Inicio sesión E3 TV Revista E3 Eventos E3 Editorial E3 Newsletter Suscripción revista 5€/mes
Economía 3 menú
Newsletter Suscripción revista 5€/mes

Un regalo a Valencia… que nadie sabía dónde colocar

Publicado el:
Un regalo a Valencia… que nadie sabía dónde colocar

2016-nov-historia-Jose-Botet-02“Al pisar tierra española procedente de América Meridional, apresúrome significar Excelentísimo Ayuntamiento, por conducto de su honorable presidente, que regalo a nuestra querida Valencia colección paleontológica de gran valor científico, con destino esa Universidad, como testimonio de la cordial estimación que le profesa uno de los hijos de ese pueblo que en largos años de ausencia ha pensado en honrar y engrandecer la ciudad donde nació”.

Así, con esa retórica florida, se dirigió por telegrama José Rodrigo Botet al alcalde de Valencia cuando el barco que le traía de regreso a España, el “Mateo Burzzo”, hizo escala en Canarias. El indiano regresaba a España con toda su familia, y con muchos regalos: unos eran para su anciana madre, que vivía en la calle de Colón, y otros para su ciudad natal. El regalo a Valencia era una enorme colección de fósiles de moluscos, compuesta por unas cinco mil piezas, y de esqueletos de animales que habían poblado la Pampa y la Patagonia hace millones de años. Armadillos de enorme caparazón, más grandes que un caballo, competían con la estructura completa de un megaterio, una especie de oso de ocho metros de altura. En 1889, un siglo antes de que naciera para el cine el Parque Jurásico, Rodrigo Botet lo trajo a Valencia.

[masinformacion post_ids=”91408″]

Ansioso por regresar a la vista del Micalet, gastó montones de dinero, en agosto de 1889, en obsequiar a sus viejos amigos valencianos, que le rindieron un gran homenaje. La plaza de Sant Jordi, donde estaba el palacio que dio paso al Hotel Astoria, fue bautizada entonces con su nombre por iniciativa municipal. Rodrigo Botet, con su inmensa fortuna, había reunido una colección, en la que no faltaba un par de momias precolombinas, que se encargaba de cuidar, en lo científico, el naturalista Enrique Carles, incluido en el grupo de regreso.

Poco antes de dejar Buenos Aires, Rodrigo Botet recibió una generosa oferta de compra de la colección por parte del British Museum; pero el mecenas la rehusó. De modo que Ayuntamiento y Universidad se encontraron muy pronto con una pila de cajas de madera, de embalajes, baúles y vitrinas que el experto Carles comenzó a ordenar pero que las instituciones de Valencia no sabían dónde ubicar en sus precarias instalaciones.

En 1890 las cosas se complicaron mucho cuando el experto catalán venido de Buenos Aires aprovechó un repunte de la epidemia de cólera local para literalmente huir rumbo a la Pampa. Valencia tenía la mejor colección internacional de paleontología sudamericana, pero no sabía qué hacer con ella; de modo que todo el conjunto fue depositado en la Alquería de Juliá, donde pasó unos cuantos años bajo llave. Hasta 1897 no se tomó la decisión de convertir el viejo Almudín de la ciudad en un Museo de Paleontología cuyo montaje fue confiado al naturalista valenciano Eduardo Boscá.

2016-nov-historia-Jose-Botet

En 1904, cuando Rodrigo Botet regresó a Valencia y relató al alcalde de turno sus nuevos y fabulosos proyectos de negocios, el Museo todavía estaba en mantillas. Hasta el año 1907 no fue definitivamente ubicado en lo que fue almacén de granos de la ciudad; allí pasó más de ocho décadas, Guerra Civil incluida, formando un extraño contraste entre las enormes osamentas, las inscripciones murales y los arcos medievales.

Aún fue más llamativa la imagen que la colección ofreció, a partir de 1989, cuando tuvo que ser  provisionalmente ubicada en la zona de exposiciones del propio edificio municipal. El de Valencia fue el primer Ayuntamiento que tuvo animales prehistóricos en su interior. A finales de los noventa, definitivamente, la colección Rodrigo Botet fue instalada, y correctamente presentada al público, en el Museo de Ciencias Naturales que funciona en lo que un día fue restaurante de los jardines de Viveros.