Inicio sesión E3 TV Revista E3 Eventos E3 Editorial E3 Newsletter Suscripción revista 5€/mes
Economía 3 menú
Newsletter Suscripción revista 5€/mes

El informe de coyuntura de la CEV confía en alcanzar un crecimiento del PIB del 3,2%

Publicado el:
El informe de coyuntura de la CEV confía en alcanzar un crecimiento del PIB del 3,2%

La economía valenciana mantuvo durante el primer trimestre de 2017 el buen tono mostrado en los trimestres anteriores y podría haber crecido a tasas intertrimestrales próximas al 1 %, según el Informe de Coyuntura emitido hoy por la CEV.

Los datos e indicadores muestran que “nuestra economía mantiene la senda de sólida recuperación, en la que también están adentrándose el conjunto de España y, de forma más tenue, la zona euro. No obstante, pese al favorable avance de nuestra economía, la todavía elevada tasa de paro –once puntos por encima de la tasa previa al inicio de la crisis- así como los bajos niveles de renta disponible, aun habiendo mejorado, impiden dar por finalizada la crisis económica y social“, señala el Informe.

Durante un trimestre más, el dinamismo de las empresas valencianas en los mercados exteriores y, cada vez más, en el mercado nacional, sustentó gran parte de la actividad de nuestra economía real. Tanto el consumo de los hogares -principal componente de la demanda interna- como la inversión empresarial recuperaron dinamismo durante el primer trimestre del año. En el ámbito público destacó la inversión, aunque desde niveles mínimos. El consumo público, pese a estar encorsetado, mejoró.

Por el lado de la oferta, el sector primario sigue sumido en una crisis estructural y con falta de apoyos. La industria continuó con una evolución positiva y estable y sigue mostrando mayor fortaleza y dinamismo que la media nacional. En lo que va de año destacaron las ramas de “manufacturas diversas”, “azulejos”, “material y equipo eléctrico, electrónico, informático y óptico” y ”caucho y plástico”.

El papel de la construcción

La construcción siguió avanzando, con mayor dinamismo en el ámbito público (ingeniería civil y edificación), aunque partiendo de niveles mínimos. La edificación de viviendas ha vuelto a registrar tasas positivas. La compraventa de vivienda muestra tasas positivas de dos dígitos, mejorando sustancialmente los ritmos contractivos de la vivienda nueva y manteniéndose la fortaleza de la vivienda usada.

El macro-sector servicios aceleró su dinamismo. Destacaron los avances en “transporte y almacenamiento”, “hostelería”, “comercio” y “actividades profesionales, científicas y técnicas”. Por el contrario, “información y comunicaciones” entró en zona contractiva. En lo que va de año, el sector turístico mantiene los buenos registros, tanto en términos de visitantes como de gasto. La rentabilidad sigue mejorando, pero todavía se sitúa por debajo de la media nacional.

La exportación se estanca

La demanda externa continuó durante el primer trimestre la senda iniciada en trimestres anteriores; más dinámica en importaciones que en exportaciones. La Comunitat ha descendido al tercer puesto del ranking nacional en exportaciones. En lo que va de año, algunas de nuestras principales partidas –“automóvil”, “manufacturas de consumo”- están sufriendo un retroceso en términos interanuales. Salvo “productos químicos”, ninguna partida está mostrando un dinamismo relevante. Por el contrario, las importaciones sí están creciendo, destacando “semimanufacturas no químicas “y “productos energéticos”.

Según la EPA del primer trimestre, el número de desempleados en nuestra Comunitat se situó en 467.400 personas, fijando la tasa de paro en el 18,71 %. El paro se redujo en la Comunitat Valenciana en el mes de abril en 8.793 personas y continuó descendiendo en el mes de mayo (9.898 personas). En términos interanuales, el paro descendió en mayo en 46.711 personas, siendo significativo que bajara en todos los sectores y en el colectivo “sin empleo anterior”. En paralelo, el número de afiliados a la Seguridad Social se situó en 1.783.669 afiliados.

La inflación inició en el primer trimestre una intensa escalada, situándose en enero en el 3,0 % en tasa anual. La subida se sustentó, principalmente, en el incremento de los precios del petróleo. Desde entonces ha mantenido una senda mayoritariamente descendente. En marzo se situó en el 2,2 %; una décima por debajo de la media nacional, y en mayo en el 1,4 %; también una décima por debajo de la media nacional. Con respecto al futuro, los registros indican que nuestra economía continúa con el ritmo marcado, aunque no se descarta, al igual que a nivel nacional, que este ritmo se desacelere a lo largo del segundo semestre del año.

Crecimiento por encima del 3%

Frente al dinamismo interno y externo, la continuidad de la política monetaria expansiva marcada desde del BCE y la mayor capacidad del sector público, existen otros factores de riesgo que pueden atenuar la buena marcha de nuestra economía. Tanto el impacto del Brexit como las repercusiones del viraje proteccionista de la era Trump pueden ralentizar el avance de la demanda externa. Pese a estos riesgos externos, el avance de nuestra economía podría situarse en 2017 en tasas en el entorno 3,2 %.

Salvo el sector primario -debido a su particular situación estructural-, el resto de los sectores participarán y se beneficiarán de este avance. El sostenimiento de este impulso permitirá la generación de empleo neto. La tasa de paro podría situarse a finales de 2017 por debajo del 18 %. La tasa de inflación podría cerrar el año en torno al 0,7 %, con una tasa media anual próxima al 1,9 %. C

Con todo, la salida definitiva de la crisis requiere la adopción de reformas a nivel institucional, fiscal, laboral y en educación. Subidas salariales en el entorno de la horquilla que se está proponiendo desde la patronal -siempre por debajo de la inflación esperada y, en parte, ligadas a las mejoras en la productividad- supondrían un impulso para nuestra demanda interna y facilitarían, junto con las reformas anteriormente indicadas, el avance hacia un nuevo modelo productivo, innovador e inclusivo.