Bautizo de un niño pobre

Publicado el:
Bautizo de un niño pobre

2016-dic-historia-3Francisco Blanquells, en su arrolladora pasión inaugural, cuajada  de banquetes y brindis en el Palace Hotel, discursos llenos de valencianía y emotiva lectura de poemas premiados en un concurso especial, terminó prometiendo, el día de Nochebuena, que el Mercado y el Ateneo Mercantil, unidos firmemente, se proponían apadrinar al niño más pobre que naciera en el ya cercano 1º de enero de 1917. Para ello, se prometió un bautizo de lujo y una dotación de 500 pesetas en una cartilla de ahorros. Sin embargo, la Valencia obrera que pasaba estrecheces durante la Guerra Mundial ofreció a los organizadores no uno sino cuatro niños rematadamente pobres. Así las cosas, el bautizado con cabalgata, pasacalle, guardia municipal de gala y landós, fue Juan Flor Jiménez, hijo de la portera de la plaza del Músico Gomis, número 2, que recibió las aguas bautismales en la iglesia de San Juan y San Vicente, en Isabel la Católica, pero solo tuvo 250 pesetas en su cartilla de ahorros. Los otros 50 duros fueron dedicados a obsequiar a otros tres niños necesitados, uno de ellos también nacido en una portería… del Ensanche, el nuevo barrio valenciano.

[masinformacion post_ids=”93639,93651″]