Repercusiones de la hiperseguridad y la hiperconectividad en la Industria 4.0

2017-enero-mesa-Stratic-Royo-Costa-Auñon

Miguel Ángel Royo (Grupo Gimeno), Raúl Costa (Agrupa Consultores) y Antonio Auñón (Hinojosa)

II Panel de Expertos organizado por Stratic Economía 3: “Factores clave de la Industria 4.0: Presente y futuro de la hiperconectividad”

Raúl Costa: El nuevo reglamento europeo, que será de aplicación directa en mayo de 2018, desarrolla artículos dedicados, no tanto al internet de las cosas directamente, pero sí a la privacidad, al big data, al tratamiento de datos biométricos… Al hilo de lo anterior surgirán cuestiones como la propiedad intelectual, la confidencialidad de la información, la capacidad de manejo que vamos a tener sobre esa información y su portabilidad si se desea cambiar de proveedor, es decir, ¿vamos a poder transmitir esa información a un nuevo proveedor, asesor, interproveedor…? ¿vamos a integrar todo eso de forma eficiente? Todas estas materias deberán estar reguladas legal o contractualmente. En definitiva, la nueva normativa que promueve la UE impulsa un cambio de filosofía ya que habla sobre la proactividad legislativa. Es decir, va a obligar al empresario a demostrar que ante un incidente de seguridad ha hecho todo lo posible para que no le ocurra lo que le está sucediendo en dicha materia. Debemos tener en cuenta que una brecha de seguridad en una industria conlleva repercusiones económicas graves. Nuestro proveedor o cliente querrá saber qué ha pasado, por qué te han hackeado, por qué ha parado la planta y por qué te han robado la información. Estas cuestiones son las que tendremos que resolver en el futuro y no debemos olvidarnos que nuestros problemas de seguridad podrán afectar también al consumidor final.

[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]

2015-junio-Mesa-Stratic-Raúl-Costa-Agrupa-ConsultoresEl nuevo marco regulatorio hará hincapié en la privacidad por diseño y en la seguridad por diseño sobre todo en el ámbito industrial y es ahí donde vamos a tener que poner el foco. De todas formas, debemos acostumbrarnos a entender la seguridad y la privacidad como algo inherente al proceso. Es decir, desde sus inicios, ya que cuando acabemos un servicio, un producto, un desarrollo… debemos garantizar que cumpla los estándares de seguridad, sino es así vamos a tener que rehacer el camino o descartarlo directamente. Tampoco habrá que olvidar tener presente el Compliance Penal en delito de daños informáticos, delito de descubrimiento y revelación de secretos o  delitos relativos a la propiedad intelectual e industrial, al mercado y a los consumidores.

 

La hiperconectividad

Gabriel Sotoca: La hiperconectividad implica que nos podemos conectar en cualquier parte del mundo y lugar. Esta sería la parte amable y la desagradable es que toda esa información está disponible para que cualquiera la coja.

Pasamos a un nivel en el que debemos tener claro la seguridad de nuestra propia infraestructura y de la información que manejamos, uno de los activos más importantes de la empresa.

Miguel Ángel Royo: Siempre digo “dime con quién andas y te diré quién eres”. Si tú “casa” es un desastre en el apartado TIC, aplicar la Industria 4.0 desde el punto de vista de ciberseguridad va a ser una ruina. Nunca estamos seguros al 100 % pero entre “nunca” e ir a “pecho descubierto” hay una gran diferencia.

Fernando Saludes: El coste de un producto bien desarrollado ha de tener embebidos los protocolos de seguridad y muchas veces no se hace. Queda mucho camino por recorrer para que la gente asuma que la ciberseguridad tiene que ser inherente al producto.

2017-ene-mesa-stratic-gabriel-sotoca(stratic)

Gabriel Sotoca (Stratic)

Gabriel Sotoca: Actualmente, lo que más se cotiza son los datos personales de salud que viene potenciado por el Internet de las cosas. A todo ello hay que sumar  las app que están apareciendo para monitorizar a las personas relacionadas con la salud. Vamos a llegar a estar totalmente monitorizados ¿Y dónde está esa información? Además, si tenemos en cuenta la evolución de la pirámide poblacional vamos a ser una sociedad integrada por personas de la tercera edad, lo que conlleva que vamos a tener más necesidades sanitarias.

Hemos estado hablando de asegurar nuestro entorno, la empresa y nos estamos olvidando de nosotros mismos.

Raúl Costa: Uno de los principios que recoge el nuevo ordenamiento del que he hablado es que lo que transmita la empresa debe ser claro y transparente. El empresario debe trasladar la información sintetizada de lo que va hacer, de forma amable y hay otro problema añadido: nuestra capacidad de decidir. Cuando me bajo una aplicación o acepto o esta no se instala y esta situación también habrá que regularla.

Francisco Auñón: De todas formas, la industria lo ha hecho muy bien. ¿Cómo monetiza? Teniendo en cuenta el valor del dato no el coste del servicio. Expones tu vida pública y una vez entras en la rueda debes compartir o estás fuera de juego. Este sería el precio que estamos pagando. A todo ello hay que añadir que la sociedad no es consciente de esta situación.

Víctor Núñez: Soy consciente, como consumidor, de que el objetivo principal de Google es crear un ecosistema para obtener toda la información de los usuarios y luego negociar con ella.  Por ello, debemos tener claro que la seguridad es algo que tiene un precio y que los gestores de empresas están para asegurar el futuro y la sostenibilidad de la compañía a largo plazo.

Fernando Saludes: La seguridad puede ser barata si la comparas con el coste potencial que puede suponer cualquier otra intervención. Debemos valorarla con un poco más de perspectiva y no con una visión cortoplacista. Pienso que a las TIC no se les da el valor que les corresponde.

Smart city e internet de las cosas

Gabriel Sotoca: Miguel Ángel, que además de responsable de Tecnología en Grupo Gimeno eres CEO de IoTsens, ¿puedes darnos tu visión sobre el Internet de las Xosas y el smart city?

Miguel Ángel Royo: En la compañía, cuyo core business está centrado en dar servicios al ciudadano en apartados como aguas, gestión hotelera y recogida de gestión de residuos, entre otras líneas de negocio, nos dimos cuenta que en el corto y medio plazo íbamos a necesitar una solución de IoT de smart city para metering, gestión de rutas, para smart building… y la desarrollamos gracias a que tenemos profesionales con capacidad para llevarla a cabo y motivada y disponemos también de nuestras propias instalaciones como banco de pruebas.

A pesar de todo, existe todavía mucho humo en torno al internet de las cosas y al smart city. Por ello, creo que hace falta que hayan más soluciones y ganas de invertir.

Pienso también que con el smart city va a pasar lo mismo que con la domótica. Esta última entró de forma impactante hace quince años, ahora dentro de ese mundo hay muchas cosas que han evolucionado y otras se han quedado en el cajón porque no eran prácticas o eficientes. En el mundo de smart city va a pasar lo mismo, habrá líneas que se desarrollarán y otras que no.

Víctor Núñez: Al final, lo que habéis hecho en Grupo Gimeno es generar una innovación para cubrir una necesidad. 

Otro aspecto que deben contemplar las empresas es la importancia de contar con un consultor o un especialista del mundo TIC que se adapte a tu forma de entender el negocio ya que es parte de tu valor añadido y de tu know-how y la tecnología tiene que adaptarse a la filosofía de tu compañía.

Además, la innovación no es solo sacar patentes, mejorar o poner un producto nuevo en circulación, también puede ser buscar nuevos mercados.

Francisco Auñón: Miguel Ángel ha dado en el centro de la diana: en la Industria 4.0 hay que pensar menos en producto y más en servicio. No hace falta que tu empresa haga el producto final, pero debes ser capaz de generar ingresos y de multiplicar el valor ofreciendo una serie de servicios alrededor de ese producto.

Compañías como Facebook, Instagram, Uber…, ¿por qué han triunfado tan rápidamente? Porque prestar un servicio supone contar con la tecnología adecuada, ponerla en un punto donde sea accesible y, a partir de ahí, generar la motivación del consumidor para que le atraiga.

Víctor Núñez: La clave está en que no hay innovar por innovar. Hay que cubrir una necesidad actual o futura y tiene que serle útil a alguien. 

Raúl Costa: Otra tendencia a la que llegaremos va a ser a la interconectividad entre el propio ciudadano y la Administración y la empresa. Es decir, los productos y las tendencias futuras serán directamente diseñadas y definidas por los propios consumidores y usuarios. Otra cuestión importante es que vamos a tener un poder cuasi omnímodo sobre el consumidor, sobre todo aquella industria que vaya derivando hacia el usuario final.

Gabriel Sotoca: Fernando Saludes, como presidente también de la Red de Institutos Tecnológicos de la Comunitat Valenciana (Redit), ¿qué papel juegan los institutos en la Industria 4.0?

Fernando Saludes: La razón de ser de los institutos es ir entre diez o quince años por delante del sector industrial y de las empresas más avanzadas. De hecho, los centros ya están trabajando en varias iniciativas que se están consolidando bajo el cuño de 4.0. Concretamente, se pueden encontrar dos tipos: la primera de ellas está orientada a capacitar a los distintos sectores para que puedan dar ese salto a la Industria 4.0 llevando a cabo un análisis técnico y profundo de cada uno de los sectores.  El otro tipo de trabajo que desarrollan desde Redit son proyectos concretos de Industria 4.0 para distintas empresas.   

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter