La información económica de los líderes

IVF recupera las ayudas al sector agroalimentario

2016-oct-agroalimentario-IVF-fachada

Uno de los pilares fundamentales de la política del Gobierno de la Generalitat es el apoyo y refuerzo a la industria agroalimentaria de la Comunitat. Es por ello que, después de tres años, el pasado mes de julio, el Institut Valencià de Finances (IVF) lanzó una nueva línea de apoyo destinada a este sector.

En estos momentos, el IVF estudia la primera operación de apoyo al sector agroalimentario por importe de un millón de euros, que, de aprobarse y formalizarse, irá destinada a la construcción por parte de una empresa valenciana de un edificio de silos, para incrementar su capacidad de almacenaje de materia prima. Este podría ser el primer proyecto de la recientemente constituida línea, orientada a la financiación de inversiones en transformación, comercialización o desarrollo de productos, de cara a incrementar la competitividad en el sector agroalimentario, que está dotada con diez millones de euros. Asimismo, la línea contempla el anticipo de subvenciones concedidas por la Conselleria de Agricultura o por cualquier órgano directivo de la Generalitat.

 [masinformacion post_ids=”88176,88244,88238,88205″]

Los préstamos destinados a financiación de inversiones oscilan entre los 50.000 y el millón de euros (si factura más de seis la compañía) y como máximo el 75 % del proyecto.

El plazo se extenderá hasta 15 años, con tres de carencia y el tipo de interés se determinará en función del riesgo, pudiendo reducirse en 0,25 % si es posible afectar el proyecto a financiación del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Los préstamos tendrán comisión de apertura (0,75 % sobre el nominal), no tendrán comisión de cancelación anticipada y se requerirán garantías (en general, no se tomarán como garantías las fianzas personales). 

Por otra parte, se podrá recibir hasta el 100 % del importe de los préstamos destinados a anticipar subvenciones, estableciéndose una cantidad mínima de 25.000 euros y un máximo de un millón de euros. En todo caso, para la determinación del importe de la financiación se valorará, entre otros factores, el análisis de la situación económico-financiera y patrimonial del solicitante o la fase de desarrollo del proyecto subvencionable. El plazo se extenderá hasta siete años con hasta cuatro años de carencia, si bien el cobro de la subvención se destinará a amortizar anticipadamente la operación.

El resto de condiciones son iguales a las de los préstamos a la inversión, mientras las garantías contemplan la pignoración de los derechos de cobro de la subvención anticipada mediante la fórmula jurídica que mejor se adapte a la operación.  

En general, la línea va destinada a la adquisición de activos productivos y costes derivados de ejecución de proyectos de inversión destinados a mejorar la competitividad.

No se considerarán gastos financiables los gastos corrientes de la actividad, salvo que quede fuertemente demostrada la necesidad de los mismos para el desarrollo del proyecto. Ni se podrá destinar la financiación a reestructuraciones de pasivo o refinanciaciones.

En ningún caso se considerará gasto financiable el IVA, salvo exención acreditada.

Suscríbete a nuestra newsletter