La información económica de los líderes

La industria 4.0 no es una opción, ni una moda pasajera

2017-enero-mesa-Stratic-grupo-02

Reportaje gráfico: Vicente A. Jiménez

II Panel de Expertos organizado por Stratic y Economía 3: “Factores clave de la Industria 4.0: Presente y futuro de la hiperconectividad”

La Industria 4.0 no es una moda pasajera y va a influir en el futuro de las empresas que no se suban al carro de la innovación y las nuevas tecnologías, pero “no hay que volverse locos”. Cada una de ellas deberá valorar qué innovación será necesaria para no quedarse fuera del mercado, ya que esta deberá cubrir una necesidad presente o futura. Igualmente, el dato se convertirá en la moneda de cambio en este camino, que tendrá incluso tanto peso como el euro. Además, como la innovación necesita conocimiento, los participantes en el debate abogaron por virar el sistema educativo español de generalista a especialista. Sobre la ciberseguridad y la hiperconectividad afirmaron que “debemos entenderla como algo inherente al proceso”.

[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]

Stratic ha convocado un año más a un gran equipo de profesionales en su evento anual de Panel de Expertos, este año bajo el epígrafe de “Factores clave de la Industria 4.0: Presente y futuro de la hiperconectividad”, y como en anteriores ocasiones ha contado con la colaboración de Economía 3 para la organización de dicho evento. En él participaron responsables de empresas que ya están inmersas en la Industria 4.0 como Francisco Auñón, director de Sistemas de Información de Hinojosa; Raúl Costa, consultor en Derecho de Nuevas Tecnologías en Agrupa Consultores; Miguel Ángel Royo, director de Tecnologías de la Información en Grupo Gimeno y CEO de Iotsens; Víctor Núñez, director general de Cicop; José Alamar, director general de Resultae; y Fernando Saludes, consejero delegado de Industrias Saludes y presidente de la Red de Institutos Tecnológicos de la Comunitat Valenciana (Redit). La mesa fue conducida por Gabriel Sotoca, director ejecutivo de Stratic.

 

El representante de Stratic introdujo la mesa de debate explicando que una manera de valorar la relevancia de la Industria 4.0 podría ser teniendo en cuenta la cantidad de referencias que aparecen en Google cuando se hace una búsqueda. “En 2015 salían 867 referencias, una cifra que alcanzó los 113 millones en 2016. Estos datos nos hacen ser conscientes de la importancia que tiene la Industria 4.0 para nuestras empresas”.

¿La Industria 4.0 es una realidad o una moda pasajera?

2017-ene-mesa-stratic-Francisco Auñón

Antonio Auñón (Hinojosa)

Francisco Auñón (Grupo Hinojosa): Se habla mucho de Industria 4.0 pero no hay grandes experiencias en el sector. En mi opinión, estamos en un momento incipiente en según en que industrias pero la tecnología y el grado exponencial de su desarrollo nos hace ver que no es una opción. Por ello, debemos estar preparados y ser rápidos ya que el primero que llegue y ofrezca unas condiciones adecuadas a sus clientes se va a posicionar como un proveedor de valor añadido, un grado de posicionamiento que le hará ganar más cuota de mercado.

Tenemos que tener claro que la Industria 4.0 no es una moda y que hay muchos elementos que indican que se va a consolidar y que hay que prepararse rápidamente.  

Fernando Saludes (Industrias Saludes): Coincido con Francisco en que la Industria 4.0 no es una moda. De hecho, nosotros abordamos en su momento un proceso de regeneración del modelo empresarial de la compañía y desarrollamos proyectos de carácter TIC y ahora, curiosamente, a todas esas iniciativas se les acuña el término Industria 4.0. A pesar de todo, pienso que aún falta mucha implementación y es el momento en el que está cuajando.

Miguel Ángel Royo (Grupo Gimeno): Para mí es importante saber en qué versión está cada uno de los sectores y las industrias que los integran. Algunas de ellas están en la 0.8 o en la 1.3 y el salto a la Industria 4.0 les parece ciencia ficción. Dependerá también del sector y de la palanca que obligue a la empresa a ir hacia delante ya que o se queda atrás o se reinventa.  Además, habrá que ver lo que necesitan ya que hay algunas más preparadas en ofrecer servicios a clientes y otras que son más lentas de movimiento.

Debemos  intentar también no devaluar la palabra Industria 4.0 como ha ocurrido con otras como smart city o cloud.

2017-ene-mesa-stratic-Víctor-Núñez(Cicop)

Víctor Núñez (Cicop)

Víctor Núñez (Cicop): Coincido en que la Industria 4.0 no es una moda, es una tendencia dependiendo del sector y debe estar adaptada a cada empresa. De hecho, cada compañía debe saber cómo está su mercado y qué tipo de inversión o qué tecnología puede serle más interesante.

Nuestra plantilla está integrada por 62 personas. En uno de los turnos de la planta puede haber más de veinte personas trabajando mientras que en otros puede haber solo tres. Pero yo no puedo invertir 5 o 6 millones de euros en robotizar la planta. Sin embargo, sí entiendo que la tecnología me permite mejorar la eficiencia productiva. Al final, hay dos componentes importantes: las personas que manejan la tecnología y los medios con los que cuentan a fin de obtener información para hacerla más eficiente para poder gestionarla.

Después de visitar varias plantas en el exterior percibes que en España nos falta mucho camino por recorrer. De hecho, muchas empresas deben mirar más allá y dejar atrás su visión local y placentera que hace gala del tópico: “Siempre hemos sido así y hemos ganado dinero”.

Uno de los aspectos en los que estamos haciendo hincapié es en emplear el tiempo del personal cualificado en crear valor añadido. Eso sí, primero debe manar desde la cúpula de la compañía porque eso supone una inversión. Además, en su estrategia de negocio y de gestión, la tecnología debe suponer un valor añadido y diferencial.

Miguel Ángel Royo: Un momento clave para que las empresas se incorporen a la Industria 4.0 va a ser cuando llegue un cambio generacional o en su dirección que acarreará un cambio de mentalidad en toda la empresa.

2017-ene-mesa-stratic-Fernando Saludes

Fernando Saludes (Industrias Saludes)

Fernando Saludes: Pero debe ser un cambio generacional bien entendido ya que a veces te encuentras con empresas bien gestionadas históricamente con un modelo que les ha funcionado hasta la fecha pero que está caduco. Por ello, es vital la gestión del cambio porque a menudo se quiere ir muy rápido y se producen cambios, pero el coste que se produce por el camino ha sido alto. Entonces hay que poner el énfasis en gestionar ese cambio para conseguir que las personas que están en un modelo caduco, y que al principio no son facilitadoras, permitan que se vaya produciendo y se enganchen en un momento del proceso. De hecho, hay muchas empresas que ya están en este punto y la crisis ha sido un gran facilitador de su renovación.

Otro aspecto importante, sobre todo para las pymes, es que hasta que estas puedan plantearse cambios de calado en sistemas o equipos, sí que pueden incidir en otros aspectos como la gestión, controlando muy bien la producción y los costes.

José Alamar (Resultae): Independientemente de que la moneda de cambio en el entorno de la industria 4.0 es el dato y este puede valer tanto o más que el euro, hacen falta muchas herramientas para utilizar esa información, analizar costes, obtener rentabilidades, gestionar… y, detrás de todo ello, estamos las personas.

Raúl Costa (Agrupa): ): Creo que lo que no han conseguido cuestiones como la privacidad o el cumplimiento normativo, respecto a la necesidad de asegurar todo el proceso, lo va a conseguir la Industria 4.0, que va a terminar convenciendo a los directivos de empresa de que la seguridad es una parte fundamental sine qua non para que funcione todo lo que implementemos. Es decir, debemos asegurar muy bien los valores que tenemos y las barreras que queremos poner para que no nos afecte en un mundo hiperconectado, con unos jugadores de primera división como los de Estados Unidos que nos superan tecnologicamente. Creo que lo que Europa hace es intentar poner límites legislativos a las capacidades de dichas tecnologías.

Víctor Núñez: En mi opinión se trata también de un concepto cultural. Teniendo en cuenta que la información de tu empresa la empleas para gestionar, decidir o planificar una estrategia, en el momento en que alguien externo acceda a ella, la empresa se está desnudando. Con lo que correr sin zapatillas va a salir más caro.

Francisco Auñón: Vamos a tener que desnudarnos sí o sí. En el mundo de la industria, nuestros clientes nos van a decir ¡Abre bien la ventana que quiero ver cómo están los pedidos que te he lanzado, si te has aprovisionado, si tienes stock para producirlo, si lo estás produciendo en el tiempo pactado, si se están cumpliendo las entregas logísticas marcadas…! Es decir, nos van a obligar a enseñar nuestro back office porque van a querer una cadena de valor integrada y si somos buenos nos darán un posicionamiento adecuado y si no lo hacemos bien lo descubrirán rápidamente.

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter