La información económica de los líderes

Julian Opie, uno de los formuladores contemporáneos del concepto de belleza

La  Fundación Bancaja inaugura hoy la exposición de 30 obras del prestigioso artista británico  Julian Opie . El reto para mí es encontrar una imagen en la que puedas sentir su presencia pero que siga siendo esquemática, como un logotipo”. Estas palabras acompañan dos de sus obras, Ruth fumando Lorenzo con la mano en el pecho. Algunas, como las mencionadas, son animaciones continuas por ordenador en pantalla LCD, a las que se suman vinilos sobre aluminio, tinta o madera y videoinstalaciones en pantallas LED. Las 6 primeras que el espectador se encuentra pertenecen a la colección de la Fundación, y el resto provienen de otras de la importancia de la Carmen Thyssen Bornemisza Collection o la colección del Banco de Santander, por citar dos de carácter institucional, más una amplia aportación de colecciones privadas. Rafael Alcón, el presidente de la Fundación, ha querido destacar el “potente trabajo de selección de obras” así como su “agradecimiento a los más de 20 prestadores”.

Videoinstalación de Julian Opie en la exposición de la Fundación Bancaja

Videoinstalación de Julian Opie en la exposición de la Fundación Bancaja

En palabras del comisario de la exposición, el crítico de arte y profesor de Estética y Teoría de las Artes de la Universidad Autónoma de Madrid Fernando Castro, la búsqueda de Opie de la fusión entre la imagen propia de los retratados, que poseen rasgos identificativos a pesar del repetitivo impacto de origen pop que en un primer instante puedan sugerir, y el esquematismo de sus trazos al estilo de los logotipos comerciales, es un reflejo de que “nos hemos convertido en empresarios de nosotros mismos, nos hablan de que debemos transmitir una ‘marca’ personal en los círculos en los que nos movemos; por eso a Opie se le califica como el pintor de la vida moderna, uno de los formuladores contemporáneos del concepto de belleza”.

El aspecto esquemático de sus retratos procede de su inspiración en las estampas japonesas de Hirosige y Utamaro a las que mediante un salto temporal relaciona con las imágenes que damos de nosotros mismos en las redes sociales, “un cruce entre la religión sintoísta y la vida posmoderna; entre velocidad y la búsqueda de la serenidad”, en palabras de Castro. No obstante, el comisario dijo que “sería un error pensar que Opie es un tecnófobo. Piensa que un like o un retweet nos pueden alegrar el día, y eso, a fin de cuentas, no deja de tener su valor. Con el tiempo, nos acabaremos pareciendo a las obras de Opie“, apuntó.

Julian Opie ya expuso en Valencia en el IVAM en 2010 y su obra ha gozado de presencia constante en el Reino Unido así como en los más prestigiosos museos europeos y norteamericanos. Asimismo, se le dedicaron exposiciones en la documenta de Kassel y en la Bienal de Venecia. El artista confiesa que, “no sé por qué, un mismo trabajo mío genera opiniones muy distintas según el país en que exponga”. La Fundación Bancaja nos ofrece una recomendable oportunidad para vivir la experiencia de recorrer sus obras y formarnos nuestra propia opinión; según Castro, la profundidad de las reflexiones que propone sobre cómo vemos la vida, cómo la entendemos y representamos puede variar en más de una visita; como ha indicado, “escuchando el disco Best of Blur -cuya portada es obra de Opieo con música ‘ambient’ estilo Brian Eno”, nunca nos encontraremos exactamente con lo mismo. La soledad y el silencio también ayudarán a observar su obra desde diferentes perspectivas.

Habrá tiempo de comprobarlo hasta el 25 de junio.

 

Suscríbete a nuestra newsletter