La información económica de los líderes

El último temporal ha ocasionado graves daños en las infraestructuras agrarias

La combinación de frío, lluvia, nieve, viento y pedrisco de los últimos días ha provocado una serie de daños de importancia relativa en el campo valenciano y la peor parte se la llevan las hortalizas, los cítricos y la ganadería además de algunas infraestructuras agrarias; según informa La Unió de Llauradors en una estimación provisional.

161220_Vega_Baja_temporal_cultivosEl cultivo más afectado por el frío son las hortalizas y dentro de ellas la alcachofa que ha sufrido deterioro visual del producto y un desabastecimiento de mercado al interrumpirse la cosecha unos días. La zona con mayores pérdidas se sitúa en la mitad sur de Alicante. No existe constancia de que las heladas hayan afectado a los cítricos.

El sector ganadero se ha visto afectado por el frío y la nieve pues verá incrementado los costes de alimentación ante la imposibilidad de salir a pastar los animales y las granjas experimentarán también un aumento de los costes de calefacción, justo en el momento más álgido del precio de la electricidad y gasóleo.

La nieve ha sido muy bien recibida en el campo porque supone una aportación de agua importante para algunas zonas de interior y los cultivos de secano. Sólo en el cultivo del olivo y cítricos, aunque de manera puntual, ha podido haber rotura de ramas y en el de uva así mismo alguna espaldera de la viña.

El pedrisco pese a su aparatosidad, tenía afortunadamente un tamaño pequeño e iba muy mezclado con agua. Afectó sobre todo a unas 4.000 hectáreas, fundamentalmente de cítricos en las comarcas de la Ribera, la Safor y la Marina. Es pronto para evaluar daños, pero el hecho de que la cosecha estuviera ya bastante avanzada minimizará los mismos. 

El temporal ha provocado así mismo daño en infraestructuras agrarias como setos, vallas, invernaderos o las dificultades de acceso a los caminos que conducen a los campos.

Este episodio de nuevas adversidades climatológicas se suma a las de los últimos meses que empezaron con una grave sequía o las fuertes lluvias e inundaciones de finales de noviembre y principio de diciembre. Por ello La Unió insta a las dos Administraciones Públicas (Gobierno Central y Generalitat) a consensuar una serie de medidas compensatorias para los agricultores y ganaderos afectados, entre las que destaca:

– Concesión de ayudas de Estado (ayudas de minimis): 15.000 € por empresa agraria en tres años. Reglamento (UE) nº 1408/2013 de la Comisión de 18 diciembre 2013.
– Reducción del módulo en el IRPF para producciones y zonas afectadas.
– Condonación del pago del Impuesto de Bienes Inmuebles de las parcelas cultivadas. Al tratarse de un tributo local, se solicita que la pérdida de ingresos de los ayuntamientos y diputaciones provinciales sea compensada con cargo a los presupuestos generales del Estado.
– Bonificación del 50% de las cuotas de la Seguridad Social durante ocho meses.
– Tasación del seguro e indemnización del daño real en parcela en función de las exigencias comerciales, independientemente de la franquicia establecida. Es decir que se indemnice el 100% del daño real.
– Establecimiento de préstamos con interés subvencionado para los afectados.
– Subvención de los productos fungicidas usados para evitar daños adicionales en producción y plantación.

Suscríbete a nuestra newsletter