CaixaBank, tras la compra de BPI, ya presume de ser el primer banco de la Península Ibérica

La Junta General Ordinaria de Accionistas de CaixaBank ha aprobado hoy la gestión y los resultados del ejercicio 2016. Durante su intervención ante los accionistas, Jordi Gual y Gonzalo Gortázar han defendido el modelo diferencial de CaixaBank, que ha permitido a la entidad salir reforzada de la crisis. En su primera intervención como presidente de CaixaBank, Jordi Gual ha destacado que durante el ejercicio 2016, “la entidad ha vuelto a demostrar su fortaleza, consolidando todavía más su liderazgo”. 

Gortázar y Gual en la Junta General de Accionistas de CaixaBank

Gortázar y Gual en la Junta General de Accionistas de CaixaBank

Gual ha avanzado que la previsión de la entidad es que la economía española se desacelere moderadamente debido al menor empuje de algunos factores que eran temporales pero que “esperamos que el incremento del PIB se acerque al 3%”.  El presidente de CaixaBank ha remarcado que el sistema financiero “está dando un claro apoyo a la recuperación económica. La dinámica de las nuevas operaciones de crédito está siendo positiva, especialmente para la compra de vivienda y para el consumo, y prevemos que la evolución favorable se mantenga en 2017”.

“Estamos muy satisfechos -prosiguió- de haber completado con éxito la adquisición de BPI, la número 80 de la historia de la entidad y que nos convierte en el primer banco ibérico tanto en activos como en volumen de negocio y oficinas. BPI es un proyecto que creará valor de forma sostenible para nuestros accionistas y los de BPI”. 

En relación al Plan Estratégico 2015-2018, el presidente de CaixaBank ha señalado que las prioridades son seguir apostando por la diversificación de ingresos y potenciando los negocios de seguros y de gestión responsable de activos, “potenciando esta vocación social mediante programas de inclusión financiera, políticas de ayuda a la vivienda o programas de voluntariado corporativo”.

Compromiso primordial con el dividendo 
Jordi Gual también ha repasado la evolución de la acción y la política de dividendo de CaixaBank. A pesar de la mala evolución del mercado bursátil el primer semestre de 2016, la rentabilidad total de la acción para el conjunto del año fue del 3,6%, una cifra superior a la del sector bancario español y europeo. Durante el primer trimestre de 2017, la acción todavía se ha comportado mejor, subiendo un 28,3%, 11 puntos porcentuales más que el conjunto de bancos españoles.  

Por su parte, el consejero delegado ha señalado que “las prioridades de la entidad tienen que centrarse en la calidad de servicio y en la visión global de las necesidades del cliente; también en continuar impulsando la transformación digital, en seguir fieles a nuestro compromiso social y en cuidar especialmente la gestión y el desarrollo de nuestro gran equipo humano”.

Gonzalo Gortázar ha valorado diferentes apartados, como el crecimiento de productos de ahorro a largo plazo como los fondos de inversión, los planes de pensiones y los seguros de ahorro. La cifra conjunta de estos negocios superaba en diciembre los 120.000 millones. Y en cuanto a la evolución del negocio ha resaltado el crecimiento de “7.300 millones de euros de los recursos de clientes”.

En relación a los resultados del ejercicio, el consejero delegado ha señalado que “desde el año 2011, considerando los costes de las entidades adquiridas, hemos disminuido los gastos recurrentes un 18%. Se trata de un esfuerzo muy importante de disciplina y control de toda la organización que nos ha dado resultado. Tenemos que seguir en esta línea y lo haremos”.

De manera específica, Gortázar ha remarcado la fuerza de la trayectoria ascendente del resultado consolidado en los últimos 5 años, al pasar de los 230 millones de beneficio del año 2012 a los 1.047 millones obtenidos a cierre de 2016.

Suscríbete a nuestra newsletter