Inicio sesión E3 TV Revista E3 Eventos E3 Editorial E3 Newsletter Suscripción revista 5€/mes
Economía 3 menú
Newsletter Suscripción revista 5€/mes

Las organizaciones agrarias calculan entre 4 y 5 mil hectáreas las afectadas por las tormentas de granizo

Las organizaciones agrarias calculan entre 4 y 5 mil hectáreas las afectadas por las tormentas de granizo

Las tormentas de granizo registradas durante el fin de semana a lo largo de la provincia de Valencia han causado importantes daños en más de 4.000 hectáreas de cultivo que se traducen en unas pérdidas globales de alrededor de 10 millones de euros para los agricultores, según una primera estimación efectuada por la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja). Por su parte, La Unió de Llauradors evalúa en 4.700 las hectáreas afectadas en las provincias de Castellón y Valencia.

IMG-20160924-WA0009AVA recuerda que las producciones más afectadas –cítricos, uva, caqui y arroz– se encuentran en estos momentos en un estado avanzado de maduración, incluso en algunos casos en plena recolección, por lo que los negativos efectos del pedrisco se han producido en un periodo especialmente delicado e importante para el buen desarrollo de las campañas.

El triángulo que conforman los términos de Tavernes de la Valldigna, Cullera, Favara y Llaurí ha sido una de las zonas agrícolas más perjudicada, con unos seis millones de pérdidas. Alrededor de 2.500 hectáreas fueron golpeadas por la piedra, sobre todo en explotaciones de cítricos, donde en las primeras visitas de campo los técnicos observan daños en la madera, una fuerte defoliación y la caída de frutos al suelo. El caqui, que tiene una piel más sensible y tierna, también ha sufrido desperfectos de consideración, mientras que el arrozal ha visto como el temporal tumbó miles de espigas, lo que provocará una merma de cosecha coincidiendo con el inicio de la siega, prosigue la nota de AVA.

La vid en Utiel-Requena se ha visto especialmente castigada por el granizo. AVA estima unas pérdidas en torno a los dos millones de euros. Además de los cultivos, la piedra ha afectado a infraestructuras agrarias que han quedado temporalmente inutilizadas. En cuanto a la zona de la Ribera, AVA también calcula unos dos millones de pérdidas por los daños ocasionados en 800 hectáreas.

Ante esta situación AVA pide ayudas a los agricultores afectados, además de considerar insuficientes las lluvias recogidas. Entre las medidas que reclama la asociación se encuentran la exención del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) de naturaleza rústica, la reducción de módulos para la próxima declaración de la renta y préstamos bonificados.

Las estimaciones de La Unió coinciden básicamente con las de AVA, si bien añade los daños ocasionados en Castellón, con cerca de mil hectáreas de olivo y almendro afectadas. Sin embargo, La Unió califica de muy positivas las lluvias del fin de semana, al margen del daño ocasionado localmente por el pedrisco, ya que se recargarán acuíferos, se han limpiado los árboles, aumentará el calibre de los frutos y regenerará los pastos.