La futura ley del turismo nace con el apoyo del sector y la colaboración público-privada

La futura Ley de Turismo, Ocio y Hospitalidad de la Comunitat Valenciana, en la que trabaja el Consell junto con representantes del sector empresarial, de las universidades y de los municipios valencianos, sentará las bases para consolidar una nueva política turística en el territorio valenciano que mire “hacia el futuro” y que impulse “la competitividad, la sostenibilidad y la participación”.

Puig presenta el proyecto de ley del turismo

Puig presenta el proyecto de ley del turismo

Así lo ha asegurado el president de la Generalitat, Ximo Puig, durante la presentación del anteproyecto de Ley de Turismo, Ocio y Hospitalidad de la Comunitat Valenciana, en la que también ha participado el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer.

En su intervención, Puig ha afirmado que se trata de un texto que “mira a los ojos al sector”, porque está elaborado “desde todo el conjunto de personas y actores” que intervienen en el sector turístico valenciano.

En ese sentido, el jefe del Consell ha añadido que el anteproyecto de Ley que se ha presentado este lunes es fruto de un “largo proceso de participación” que continuará en Les Corts Valencianes, que, según ha recordado “tienen la última palabra y tienen la posibilidad de mejorar aún más este texto”.

El objetivo es que la futura Ley de Turismo, Ocio y Hospitalidad de la Comunitat Valenciana nazca “con el máximo consenso posible”. “

Por otro lado, Puig ha destacado que el nuevo texto que regulará el sector turístico valenciano supone “la primera ley que vincula claramente el concepto de la cogestión, que el Gobierno valenciano ha defendido durante los últimos tiempos”. En Turisme Comunitat Valenciana, la nueva entidad que surgirá en el seno de la actual Agència Valenciana del Turisme, se constituirá un comité estratégico que será un 50% público y un 50% privado. Esta entidad tendrá, por tanto, representación paritaria, algo que ocurre “por primera vez en un organismo de estas características en cualquier ente en España”, ha explicado.

Las últimas cifras que se desprenden evidencian la coyuntura positiva que atraviesa el sector turístico en la Comunitat Valenciana, que se ha posicionado como “líder de crecimiento” en este ámbito. El jefe del Consell ha recordado que un total de 25 millones de turistas visitaron el territorio valenciano en 2016, concretamente 17 millones de españoles y 7,8 millones de extranjeros.

Puig también ha destacado que, según las previsiones que maneja el Gobierno valenciano, este 2017 la Comunitat Valenciana puede recibir un total de 8,5 millones de turistas extranjeros. “Seis de cada 1.000 turistas del mundo visitan la Comunitat Valenciana”, ha señalado el president.

Nueva etapa en el sector turístico valenciano

Puig ha hecho referencia a los nuevos valores en los que debe asentarse el sector turístico, que, a su vez, debe entenderse como algo que va “más allá de una actividad económica. Hemos de basar todo el horizonte en los valores esenciales del nuevo paradigma de la Comunitat Valenciana, que son la sostenibilidad, la hospitalidad, la ética, y la vertebración del territorio”, ha detallado.

La nueva Ley de Turismo, Ocio y Hospitalidad de la Comunitat Valenciana también incluye nueve valores con los que pretende conseguir un turismo “de diez” y convertir a la Comunitat Valenciana en un destino turístico de preferencia donde siempre “valga la pena volver”.

Entre estos principios destacan la sostenibilidad del entorno y el paisaje, una de las señas de identidad más valiosas y representativas de la imagen turística de la Comunitat; la hospitalidad, que hace honor a una sociedad basada en la tradición y cultura de acogimiento; o la responsabilidad social, que persigue la creación de un turismo ético que asegure “una experiencia única”.

La norma también vela por la vertebración del territorio, con el objetivo de cohesionar la costa y la montaña para sacar todo el partido posible a la diversidad de la Comunitat Valenciana, y se centra en la competitividad y la cooperación con aquellas empresas responsables, adaptadas al entorno digital y alejadas del fraude y del intrusismo. Además, el texto impulsa la calidad y la diversificación para generar un producto turístico diverso y especializado.

Entre el resto de los nueve valores fundamentales se encuentran la apuesta por el conocimiento y un capital humano formado que se adapte a los nuevos restos; la transparencia en la gestión del sector como piedra angular para garantizar la confianza de las empresas y, por último, la participación de todos los agentes para hacer del turismo de la Comunitat Valenciana un sector “de todos y para todos”.

Apoyo del sector hotelero

antonio mayorPara el presidente de Hosbec es muy interesante que la ley hable del ocio y de la hospitalidad desde su título. “Del ocio, porque es la base del turismo y, a pesar de que hay modelos de otros turismos, es el ocio de las personas lo que tratamos de cubrir con nuestra actividad en toda su dimensión. Y de la hospitalidad porque es fundamental transmitir la idea de la amabilidad total desde el principio de toda la pirámide que encaja desde esta norma”.

Antonio Mayor considera que son precisamente esos valores de hospitalidad y amabilidad total “los que deben impregnar a toda la sociedad en su conjunto y a todo el sistema político y económico”. Se ha referido a ellos como el “verdadero antídoto y vacuna para un poco probable contagio de turismofobia, que ya está sobrevolando otros destinos”

Otro aspecto destacado por los empresarios es la gobernanza público-privada que esta ley otorga como modelos de cooperación público-privada que funcionan y en los que los empresarios siempre han estado dispuestos a colaborar.

Contra la economía sumergida

El presidente de Hosbec ha destacado la apuesta decidida del Gobierno Valenciano por controlar la economía sumergida en el turismo, en su propio marco de actuación. Mayor ha afirmado que “este Gobierno ya ha dado el primer, pero no menos importante, paso con un régimen sancionador específico para toda la comercialización de alojamiento ilegal. Además prevé también un endurecimiento severo de las sanciones a aplicar, de hasta 600.000 euros”.

Pero también ha reconocido que no es suficiente, ya que “se tienen que sumar la administración central con una regulación tributaria urgente, las administraciones locales que no pueden mirar para otro lado por las implicaciones y consecuencias que este fenómeno puede traer para los municipios”.

Ha hecho una referencia al último pronunciamiento de la Justicia Europea conocido hace pocos días, según el cual “no nos cabe ninguna duda de que estamos ante auténticas actividades empresariales opacas por mucho que se quieran disfrazar de colaborativas y que los regímenes de registros, licencias y permisos no son prácticas restrictivas de la competencia, sino requisitos mínimos exigibles a quien se dedica a una actividad empresarial y profesional. Esta etapa -concluyó Mayorha sido capaz de separar el turismo de un improductivo debate político y todos hemos salido ganando”.

 

Suscríbete a nuestra newsletter