El diputado Juan V. Pérez propone “iniciar las negociaciones” para poner fin al veto agrícola ruso

Archivado en: 

2015-nov-DO-Agricultura-kaki-02El diputado del PP en el Congreso de los Diputados en la provincia de Valencia, Juan Vicente Pérez, ha propuesto en el Congreso, a través de una Proposición No de Ley (PNL), instar al Gobierno a la activación de las negociaciones con Rusia para lograr el fin del veto ruso y “no poner en peligro la viabilidad de las explotaciones agrarias europeas y en particular, las españolas” con el objetivo de “acabar con la sangría económica que desde hace cuatro años viene sufriendo el sector hortofrutícola europeo”.

Así, ha recordado que tres años después de que las autoridades rusas acordaran el cierre de sus fronteras a productos agroalimentarios de la UE, el impacto económico supera los 15.300 millones de euros, 5.100 al año, ya que la UE vendía a Rusia antes del veto el 10% del total de sus exportaciones agroalimentarias, según denuncian las propias organizaciones agrarias, como AVA. Al respecto, ha explicado que los sectores más afectados han sido las frutas, las hortalizas, los lácteos y la carne.

Las exportaciones españolas alimentarias a Rusia alcanzaron su máximo en 2012 con un valor total de más de 790 millones de euros. Si analizamos los efectos de veto ruso en 2015, según un informe del ICEX, el impacto total de las sanciones rusas sobre las importaciones procedentes de España se estima en una caída de 785 millones de euros en 2015, un apartado donde la Comunidad Valenciana “ha salido muy perjudicada”.

Tanto es así que el 29% de las exportaciones hortofrutícolas de 2013 de la UE fueron a Rusia. La exportación del conjunto de la UE de frutas y hortalizas a Rusia en 2013 totalizó 2.396.000 toneladas con un valor de 1.912 millones de euros. Esto ha supuesto que estas producciones tengan que desviarse a otros mercados, con resultados “dispares”, si bien, en la mayoría de los casos han sufrido caídas de precios y saturación de los mercados.

Por tanto y dado que el veto ruso lleva casi ya 3 años en vigor, el impacto en las producciones hortofrutícolas europeas ascienden a cerca de 5.700 millones de euros, lo que supone el 37% del total, ha indicado.

Según ha explicado Pérez, este conflicto ha tenido “resultados extraordinariamente negativos para la agricultura europea y española”, con gran repercusión en comunidades como la valenciana por lo que “necesitamos que se resuelva lo más rápidamente posible para recuperar este mercado”. Así, ha añadido que las producciones afectadas “están teniendo serios problemas que afectan negativamente a la rentabilidad de nuestras explotaciones agrarias y, en el caso de las producciones hortofrutícolas, aún más por su carácter de perecedero”.

En los últimos años, el mercado ruso, “poco a poco y con mucho esfuerzo por parte de los operadores comerciales”, ha ido absorbiendo cada vez más producciones españolas como es el caso de las frutas y hortalizas, en especial cítricos valencianos que han superado las 65.000 tn o el caqui, producto emergente en España, que llegó a exportar cerca de 10.000 tn en 2012.

Esta situación, ha alertado, está facilitando que “nuestros competidores se asienten en su mercado, como es el caso de Turquía, Marruecos, Sudáfrica, Egipto o Túnez, lo cual sin lugar a dudas va a complicar aún más la recuperación de este mercado, por lo que es necesario actuar con rapidez”.

Por tanto, es necesario “solucionar este conflicto, para que el mercado ruso se recupere y no ponga en peligro la viabilidad de las explotaciones agrarias europeas y en particular, las españolas, acabando así con la sangría económica que desde hace cuatro años viene sufriendo el sector hortofrutícola europeo”.

Suscríbete a nuestra newsletter