Inicio sesión E3 TV Revista E3 Eventos E3 Editorial E3 Newsletter Suscripción revista 5€/mes
Economía 3 menú
Newsletter Suscripción revista 5€/mes

Vicente Lafuente (Femeval): “Atajar el intrusismo profesional en el metal es un objetivo ético”

Publicado el:
Vicente Lafuente (Femeval): “Atajar el intrusismo profesional en el metal es un objetivo ético”

Se estima que un 40% de la facturación anual en actividades correspondientes al sector del metal provienen del intrusismo y forman parte de la economía sumergida. 2.000 empresas del sector se ven afectadas por este problema, así como la seguridad de los consumidores y el daño al medio ambiente. “En un principio, lo calificamos como un hecho coyuntural producto del 20% de paro alcanzado durante la crisis, que favoreció la economía sumergida. Ahora que parece que se acerca el fin, las malas prácticas no disminuyen y parecen haberse consolidado”, ha diagnosticado Vicente Lafuente, presidente de la Federación Empresarial Metalúrgica Valenciana (Femeval).

Manuel Nemesio, Rafael Castillo, Vicente Lafuente, Francisco Alonso y Julio González.

Manuel Nemesio, Rafael Castillo, Vicente Lafuente, Francisco Alonso y Julio González.

En el acto celebrado ante la prensa esta mañana, Lafuente ha estado acompañado por los presidentes de las asociaciones de la FederaciónManuel Nemesio, de FevautoRafael Castillo, de Aselec; por parte de Aseif, Francisco Alonso; y Julio González, de Aviclima

Estas asociaciones defienden los intereses de actividades tales como electricidad, fontanería, instalaciones térmicas, talleres de reparación de vehículos, ascensoristas, protección contra incendios o climatización: “un sector proclive al intrusismo, ya que hay personas que sin preparación y con una simple caja de herramientas dice que sabe hacer cualquier tipo de instalación, por menos dinero y sin impuestos. Es un perfil de semiautónomo con poca formación, que también se da en talleres de reparación ilegales o empresas multiservicios que subcontratan para compensar la falta de plantilla”.

Es un intrusismo que, en palabras de Lafuente, “sale caro” no sólo por la competencia desleal que supone a las empresas que legalmente cumplen su actividad sino que, además, “provoca daños irreparables que pueden traducirse en una menor calidad de vida e incluso costar vidas: es decir, afecta a la seguridad y salud de los usuarios, tanto en el ámbito de la integridad física como en el de la propiedad privada”.  El presidente de Femeval ha aludido al trágico incendio del rascacielos londinense sucedido hace pocas semanas como un riesgo al que se expone la sociedad por causa del intrusismo, por lo que atajarlo es “un paso más moral y ético que una cuestión de cifras”.

Para poner coto a estas malas prácticas, la Federación ha consensuado un documento que hará llegar a la administración con medidas entre las que se encuentran: potenciar la labor de inspección, seguimiento, vigilancia y sanción del mercado para garantizar un entorno sin competencia desleal y evitar que se incumplan impunemente las normas en vigor; buscar fórmulas de colaboración público-privadas para ello, dado que “está demostrado” que la propia Administración no tiene capacidad para identificar estas prácticas por sí misma; solicitar mecanismos específicos en sectores en los que va en juego la vida; o diseñar un “sello Femeval” de empresa colaboradora y/o certificada por la Federación, que asegure los cumplimientos legales.

“En cualquier caso, mientras exista gente que solicite los servicios de los intrusos profesionales existirá una actividad ilegal que se alimentará de la economía oficial. Es una tarea conjunta de empresarios, usuarios finales y, sobre todo, de la administración, el combatir coordinadamente este fenómeno económico y social”, ha concluido Lafuente.

Femeval espera poder exponer la evolución de los resultados de su llamamiento a la administración en el plazo aproximado de un año.