La planificación es clave en el salto generacional de la empresa familiar

Una buena planificación en materia fiscal, testamentaria y de gestión es esencial para garantizar el futuro de las empresas familiares, según se enfatizó en la jornada sobre sucesión de la empresa familiar celebrada por Aefa en Alicante.

sabadellcalpe3La Asociación de la Empresa Familiar de Alicante (Aefa) organizó junto a Banco Sabadell la jornada “Proceso de sucesión en la empresa familiar: planificación testamentaria” en la que han participado una treintena de empresarios de la provincia.

Francisco Gómez, presidente de Aefa, recordó la importancia de las empresas familiares en la provincia y la necesidad de garantizar su supervivencia “prepararando el salto generacional en el proceso de transmisión, es decir, de cómo realizamos una correcta planificación testamentaria para cambiándolo todo, la empresa siga igual, pero con más vida y recorrido de futuro

Por su parte, Joaquim Martí, director regional Marina Alta Safor de Banco Sabadell, manifestó que las empresas familiares son “generadoras de empleo y capaces de adaptarse a este mundo cambiante para garantizar el bienestar de la sociedad y, por ello, es imprescindible que se preparen para cuando llegue el salto generacional”

Manuel Baldelana, gerente senior de Unilco y especializado en la empresa familiar, destacó la importancia de la anticipación y el consenso en las tres áreas fundamentales para la sucesión: la gestión empresarial, la fiscal y la testamentaria.

En lo que respecta a la gestión de la empresa, Baldeana apuntó que “la sucesión en la gestión no consiste en un cambio de persona por otra, se precisa de una hoja de ruta para que sea un proceso paulatino en la que el fundador vaya delegando sus funciones en la persona elegida y ésta forme su equipo”.

En cuanto a la planificación testamentaria “hay que tener en cuenta la fiscalidad, pero también los acuerdos empresariales previos a la sucesión como puede ser la participación o no de los cónyuges

El ponente dio fórmulas que contribuyen a facilitar este proceso, como crear la figura de un administrador de bienes o dividir empresa y patrimonio y repartirlos en función de la persona. Lo más importante es tener claro que “cada empresa es diferente y hay que conocerla muy bien y consensuar mucho con todos los miembros implicados, para no dejar nada sin atar antes de que llegue el proceso de la sucesión

Suscríbete a nuestra newsletter