iBus, la plataforma que permite hasta 256 versiones personalizadas de un mismo modelo de juguete

El proyecto iBUS, en el que participan el Instituto Tecnológico de Producto Infantil y de Ocio (AIJU), y las empresas Fábrica de Juguetes (Ibi) y Juguettos (Villena), ha desarrollado la interfaz de la primera plataforma on line que permitirá la personalización de juguetes en diferentes grados. La web, que es intuitiva y sencilla, permite la customización de hasta 256 versiones de un mismo modelo de juguete.

Además, logra incrementar la creatividad de los niños a través de la diferenciación pero manteniendo siempre los estándares de los juguetes seguros. Así, pese a que existen cuatro opciones de customización; “personalización”, “configuración”, “configuración en tienda” y “diseño libre”, el único límite es el tamaño del juguete y las normas de seguridad e impresión.

La fabricación de estos juguetes se realizará mediante tecnologías de impresión 3D. Éstas suponen una flexibilidad que permite el desarrollo de productos y componentes individualizados plenamente adaptables en la industria del juguete.

iBUS, proyecto que ha recibido financiación del programa europeo H2020, también tiene como objetivo convertirse en el punto de reunión de todas las partes interesadas en el sector, bien sean clientes, diseñadores, ingenieros en seguridad o proveedores de servicio de soluciones de fabricación aditiva y logística; en definitiva, donde realizar juguetes diferentes pero seguros.

Ulrich Jahnke, de la Universidad de Paderborn, indica que “los avances del proyecto iBUS radican en un enfoque de diseño basado en el usuario que desemboca en un demostrador que expone la idea básica para incrementar la creatividad de los niños a través de las posibilidades de customización basadas en la Web y la impresión 3D”.

“Mediante la comercialización de juguetes y juegos de mesa personalizados para los niños el iBUS va un paso más allá y se concentra, no solamente en la customización, sino particularmente en la seguridad de productos customizados en vistas a la salud de los niños”, añade.

Para los técnicos del proyecto, uno de los principales desafíos es la seguridad de los juguetes, pese a su grado de personalización, puesto que dentro de la plataforma existen diferentes grados de la misma.

Una personalización menor como el cambio de color, la adhesión de etiquetas o inclusión de nombres en un juguete afecta mínimamente a los aspectos de seguridad. Sin embargo, en la última opción de “diseño libre” se modifican las propiedades estructurales de un componente y, en consecuencia, el juguete global.

No obstante, el desarrollo del software de esta plataforma influirá sobre aspectos de seguridad en este tipo de opciones. De hecho, el cumplimiento de la norma EN71 en juguetes customizados será un distintivo único de la plataforma iBUS.

Para Karina Pernías de AIJU, “el proyecto iBUS supone el desarrollo de un modelo pionero para la venta de juguetes seguros y personalizados por los niños o por el consumidor, en el que tanto los materiales utilizados como los diseños propuestos estarán sometidos, a través de la propia plataforma, a parámetros de seguridad y de control”AIJU coordina dos paquetes de trabajo del proyecto y participa de forma activa en otros más.

El proyecto está coordinado por la Universidad de Limerick (Irlanda).

 

Suscríbete a nuestra newsletter