La información económica de los líderes

El tercer positivo de Xylella en la provincia de Alicante obliga a comunicar la plaga a la UE

Las alertas han vuelto a saltar y esta vez para comunicar nuevos focos de la bacteria que está destruyendo almendros en poblaciones de la parte norte de la provincia de Alicante. La consellera de Agricultura Elena Cebrián y el presidente de la FVMP, Rubén Alfaro, se han reunido esta mañana en la capital alicantina para aumentar las medidas de control sobre este foco que, de momento, no afecta ni a Valencia ni a Castellón.

La Xylella fastidiosa, denominada así por la gran dificultad para localizar su origen, se ha registrado en 26 parcelas de almendros, 23 de ellas en la Marina Baixa y las restantes en Balones y Alcalalí. Tras los dos focos anteriores la titular de agricultura ha querido poner en marcha los planes de control, unificar criterios con los ayuntamientos y “exigir al Ministerio apoyo y más contundencia” en el problema.

Cebrián ha sido clara al indicar que “necesitamos apoyo para la agricultura y para la investigación” de una bacteria que hasta la fecha sólo ha dado positivo en almendros. “Se han hecho pruebas en otros tipos de árboles como cítricos, aguacates y olivos, que nos preocupa mucho”, entre otros, explicaba la consellera de Agricultura. Por su parte, el presidente de la FVMP y alcalde de Elda Rubén Alfaro ha anunciado que “se ha pedido a los municipios que convoquen los Consejos Municipales de Agricultura” con el objetivo de informar y mostrar una “unidad de acción” frente a la peligrosa bacteria.

Este tercer foco ha dibujado un radio alrededor de 10 kilómetros que comprende una superficie de 110.000 hectáreas. Abarca los municipios de Alcalalí, Alcocer de Planes, Alcoleja, L’Alfàs del Pi, Almudaina, L’Alqueria d’Asnar, Altea, Balones, Benasau, Beniarbeig, Beniardá, Beniarrés, Benidoleig, Benidorm, Benifallim, Benifato, Benigembla, Benilloba, Benillup, Benimantell, Benimarfull, Benimassot, Benimeli, Benissa, Bolulla, Calp, Callosa d’En Sarrià, Castell de Castells, Cocentaina, Confrides, Quatretondeta, Dénia, Facheca, Famorca, Finestrat, Gata de Gorgos, Gaianes, Gorga, El Castell de Guadalest, Xaló, L’Orxa, Llíber, Millena, Murla, Muro de Alcoy, La Nucia, Ondara, Orba, Orxeta, Parcent, Pedreguer, Pego, Penàguila, Planes, Polop, El Ràfol d’Almúnia, Relleu, Sagra, Sanet y Negrals, Sella, Senija, Els Poblets, Tàrbena, Teulada, Tollos, Tormos, La Vall d’Alcalà, La Vall d’Ebo, Vall de Gallinera, La Vall de Laguar, El Verger y La Vila Joiosa.

En esta zona se ubican 35 viveros y centros de jardinería adicionales. En cumplimiento de la normativa europea, es necesario controlar el movimiento del material de los vegetales especificados para impedir su salida fuera de la zona, e investigar su trazabilidad para ver las salidas de material de vegetales especificados de los últimos tres años, como se está haciendo en las otras dos zonas.

Falta de acuerdo y estudio

El plan de contingencia que viene marcado por directrices europeas muy estrictas, según Cebrián, va a suponer un desembolso inicial de 1.150.000 euros, más recursos propios de la Conselleria. En cuanto a las indemnizaciones para los agricultores, la responsable autonómica ha explicado que, ante la falta de acuerdo, la Generalitat Valenciana ha optado por encarga un “estudio económico de valoración” a la Universidad Politécnica de Valencia.

Respecto al plan de actuaciones, Elena Cebrián ha detallado que, en las nuevas parcelas infectadas, y 100 metros a la redonda, se van a realizar tratamientos insecticidas contra los posibles vectores. Posteriormente, se procederá al arranque y destrucción del material afectado por trituración in situ. El Plan de contingencia de la Comunitat Valenciana dispone de más de 1.160 puntos de seguimiento de vectores de Xylella fastidiosa mediante trampas cromotrópicas amarillas, distribuidas por plantaciones (cítricos y olivos), puntos de entrada (puertos, aeropuertos) y viveros. Todas las muestras de posibles vectores se analizan desde 2015 y todos los resultados han sido negativos. Cebrián ha aclarado que se sigue realizando una prospección intensa en la nueva zona demarcada, con el fin de determinar el alcance del brote. Existen 30 puntos de seguimiento con trampas cromotrópicas en los alrededores de las parcelas infectadas.

En los dos focos declarados desde que el 29 de junio se confirmó la presencia de Xylella en una parcela de Castell de Guadalest y el posterior positivo en tres muestras de almendro de Benimantell, se han tratado hasta la fecha 18’2 hectáreas con insecticida, de ellas 5’53 en zona forestal. Se han eliminado los arbustos del sotobosque y 304 almendros de cinco plantaciones.

Unió de Llauradors, a Bruselas

Por otra parte, los agricultores no han dejado pasar el tiempo para mover ficha en una demanda ya reiterada y que afecta a los cítricos. Una representación de La Unió de Llauradors, junto a otros integrantes de la Plataforma per la Dignitat del Llaurador, se desplaza a Bruselas para exigir a las autoridades europeas medidas eficaces y mayores controles en las importaciones de cítricos de países terceros que llegan a la Unión Europea. El responsable de cítricos, Carles Peris y el secretario técnico, Joanma Mesado mantendrán mañana martes un maratón de reuniones con eurodiputados valencianos y españoles de todos los partidos con objeto de informarles sobre la situación fitosanitaria de las importaciones de cítricos a los mercados europeos y la necesidad de establecer nuevos protocolos de importación que contemplen controles más severos que los existentes en la actualidad. El miércoles se reúnen con el Comisario de Sanidad y Seguridad Alimentaria. También entregarán casi 14.000 firmas de apoyo a los citricultores valencianos.

Suscríbete a nuestra newsletter