Las asociaciones agrícolas valencianas, indignadas con Cristóbal Montoro, exigen su dimisión

Cristobal Aguado, presidente de AVA.

Cristobal Aguado, presidente de AVA.

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA) exige la inmediata dimisión del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, por la rebaja fiscal aplicada al campo valenciano, una mejora tributaria que  deja fuera a importantes términos municipales e incluso a comarcas prácticamente enteras cuyos cultivos se vieron gravemente afectados durante 2016 por adversidades climáticas tan devastadoras como la sequía, la gota fría o diversos episodios de heladas, pedrisco y viento.

“La discriminación de la Comunitat Valenciana, y en este caso concreto de su agricultura, por parte del Gobierno constituye un insulto intolerable, máxime cuando la publicación de la orden que recoge la disminución de módulos agrarios se produce un día después de que el Ejecutivo anunciase un acuerdo con el País Vasco en virtud del cual esa comunidad autónoma va a verse favorecida por miles de millones de euros”, lamentó el presidente de AVA, Cristóbal Aguado.

Sin embargo, esta organización agraria manifiesta también que la Generalitat ha contribuido de forma decisiva a ejecutar este desatino para el campo valenciano a través del, en su opinión, cuestionable trabajo que llevó a cabo la conselleria de Agricultura a la hora de elaborar el informe anual sobre las repercusiones negativas del clima en el sector agropecuario, un informe fundamental  para el que Ministerio de Hacienda elabore la lista de cultivos y municipios que posteriormente se beneficiarán de la rebaja fiscal.

“Queremos que se haga público ese informe de la conselleria para saber exactamente qué ha pasado –reclama Cristóbal Aguado– y, desde luego, que se depuren también cuantas responsabilidades sean necesarias por la inestimable colaboración del departamento agrario de la Generalitat a esta situación que va a suponer un perjuicio económico muy considerable para miles de agricultores valencianos”.

Aguado también afirma que “esta mejora tributaria era absolutamente necesaria y tendrá efectos positivos para aquellos agricultores y ganaderos incluidos en la misma, pero muchos otros se han quedado fuera y consideramos que es una verdadera lástima porque era una oportunidad para dejar de marginar a la agricultura valenciana”.

Por citar sólo algunos de los términos municipales de gran peso agrícola que se han visto marginados de la rebaja de módulos aplicada a determinados cultivos cabe destacar, entre muchos otros, Alberic, Algemesí, Alginet, Alzira, Benifaió, Campo Robles, Carlet, El Puig, Gandia, L´Alcudia, Picassent, Requena, Sollana, Tavernes de la Valldigna, Utiel, Xàtiva, Xeraco o Xeresa.

En este sentido, es preciso señalar que en esta misma orden del Ministerio de Hacienda se aplica la mejora tributaria decidida para un cultivo a una determinada autonomía o una comarca en su conjunto, mientras que para la Comunitat Valenciana no se ha seguido ese mismo criterio, sino que se ha optado por establecer un listado de municipios que ha resultado errónea, caótica y discriminatoria. Así las cosas, AVA exige una rectificación inmediata y que se publique una orden con carácter de urgencia en la que se incluyan todos los términos municipales y localidades valencianos que se han visto excluidos.

“Los agricultores valencianos –sostiene Aguadotenemos motivos sobrados para sentirnos irritados y profundamente decepcionados porque esta rebaja no refleja en absoluto la dura realidad de un sector que el año pasado perdió, sólo a causa de incidentes climáticos, más de 600 millones. Visto lo visto, da la impresión de que los políticos usan los fondos públicos en beneficio de su propia conveniencia e interés en lugar de hacerlo en función de las necesidades reales de la sociedad”.

Indignación en La Unió de Llauradors

En la misma línea ha reaccionado La Unió de Llauradors al indicar que las reducciones fiscales para los agricultores y ganaderos de la Comunitat Valenciana publicadas hoy en el BOE y que sirven para la declaración de la renta de este año, son totalmente incongruentes e insultantes y crean agravios comparativos entre agricultores según su lugar de empadronamiento y cultivo.

La Unió ha indicado que no se ha tenido en cuenta las aportaciones del sector agrario valenciano y se le discrimina  con la financiación autonómica o el Corredor Mediterráneo, entre otras cuestiones. Se trata de un sector abocado fundamentalmente a la exportación y que aporta mucho al PIB estatal gracias a los envíos al exterior y sin embargo el Gobierno central no sólo no le compensa a pesar de estar sumido en una grave crisis de rentabilidad sino que lo humilla con unas reducciones “insultantes mediante un listado por orden alfabético de localidades totalmente aleatorio como si fuera los premios de la lotería”

 

Suscríbete a nuestra newsletter