La información económica de los líderes

Suprimir los fitosanitarios supondría unas pérdidas para la citricultura valenciana de 700 millones

AVA Aepla 1 (002)

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) y la Asociación Empresarial para la Protección de las Plantas (Aepla) alertan de las graves consecuencias que pueden tener en la agricultura europea y concretamente en la valenciana, las limitaciones legales que viene imponiendo la UE en el uso de productos fitosanitarios destinados a combatir plagas y enfermedades en la agricultura, según un exhaustivo estudio llevado a cabo en nueve países de la UE.

Y es que Bruselas tiene en el punto de mira hasta 75 materias activas candidatas a revisión y posible eliminación, con las que se combaten plagas y enfermedades tan peligrosas como la pyricularia y las malas hierbas en el arroz; o los pulgones, la mosca del mediterráneo y la cochinilla en los cítricos, “según un marco regulatorio muy restrictivo, basado en el criterio de peligrosidad , y no en la gestión del riesgo y en el apoyo de la evidencia científica frente a los juicios de valor, el interés político y las ideas preconcebidas”, ha destacado el director general de  la Asociación Empresarial para la Protección de las Plantas (Aepla), Carlos Palomar.

El informe ¿Protegerá Europa su agricultura?, que engloba al 60% de la producción agraria europea, evidencia que sin estas sustancias para combatir las plagas, el descenso en el rendimiento de los cultivos es “importantítisimo”: entre un 10 y un 40% de la producción de 7 cultivos básicos en la UE se perdería (patata, cebada, trigo, remolacha, colza, maíz y viña) y en el caso de 24 cultivos especializados (los que más afectan a España), como el olivar o el tomate destinado a la industria del concentrado, podría reducir su producción un 35 y 85% respectivamente. Lo que supone un impacto global en Europa de 2.700 millones de euros, y dejar de ser autosuficientes en cultivos básicos, cuyas importaciones tendrían que aumentar en torno a un 20% para atender la demanda europea.

En el caso del impacto en la agricultura valenciana, la caída del rendimiento en los cítricos se estima en un 36%, lo que suponen 700 millones en pérdidas económicas (1.500 en la citricultura española). Asimismo se podrían perder 15.000 empleos y se podrían abandonar 30.000 hectáreas de las 162.000 que componen el territorio citrícola valenciano.

AVA Aepla 2Por lo que respecta al arroz, la caída del rendimiento se estima en un 28%; con unos 7,5 millones en pérdidas; se podrían abandonar 4.000 hectáreas de las 15.850 que forman el arrozal en toda la Comunitat y perderse hasta 600 empleos. 

También los viñedos registrarían pérdidas por valor de 11,2 millones, al caer su rendimiento un 13% y podrían abandonarse hasta 8.000 hectáreas de las 62.600 existentes en la región, además de malograrse 800 empleos (-13%).

Para el presidente de AVA Asaja, Cristóbal Aguado, “Europa somete a sus agricultores a una injustificada presión a través de esta estricta y arbitraria legislación, omitiendo la profesionalidad demostrada por el sector. La realidad es que el agricultor necesita proteger sus cultivos frente a plagas y enfermedades. La ciencia ha puesto a nuestro alcance eficaces herramientas para garantizar la salud de los alimentos que producimos y que llegan a la mesa de los consumidores. Los utilizamos cuando resulta necesario y siempre respetando las recomendaciones establecidas. Somos los primeros interesados en aplicar estas tecnologías de manera correcta”.

En este sentido ha puesto de relieve cómo determinados productos fitosanitarios expresamente prohibidos en la Unión Europea y que se usan, sin embargo, en producciones agrarias de terceros países que luego entran en el mercado comunitario.

Suscríbete a nuestra newsletter