PwC repasa las novedades fiscales para 2017 en su XIV Foro Tributario en la FEBF

2017-febrero-FEBF-Foro-tributario-PwC

Un año más, y ya van catorce ediciones se ha celebrado el Foro Tributario que PwC organiza junto con la Fundación de Estudios Bursátiles y Financieros (FEBF). Durante esta jornada –presentada por la directora general de la FEBF, Isabel Giménez, y por Juan Mestre, socio responsable de PwC Tax & Legal Services en Levante–, los expertos de PwC Tax & Legal Services han repasado las principales novedades tributarias que afectarán a empresas y particulares durante el año 2017.

Entre otros participantes, Manuel Esclapez, responsable de procedimiento tributario de PwC Tax & Legal Services Levante ha abordado el tema de las inspecciones fiscales. Esclapez  ha destacado cómo los medios que dispone la Agencia Tributaria en la lucha antifraude han evolucionado mucho tecnológicamente, por lo que es imprescindible que las empresas se encuentren a la altura, “mediante mecanismos de autocontrol, para conocer de antemano con qué información cuenta la Agencia Tributaria, de modo que puedan filtrar todos sus procesos para ver en qué riesgos pueden incurrir”. Por tanto, el experto aboga por “anticiparse y prever cuáles serán las consecuencias fiscales de todas las actuaciones de la compañía”, así desde PwC, ofrecen además de su expertise tributario, “importantes mecanismos IT (Tecnologías de la Información) de cara a anticiparse a lo que podría ser un procedimiento inspector”. En este sentido, Manuel Esclapez ha enumerado herramientas tecnológicas “que nos permiten “defendernos” ante una Adminstración que también ha evolucionado mucho tecnológicamente (tener recogidos cuáles son los procesos de toma de decisiones con implicaciones fiscales, quiénes son los responsables dentro de la compañía, los documentos relativos a cada actuación con implicación fiscal,…)”.

Por su parte David Marco, director de PwC Tax & Legal Services Levante ha resaltado que con las modificaciones autonómicas introducidas en materia de IRPF en la Comunitat se establece una subida de tipos para las rentas altas, reduciendo de forma considerable dicho escalafón. Así, pasan a ser consideradas rentas altas las superiores a 50.000 euros, con tipos impositivos consolidados que rondan el 42% –escalando hasta el 48% a partir de los 120.000 euros–, “con lo cual ya no afecta solo a los grandes patrimonios o fortunas, sino a aquellas personas que tienen una retribución alta como pueden ser los directivos, que ahora deben pensar en establecer una planificación fiscal adecuada”.

“Las compañías para retener este talento clave para su organización buscan la eficiencia fiscal en cuanto a su retribución: con planes de compensación flexibles, retribuciones irregulares por periodo de generación superior a dos años y otras fórmulas alternativas para optimizar la fiscalidad,…”, ha comentado Marco.

Por su parte, Begoña García-Rozado, recientemente incorporada a PwC Tax & Legal Services desde la Dirección General de Tributos, ha explicado las recientes reformas del Impuesto sobre Sociedades como el incremento de los pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades, o el Real Decreto-Ley de 3 de diciembre, que ha restringido la compensación de bases imponibles negativas y la deducción de dividendos y obliga a revertir deterioros.

Por otro lado, otro de los temas, ampliamente comentado en la jornada ha sido la entrada en vigor el próximo 1 de julio del Suministro Inmediato de Información (SII), un nuevo sistema de gestión electrónica de información sobre el IVA que ha introducido la Agencia Tributaria para las empresas españolas. El mismo busca “modernizar y agilizar la gestión de los libros de IVA” con lo que los plazos de presentación de la información pasarán de los 20 días actuales a ocho días en este año 2017 y exigirá por parte de las empresas la aportación de información muy depurada con la consiguiente adaptación de los sistemas.

2017-febrero-FEBF-Foro-tributario-PwC-02

Por su parte, el Director General de Tributos de la Secretaría de Estado de Hacienda, Alberto García  que ha clausurado la jornada, ha destacado que se prevé batir este año el récord de recaudación tributaria de 2007, hasta alcanzar los 202.500 millones de euros, gracias a que todos los impuestos, salvo el de sociedades, lograrán unos ingresos históricos.

Así, si el impuesto de sociedades alcanzó los 44.000 millones en 2007, es decir el 4,6% sobre el PIB, en 2010 este porcentaje descendió al 1,8%, con la intención de recuperarse este año (en consonancia con la media de la UE) hasta el 2,4 % sobre el PIB, unos 25.000 millones de euros (un 7,8 % más que en 2016).

Lo que no se recuperan en la misma medida son los beneficios fiscales que disfrutaban las empresas: “exenciones, tipos reducidos, etc. quedan muy limitados a I+D, producción cinematográfica y algunas otras cuestiones, y se reducen de los 8.200 millones a 1.800 en 2016”, ha concretado el director general.

Por su parte, el impuesto de la renta, que es el que más recauda, ingresará 78.000 millones de euros este año. También el IVA logrará previsiblemente unos ingresos récord, de 68.000 millones.

Los impuestos especiales -que abarcan desde hidrocarburos hasta el alcohol o el tabaco- recaudarán 20.500 millones. También están previstos otros 200 millones por el nuevo impuesto a bebidas edulcoradas y refrescante “unos dos o tres céntimos por lata”, ha concretado Alberto García y otros 500 millones de impuestos medioambientales.

 

 

Suscríbete a nuestra newsletter