ONCE presenta sus programas Poises y POEJ para la inserción laboral de personas con discapacidad

 

José Manuel

José Manuel Pichel, Virginia Carcedo y Vicente Micó durante el acto de presentación de hoy.

Fundación ONCE e Inserta Empleo, su entidad para la formación y el empleo de las personas con discapacidad, han presentado el Programa Operativo de Inclusión Social y de la Economía Social (Poises) y el de Empleo Juvenil (POEJ). El acto contó con las intervenciones del delegado territorial de la ONCE en la Comunidad Valenciana, José Manuel Pichel; la directora y secretaria general de InsertaVirginia Carcedo y el director general de la entidad en la Comunidad Valenciana, Vicente Micó.

Ambos programas fueron concedidos por el Fondo Social Europeo (FSE) bajo concurrencia competitiva a la Fundación e Inserta y están en marcha desde enero de 2016. Los objetivos, aunque ambiciosos, “corresponden a las cifras mínimas a alcanzar” en palabras de Carcedo: más de 66.800 beneficiarios, de los cuales 30.800 recibirán formación para la mejora de su empleabilidad y 16.700 lograrán un contrato laboral. Trasladadas a la Comunidad, estas cifras se concretan en 5.583 beneficiarios, entre 1.118 personas formadas y 1.719 contratos para personas con discapacidad.

Objetivos que, siguiendo con las palabras de la directora de Inserta“afectan al ámbito del empleo como emergencia socialPonen en marcha un conjunto de acciones para la activación y captación del talento oculto, la orientación, el asesoramiento y acompañamiento a la persona en búsqueda de empleo”, lo que conlleva una importante labor de interacción con las empresas, “por lo que es importante divulgar los objetivos de estos programas pero necesitaremos la colaboración de toda la sociedad”.

El POEJ se centra en las ayudas a jóvenes con discapacidad entre 16 y 29 años y el Poises está integrado por un conjunto de planes y actuaciones para facilitar la inclusión laboral a los mayores de 30 años y especialmente a los colectivos con mayores dificultades como los afectados por discapacidad severa, es decir, superior al 65%. Para ser incluidos en ambos programas, los beneficiarios deberán acreditar su grado de discapacidad y estar inscritos en demandas de empleo, trámite que pueden realizar a través de la plataforma Portalento.

 Vicente Micó ha realizado una descripción del funcionamiento del proceso de inserción laboral, en la que calificó como “clave” la fase de “evaluación de capacidades a través de entrevistas con los técnicos de Inserta, que hacen hincapié en detectar las aptitudes de cada beneficiario; no se pueden enviar personas a trabajos que puedan afectar su salud. Por otra parte, por la Ley de Protección de Datos, no se le indica al empresario cuál es la discapacidad de la persona a contratar; nosotros le damos la garantía de que se tratará de un trabajo que podrá realizar”  aunque la labor de Inserta no se detenga aquí debido a que “se piden a las empresas reportes periódicos de cada candidato para evaluar su rendimiento”. 

José Manuel Pichel resaltó “que se trata de empleo de calidad”, y así como hay grandes empresas que atienden a la llamada de la responsabilidad, como son los casos citados de Ford Consum,  quiso destacar al final de la presentación el caso de Ikea Alfafar“es un empleo que exige la realización de tareas diversas, e ilustra un caso a priori difícil para la inclusión de personas con discapacidad, y por el momento ya hemos introducido más de 40 empleados, en este caso, con formación a cargo de la propia empresa”. Existen pymes colaboradoras pero el director regional de Inserta expresó su deseo de que su número crezca en los próximos años.

Hasta la fecha, en la Comunidad Valenciana ambos programas, han atendido a 1.768 beneficiarios, formado a 415 alumnos y conseguido 842 contratos.

Suscríbete a nuestra newsletter