La información económica de los líderes

El presidente de la Diputación de Alicante pide un gran pacto nacional del agua

El presidente de la Diputación de Alicante, César Sánchez, ha defendido la necesidad de agua de calidad de los ríos, ante la situación de emergencia que vive la provincia y que pone en peligro “nuestra riqueza y nuestro futuro”. Este “desafío”, según el responsable provincial, requiere para superarlo de la “unión social y política de todas las instituciones para reclamar un gran pacto nacional del agua en 2017”.

César Sánchez ante el Foro Empresarial

César Sánchez ante el Foro Empresarial

Sánchez se ha expresado en estos términos durante la inauguración en el ADDA, del Foro Empresarial ‘Alicante Territorio Inteligente’ que en su cuarta edición analiza el tema del agua en la provincia. Allí ha reclamado una “voz única, potente, unida y consensuada” con un mismo mensaje y una única solución para la provincia que pasa por exigir el trasvase Júcar-Vinalopó, el trasvase Tajo-Segura y el trasvase del Ebro hacia Alicante, “derogado en 2004 y que nuestros regantes y agricultores, empresarios y vecinos necesitan”.

“No vamos a tener tibieza en nuestro discurso, no vamos a renunciar nunca al Plan Hidrológico Nacional que contemplaba el trasvase del Ebro, cuya agua debe servir no para echarla al mar, sino para regar nuestros campos” ha enfatizado el presidente, quien ha concretado que “la Diputación tiene el cometido de defender todo el territorio, de dinamizar la economía, de ser reivindicativa con otras administraciones para mejorar nuestra tierra”

Según se ha expuesto en este foro, este año que termina ha sido, en ciudades como Alicante, el más seco en un siglo. La provincia es ejemplo de eficiencia y reutilización hídrica, según han indicado los expertos, quienes han apuntado también que el territorio necesita cada año 1.300 hm3 de agua de los ríos, puesto que solo cuenta con 655 hm3 propios, lo que eleva su déficit estructural a 645 hm3, cifra que en épocas de sequía supera los 850 hm3 al año.

El agua del trasvase Tajo-Segura riega en la provincia 60.000 hectáreas –cítricos y hortalizas en su mayoría-, de las 132.000 del trasvase total. Los acuíferos están sobreexplotados, ya que en comarcas como L’Alcoià y el Medio Vinalopó suponen las tres cuartas partes del agua de regadío, mientras que en el Alto Vinalopó, la Marina Alta y El Comtat bañan el 90% de los campos.

Suscríbete a nuestra newsletter