Atraer y fidelizar al talento, clave para el crecimiento de las compañías

Director regional Levante y sur de España Randstad

2016-junio-OPI-Randstad-Daniel-Lorenzo-OKLa recuperación de la economía y de las tasas de empleo está modificando la percepción de los profesionales en el mercado laboral, su confianza en la búsqueda de empleo e, incluso, los motivos por los que eligen una compañía en la que trabajar. ¿Están las empresas preparadas para afrontar estos cambios? ¿Han sabido adaptarse a las necesidades de los profesionales para resultar más atractivas?

Para dar respuesta a estas preguntas, desde Randstad elaboramos anualmente el informe Employer Brand Research, el estudio más representativo en el mundo sobre employer branding, con más de 160.000 encuestas en 26 países, 7.200 de ellas en España. Definimos “employer branding” como las herramientas destinadas a mejorar el atractivo de las empresas y el posicionamiento de la compañía como buen empleador.

En la edición de 2017 detectamos que los profesionales otorgan ya más importancia a factores como conciliación entre vida laboral y personal, buen ambiente de trabajo y carrera profesional, que a factores vinculados a la estabilidad en el puesto de trabajo. Es decir, buscan aspectos que mejoren la calidad de sus puestos de trabajo, dando por segura la supervivencia de las compañías en las que desarrollan su actividad. 

Por cuarto año consecutivo, el salario se sitúa como el factor determinante para elegir una empresa para el 63 % de los profesionales. Esta cifra se encuentra al mismo nivel que la registrada en 2016 y un punto porcentual más que en 2015. Esto implica que, si bien se sitúa en primer lugar, el salario ha alcanzado estabilidad en el ranking de factores más atractivos, mientras que otros motivos van adquiriendo mayor peso. Este es el caso de factores como el equilibrio entre vida personal y laboral (mencionado por un 55 % de consultados).

La conciliación gana importancia
La conciliación se erige así como el segundo factor más importante para los trabajadores cuando están buscando una empresa para trabajar. Este factor, que había ido aumentando su importancia a medida que la crisis quedaba atrás, ha experimentado una subida de diez puntos en solo un año y se ha situado como el segundo indicador en importancia para los trabajadores. Tras él están un buen ambiente de trabajo (49 %), la estabilidad laboral (45 %) y un trabajo estimulante (43 %).

Los resultados de esta octava edición del informe Randstad Employer Brand Research reflejan la recuperación económica y la reactivación del mercado laboral en España, ya que, factores más vinculados a la seguridad laboral, como la estabilidad y la buena situación financiera de la empresa, han descendido en importancia. En 2017, la estabilidad laboral ha perdido diez puntos y la salud financiera de la compañía ha descendido cinco puntos respecto al año anterior.

Durante los años anteriores, en los que el mercado laboral se encontraba en recesión, los profesionales primaban factores que les aportasen seguridad y confianza en mantener su puesto de trabajo pero, año tras año, dichos factores han ido perdiendo importancia.

Diferente nivel formativo, distintas motivaciones
Uno de los aspectos que más debe influir en las decisiones de las compañías es la diferencia que existe en función de la edad de los profesionales y de su nivel formativo, principalmente.

En este sentido, si bien el salario es claramente el factor más importante en todos los grupos de segmentación, se detectan diferencias por cohortes: a mayor nivel formativo, mayor es la importancia que los profesionales le otorgan al desarrollo de un trabajo estimulante y retador, a las formas flexibles de trabajo y a las oportunidades de promocionar.

Los empleados con formación superior son los que más se interesan por estos factores a la hora de elegir una compañía para trabajar. En el lado contrario, entre los profesionales con formación académica básica, priman factores como la estabilidad laboral, la ubicación y la reputación de la empresa.

La dificultad para atraer y fidelizar a los profesionales adecuados en la organización es ya una realidad en el mercado laboral español. Actualmente, en España conviven elevadas tasas de desempleo y escasez de ciertos perfiles, como los profesionales STEM (Science, Technology, Engineering & Mathematics). Por ello, la contratación del mejor empleado es imprescindible para las compañías y, a la vez, uno de los retos a los que enfrentan. 

La atracción y fidelización de talento ha pasado a ser una de las prioridades de las empresas para conseguir a los mejores trabajadores en sus plantillas, aquellos que suponen una ventaja determinante respecto a la competencia.

Los directivos deben preguntarse periódicamente si su empresa está realizando todos los esfuerzos posibles para mantener sus equipos de trabajo, aquellos que llevarán a la empresa a aumentar su capacidad de generar nuevo negocio, así como el atractivo que proyectan a la sociedad como compañía.

La supervivencia y el crecimiento de sus organizaciones dependen de su capacidad de conservar lo conseguido hasta ahora y reforzar sus pilares para seguir creciendo.

Suscríbete a nuestra newsletter