“.

Inauguración de la Cueva Museo

El acto de conmemoración del 90 aniversario ha contado también con la inauguración de su Cueva Museo en el barrio de la Villa de Requena, que pretende ser un espacio de divulgación para acercar la cultura del vino a todo tipo de público, acompañándoles a descubrir su historia y haciéndoles partícipes de los secretos que encierra el mundo enológico en la comarca Requena-Utiel.

Tal y como ha incidido Marc Grin, la Cueva Museo es una concesión del  Ayuntamiento de Requena para 25 años “donde hemos invertido a lo largo de los dos años que han durado las obras medio millón de euros”. La cueva en concreto se ha habilitado para que se pueda visitar, “la hemos iluminado y la hemos hecho accesible”. El segundo ámbito, que sería la casa, estaba en ruinas. En este espacio, además de contar con un lugar para la cata de vinos, se ha habilitado un espacio donde a partir del año que viene se elaborará el vino en tres tinajas con características diferentes y que aportarán al vino diferentes cualidades para obtener, finalmente un coupage. “Las tres tinajas tienen capacidad para hacer 20.000 botellas y en la Casa Museo solo se hará la crianza“.

Igualmente y con motivo de esta Cueva Museo, saldrá a la luz en febrero o marzo de 2018, la marca La Casa de la Seda, bajo la cual se elaborarán entre  3.000 y 4.000 botellas. Este vino se elaborará con una uva procedente de la partida de 10 hectáreas en el El Ardal, de la varieadad Bobal. Dichas cepas tienen entre 80 y 100 años. “Para el año que viene tenemos previsto pedir un permiso para poder entrar uva en la Casa Museo y prensarla allí mismo para que la gente pueda verlo. Nuestra idea consistiría en enseñar el proceso desde cero a todos los visitantes”.

Las grandes cifras de Bodegas Murviedro

Grin ha explicado que son el quinto grupo del sector más grande de Europa. Ha apuntado también que “el Grupo Schenk factura entre 500 y 600 millones de euros. Contamos con empresas de distribución en Inglaterra, Holanda y Suiza entre otros y además producimos en Francia, Suiza, Italia y España. Por su parte, Bodegas Murviedro produce 25 millones de botellas y factura también entre 25 y 30 millones de euros”, ha recalcado.

Entre los objetivos más cercanos, la construcción de la bodega de Venta del Moro, donde han adquirido la Finca Casa Lo Alto que data de 1796, con más de 156 ha, de las cuales más de 60 son de viñedo, en la que predominan la bobal, garnacha, chardonnay y variedades internacionales como la Cabernet Sauvignon, entre otras.

Suscríbete a nuestra newsletter