La información económica de los líderes

Hacer vino con uva muy cuidada

Archivado en: 

La bobal es la variedad reina de Requena, la segunda más cultivada en España, pero que todavía no ocupa, ni de lejos, ese puesto en conocimiento del público. “Buscamos hacer un vino con una uva muy cuidada, con cepas de 90 años, de producción muy baja y que da una resultados fantásticos”, afrima Grin. La clave está también en que llegue al viticultor ese valor añadido que le empuje a mantener estas cepas en producción frente a las modas. “Yo entiendo que los viticultores transformen viñedos viejos en nuevas plantaciones de macabeo para el cava, por ejemplo; es natural que lo hagan si no conseguimos que esa uva que ellos producen se pague de forma justa”, dice.

[masinformacion post_ids=”114733,114740,115286,115289,115293″]

Estos vinos son “el alma de nuestra historia, de nuestra cultura”, y hay que mantenerlos. Lo mismo sucede con la merseguera, que estaba casi en extinción porque no se valoraba en su justa medida frente al sauvignon blanc u otras variedades foráneas. “Buscamos lo autóctono, lo que no tienen otros en otras regiones de España y que nos ayuda a hacer marca”, subraya. En esa línea, está un vino experimental que van a realizar con tardana, una variedad también blanca que apenas se conserva. “Tenemos un productor que tiene 20 hectáreas y entre ellas unas cepas de tardana… Pues bien, estudiaremos las posibilidades de ese vino”, dice.

Grin cree que una bodega como Murviedro tiene la ventaja del tamaño para poder hacer este tipo de vinos tan pegados a la tierra. “Somos los que más posibilidades tenemos de salvar estos proyectos si los integramos bien, sin que nos arruinen, y construir algo de futuro”, dice. Al fin y al cabo, “tenemos que aprender de nuestros antepasados. Si ellos fueron decantándose por esas variedades a través de los siglos, fue por razones de adaptación a los suelos, al clima, las heladas, la sequía, las enfermedades… Si funcionó antes, ¿por qué no va a funcionar ahora con los medios que tenemos?”, se pregunta.

La respuesta está en esa singularidad que es hoy un valor extra en el mercado, lo que distingue unos vinos de otros, y que Utiel-Requena puede aprovechar como nadie y en donde Murviedro ha volcado sus fuerzas, aunque siga elaborando en las otras DO de la Comunitat, como Valencia y Alicante.

Y Murviedro también tiene otros vinos de vanguardia, lo que podemos llamar “los otros vinos espumosos”, para distinguirlos de los cavas. Frizzantes y semisecos son un campo en el que Murviedro ha ido a la vanguardia, con productos ganadores como el Estrella Frizzante, que mueve 60.000 botellas fuera de Valencia. “Es un vino de mucha calidad que, a lo mejor, no gusta tanto a los bebedores de vino, pero sí al público joven que empieza a probar vinos y que viene de beber refrescos”, sostiene Grin.

En esa línea están los Luna de Murviedro Sparkling, vinos realizados por el método Charmat (en vez de botella a botella como en el cava, la segunda fermentación es en depósito), que en España están creciendo a buen ritmo, especialmente entre el público joven y en verano, y tanto en blancos como en rosados.

Suscríbete a nuestra newsletter