La información económica de los líderes

Universidad de Alicante presenta el Libro Blanco que determinará la política turística valenciana

La Universidad de Alicante ha presentado hoy el Libro Blanco del Turismo que ha realizado por encargo de la Agencia Valenciana del TurismoEn la redacción del documento han participado más de 27 investigadores de diferentes disciplinas y una amplia representación del sector turístico de la Comunitat Valenciana a través de encuestas, entrevistas y Grupos de Trabajo. El documento será la base sobre la que se elaborará el Plan Estratégico del Turismo.

libro blanco turismoDesde el Instituto Universitario de Estudios Turísticos de la Universidad de Alicante han apuntado que “la metodología participativa constituye una característica esencial de un documento que contiene el análisis y diagnóstico de la situación actual del turismo en la Comunitat Valenciana y plantea una propuesta de líneas de actuación futuras. Se trata de un documento que se adapta a las necesidades del turismo valenciano y trata de anticiparse a las oportunidades que ofrece el entorno socioeconómico y turístico para reforzar el atractivo y la competitividad de nuestros destinos”.

El profesor Josep Ivars ha explicado que el informe observa “dinámicas de cambio que obligan a repensar la estrategia turística valenciana para hacerla más sostenible y competitiva. Por una parte, la crisis de la actividad inmobiliaria ha reforzado el papel del turismo en la economía local y plantea la necesidad de redefinir su función en el modelo productivo mediante actividades con mayor valor añadido y un mejor equilibrio ambiental y socioeconómico. Por otra parte, un mercado turístico en transformación (cambios en la demanda, evolución tecnológica, nuevos modelos de negocio, etc.) exige una respuesta adecuada para el mantenimiento y la mejora de la competitividad de las empresas y los destinos turísticos”.

Gobernanza y calidad, factores diferenciales
El Libro Blanco plantea abordar estos retos situando la gobernanza turística como el factor que marca la diferencia en el éxito de los destinos turísticos, medido en términos de la aportación del turismo al bienestar social y no exclusivamente en número de turistas. Esta es la línea de trabajo que inspira la nueva Ley de Turismo y que hace aconsejable un Pacto Interinstitucional por el turismo, que comprometa a administraciones y organizaciones turísticas, por encima de debates partidistas, incomprensibles para los profesionales del turismo, afirma el documento que también plantea una reflexión sobre la actividad turística que conduce a sentar las bases de un nuevo modelo turístico, basado, fundamentalmente, en la sostenibilidad, la cooperación, la mejora continua de la competitividad, la profesionalización, la hospitalidad, el conocimiento y la innovación turística.

La gobernanza es el aglutinante de un cambio de modelo que requiere el desarrollo de líneas de actuación en los tres ámbitos interrelacionados que prevé el Libro Blanco: territorio y destinos turísticos; empresas y competitividad turística; y mercados y productos turísticos”, sostienen los expertos.

Para los autores, “es preciso situar el turismo en el centro de políticas coordinadas de ordenación del territorio, urbanismo o medio ambiente, entre otras, para asegurar la renovación funcional y turística de las áreas litorales y la dinamización turística de los espacios de interior. La sostenibilidad de los destinos turísticos conducirá a una mayor capacidad de vertebración territorial a través del turismo y al desarrollo de medidas para reducir los efectos y mitigar los impactos del cambio climático, un aspecto que preocupa de manera creciente al sector turístico”

Asimismo, el Libro Blanco propugna un enfoque hacia la calidad y la aplicación de nuevas tecnología y aboga por la transformación digital de la empresa turística. Todo ello “plantea la necesidad de políticas de fomento de la innovación, del emprendimiento y de los destinos turísticos inteligentes, así como una oferta formativa adaptada a la evolución de la actividad turística, en cantidad y en calidad”.

Los investigadores coinciden en que la administración debe acometer su función reguladora bajo objetivos fundamentales: “una mayor agilidad y simplificación administrativa y la regulación de nuevas prácticas turísticas, en buena medida vinculadas al uso de las tecnologías de la información y la comunicación”.

El estudio señala cuatro pilares sobre los que debe basarse la política de turismo: visibilizar la diversidad turística de la Comunitat Valenciana durante todo el año, con un sistema integrado de marcas-destino con una lógica de mercado y no institucional; la priorización de las actuaciones en los mercados según criterios técnicos; la profundización en un enfoque de productos y microproductos con atención especial a la desestacionalización; y el desarrollo de un verdadero sistema de inteligencia de mercados que guíe la toma de decisiones pública y privada, y permita el desarrollo de acciones de marketing más personalizadas, con una óptima relación coste-beneficio.

 

 

 

Suscríbete a nuestra newsletter