Javier Moliner (Diputación de Castellón): “Queremos construir un futuro lleno de oportunidades para Castellón”

2017-julio-dip-cas-Javier-Moliner

Tras los dos primeros años de legislatura, la Diputación de Castellón ha conseguido reducir a menos del 20 % sus gastos internos de funcionamiento y ha aumentado en más de un 30 % la partida de inversiones en toda la provincia. Su presidente, Javier Moliner, asegura que “este resultado es un logro reciente, pero que gran parte del esfuerzo se ha llevado a cabo a lo largo de los seis años de trabajo que arrastra el equipo de gobierno”.

[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]

El presupuesto para el año corriente asciende a un total de 131 millones de euros y el principal objetivo es igualar las oportunidades de todos los castellonenses. “Desde el Gobierno provincial estamos invirtiendo más de 73 millones en servicios sociales”, asegura Moliner. Además, en 2017 se ha reforzado la “Unidad Respira”, un servicio público destinado a la ayuda y cuidado de personas mayores con el fin de liberar cargas familiares y fomentar el empleo.

El “Plan Castellon 135” es otra de las grandes apuestas de la Diputación, y en el que ha invertido más de 12 millones de euros. Esta ambiciosa iniciativa persigue mejorar la vida de la ciudadanía que habita en los 135 municipios de la provincia castellonense. “Es fundamental mejorar las comunicaciones en toda la provincia para combatir el despoblamiento y el envejecimiento, algo que solamente lograremos si facilitamos que los castellonenses puedan vivir y trabajar donde hayan elegido”, defienden desde la Diputación. Por ello, la inversión en carreteras en el interior de la provincia es una de su prioridades.

“El presupuesto de 2017 también incluye una partida de 16,9 millones de euros dirigida a la recuperación y divulgación del patrimonio cultural, paisajístico e inmaterial”, informa el presidente. Castellón ofrece un litoral con mas de 120 kilómetros de costa y un entorno natural que desde la Diputación cuidan y promocionan. Por otra parte, la red de museos, la arquitectura y el patrimonio musical y literario es una convergencia de lo tradicional y lo innovador que desde la Administración defienden y protegen.

La actividad industrial en Castellón es una pieza clave dentro de la actividad económica local. De hecho, “hemos invertido una suma de 13,7 millones para apoyar al tejido económico y empresarial de la provincia”, apunta Moliner. El sector del azulejo y la citricultura son los dos sectores productivos de referencia y, desde la Corporación reciben el soporte que reclaman para proseguir con su crecimiento y desarrollo.

Igualmente, la Diputación de Castellón destinará cerca de 2,2 millones para promover la eficiencia energética. “El Gobierno provincial quiere impulsar en las poblaciones con menos recursos una necesaria inversión en eficiencia que les permita respetar su entorno y cumplir las directrices marcadas por la Unión Europea”, explica Moliner. Con este objetivo, la Diputación sustituirá las luminarias de tipo sodio, mercurio o similar por otras que supongan un mayor ahorro energético.

Apoyo a emprendedores

2017-julio-dip-cas-Javier-Moliner-2Por otra parte, la corporación provincial ofrece una guía efectiva a los emprendedores durante la fase de creación y en los primeros pasos como entidad a través del “Plan Provincial de Promoción de Iniciativas Empresariales”. En el marco de este proyecto, la Diputación incluye el programa “Crea tu propia empresa”, a través del cual analizan la viabilidad de los proyectos empresariales y marcan un seguimiento individualizado en la puesta en marcha de negocios. “Además, a lo largo del año se desarrollan distintas jornadas de especialización sobre metodologías innovadoras para el emprendimiento”, añade Moliner.

El presidente de la Corporación reconoce que tener un empleo sigue siendo la principal preocupación de la ciudadanía en estos momentos. Por ello, “desde la Diputación mantenemos el foco en ayudar a que esta deje de ser una inquietud generalizada por parte de la ciudadanía y, para lograrlo, estamos fomentando el empleo como un eje transversal que implica a todos los diputados, independientemente del área en la que desarrollen sus funciones”, argumenta el presidente.

El “Servicio de Prospección de Empleo” que creó la Diputación el año pasado ha permitido que 1.242 empresas procedentes de 94 municipios se hayan incorporado al programa de inserción laboral y que más de 4.300 castellonenses hayan participado en el proceso de selección de alguna de las ofertas incluidas. “Gracias a este novedoso sistema de intermediación laboral hemos brindado 1.751 oportunidades laborales a ciudadanos de nuestra provincia en situación de desempleo”, remarca Moliner.

Asimismo, además de ofrecer un acompañamiento personalizado en la búsqueda de empleo y la mejora de la empleabilidad, la Diputación de Castellón también pone a disposición de la ciudadanía acciones de formación para fomentar la autonomía y dotarla de una cualificación básica implementando y actualizando sus comeptencias. “El mes pasado -detalla Moliner invertimos 200.000 euros para favorecer el empleo de personas en riesgo de exclusión social. El objetivo es subvencionar a una decena de asociaciones humanitarias y los programas que estas ponen en funcionamiento, para generar un escenario repleto de oportunidades para quienes, por su situación, lo tienen más complicado para acceder al mercado laboral”.

Por primera vez en la historia de la Diputación, Javier Moliner ha creado el Área de Juventud dentro de la institución. Desde ahí, se están coordinando todas las acciones de interés para los jóvenes de la provincia, especialmente de aquellos que viven en pequeños municipios y en el interior. “En estos momentos, el desempleo juvenil es muy acusado en nuestro territorio y para paliarlo fomentamos su creatividad y les damos la oportunidad de trabajar a través de prácticas remuneradas durante los meses estivales en sus municipios de origen”, anuncia el responsable Popular.

En una sociedad 3.0, la digitalización de las instituciones es una herramienta necesaria para el desarrollo eficiente de sus tareas administrativas y la prestación de servicios. “En este sentido, la Diputación está colaborando con los ayuntamientos con menos de 5.000 habitantes para implantar la administración electrónica”, manifiesta Moliner.

Unido a la digitalzación de la actividad pública, desde la Diputación están comprometidos con la gestión transparente y han incorporado mecanismos de control y acceso público a sus presupuestos y actividades financieras. “Día tras día, mi equipo y yo trabajamos por conseguir una institución próspera”, concluye el presidente.

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter