Mesa de la innovación en Alicante (I): Innovar es eliminar barreras y cuestionarse lo que se hace

Ante un auditorio de más de 80 personas se celebró esta mañana en el Club de Regatas de Alicante la jornada “La innovación, estrategia empresarial 2017” organizada por Economía3, con la colaboración de BBVA Research, Improven y Verne Technologies Group. 

ponentesAbrió la sesión Miguel Cardoso, economista jefe de BBVA Research, quien apuntó que los crecimientos de los últimos años, en 2016 del 3%, se verán en el futuro recortados a la mitad, porque la demanda interna no va a tirar tanto como hasta el momento. “El crecimiento -auguró- vendrá de exportar más y para exportar más es preciso hacerlo más barato o hacerlo mejor que nuestros competidores”. En su opinión, el comercio exterior español debe basarse en producir mejores productos, nuevos productos y más atractivos.

Cardoso señaló que el pequeño tamaño de la empresa media española es un obstáculo para acceder a la innovación, para acceder a los mercados exteriores, la financiación e incluso para contar con el mejor capital humano. “El talento -afirmó- siempre va a elegir una empresa que le resulte atractiva, donde pueda desarrollar una carrera profesional, que le aporte. Las grandes empresas son las que se llevan el mejor capital humano”.

La barrera del crecimiento de la pyme

El experto de BBVA Research también hizo mención a que el aumento de la productividad en la economía española durante el periodo 2000-2008 se produjo por el crecimiento en un 10% del mercado laboral, tanto de las nuevas generaciones como de los flujos migratorios; una incorporación que duplicó la productividad.

Cardoso puso el dedo en la llaga cuando repasó los motivos por los que las empresas no crecen: corrupción, proteccionismo en ciertas profesionales que impiden la competencia; legislación proteccionista hacia las pymes y carencia de una formación ajustada a las necesidades empresariales, entre otros motivos.

El 1% del PIB de la Comunidad Valenciana se invierte en I+D, cuando en los países del norte de Europa están en torno al 3-3,5%. Un 1%, además, que se concentra en el sector público, fundamentalmente universidades, ya que las empresas dedican muy poca inversión a la innovación. Una investigación, además, que dificilmente se transfiere desde el ámbito académico a las empresas.

Miguel Cardoso aseguró que la digitalización es imprescindible, porque afecta a todas las áreas de negocio: desde la producción al mismo modelo de negocio, pasando por la gestión o el diseño de producto y eso se aplica a todos los sectores económicos. “No se puede decir que el sol no se puede exportar. Estamos viendo lo que es capaz de conseguir la realidad virtual y estamos solo en sus inicios”, advirtió.

El análisis de datos es otro de los grandes campos que debe explorar la empresa para ser competitiva, aprovechar los datos para predecir el futuro más inmediato y adaptarse a él. 

“Innovar -concluyó Cardoso– es eliminar barreras”.

Cómo empezar a innovar

Sergio Gordillo, socio director de Improven, puso en acento en la pregunta clave que debe hacerse la empresa no es si debe innnovar, sino cómo poner en marcha todo el proceso de innovación.

“Estamos -dijo- en un entorno impredecible y volátil. ¿Qué va a pasar con Estados Unidos y con Gran Bretaña?, ¿con los precios de la energía?. Las estrategias ya no pueden ser estáticas, deben estar en permanente evolución”.

Para Gordillo la innovación debe aplicarse a todas las áreas de la empresa, no sólo el producto o el proceso, sino también a la gestión, a la comercialización, a cómo debe ser la empresa. La respuesta ante el cambio no debe ser, en su opinión, la resistencia, sino replantearse el modelo para ser mejor, por lo que defendió una cultura de empresa que interaccione con el entorno, “una empresa permeable que sepa colaborar con otras entidades”.
 
El socio de Improven también defendió la necesidad de ganar tamaño para ser sostenible y se refirió a los resultados de una investigación que llevaron a cabo junto a un catedrático de la UV sobre dos centenares de empresas de la Comunidad Valenciana que estudiaba el vínculo entre innovación y rentabilidad. Los resultados arrojaron que la capacidad de empatizar era uno de esos elementos que contribuían a crear ese ambiente innovador. Otros aspectos relevantes fueron la existencia de equipos interculturales, la colaboración con centros externos de conocimiento o la apertura a lo que está pasando en el mundo. “El que no se abre al mundo, el que se ensimisma, está perdido porque no va a entender lo que está sucediendo con su cliente, con otros sectores, con la tecnología”, señaló.
 
Un planteamiento, insistió Gordillo, que debe formar parte de la cultura de la empresa, no ser una virtud individual. Así que la otra gran pregunta es ¿qué debo hacer para que este espíritu esté en mi compañía?. Por último, puso el acento en la importancia de la colaboración con terceros, “porque es mejor tener el 10% de algo que el 100% de nada. La generosidad es una forma de ganar tamaño, porque colaboramos con recursos, con ideas”.
 
La tercera pregunta que se hace Gordillo es cómo gestionar la innovación permanente. En su opinión, con metodología, con orden, para que los resultados sean sostenibles en el tiempo. Todo ello derivará en un departamento que contará con el apoyo de colaboradores externos especializados que aporten una visión global, experiencias ajenas. Con todo ello podemos monitorizar día a día lo que está pasando y adaptando las decisiones a ese entorno volátil en el que nos movemos.
Suscríbete a nuestra newsletter