La información económica de los líderes

La ampliación de la importación de naranja sudafricana despierta el euroescepticismo en AVA

 / 

La aprobación por parte del Parlamento Europeo del acuerdo de Asociación Económica entre la Unión Europea (UE) y la Comunidad de Estados de África del Sur incluye importantes concesiones en materia citrícola a Sudáfrica que tendrán graves consecuencias para los intereses de la citricultura europea en general y de la naranja española en particular. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) considera que el respaldo mayoritario que ha otorgado el PE al citado acuerdo supone una claudicación en toda regla ante las presiones de Sudáfrica y sus aliados del norte de Europa, con el agravante de que esta nueva alianza comercial incidirá de lleno y de manera tremendamente negativa en el desarrollo de las campañas de exportaciones naranjera en los mercados europeos.

También la Unió de Llauradors se ha mostrado muy crítica con el acuerdo. En un comunicado, el sindicato agrario señala que esas “concesiones comerciales ventajosas para terceros países son una nueva puñalada y traición para los agricultores de la Comunitat Valenciana a los que no se les tiene en cuenta y además observan la insensibilidad de un Gobierno español que ni está ni se le espera y no solicita ni compensaciones para sus productores, junto a otros Gobiernos europeos también ajenos a un problema realmente grave que ni les va ni les viene”.

Cítricos enfermos

Cítricos enfermos

La decisión adoptada -señala el presidente de AVA-Asaja, Cristóbal Aguadose convertirá en un verdadero caballo de Troya que, bajo la coartada de un falso humanitarismo que no se corresponde en absoluto con la realidad de los hechos, tendrá efectos letales para nuestras naranjas”. El acuerdo establece una ampliación del periodo de importaciones de naranjas sudafricanas hasta finales del mes de noviembre, con lo cual, y al contrario de lo que sucede hasta ahora, la producción de Sudáfrica coincidirá en los mercados comunitarios con la presencia de las naranjas navelinas españolas que ya habrán entrado en plena fase comercial. Este exceso de oferta, sobre todo en ejercicios con cosechas elevadas como el que se avecina, ejercerán una presión bajista sobre las cotizaciones hasta el punto de comprometer seriamente la rentabilidad de la campaña.

El máximo responsable de esta organización agraria apunta que “la prórroga del período de importaciones de cítricos sudafricanos va a distorsionar el mercado, de tal manera que incluso podemos vernos obligados a cambiar nuestro mapa varietal si queremos seguir compitiendo en los mercados”. Sólo durante el pasado ejercicio, Sudáfrica exportó a Europa más de 400.000 toneladas de agrios, especialmente naranjas.

En este sentido, la Unió de Llauradors recuerda que la importación sudafricana afecta directamente a la navelina, “la variedad más importante de la Comunitat Valenciana en número de toneladas con una producción de 620.000 la pasada campaña y en anteriores ha sobrepasado las 800.000. Sudáfrica exporta anualmente 430.000 toneladas de cítricos a los países comunitarios, cifra que sin duda se elevará con las concesiones”.  

Grave problema fitosanitario

Además, Cristóbal Aguado alerta sobre otro factor de riesgo para la citricultura europea: la sanidad vegetal. “No podemos olvidar –subraya– que Sudáfrica ha incumplido de forma sistemática las normas de seguridad fitosanitaria mínimamente exigibles y, año tras año, ha inundado los mercados europeos de naranjas contaminadas con enfermedades tan peligrosas como la mancha negra. Pues bien, la UE no sólo no ha puesto coto a los desmanes sudafricanos en una materia tan sensible, sino que encima los ha premiado con la firma de este nuevo acuerdo. Esto es una desfachatez y hoy nos sentimos menos europeos que ayer. No es de extrañar que crezca el euroescepticismo cuando, como en este caso, se legisla en contra de los propios ciudadanos de Europa”.

Desinterés del Gobierno y del PP

Precisamente, y por lo que respecta al trasfondo político que ha rodeado a esta alianza, Aguado lamenta que “el Gobierno español no haya mostrado, en la trascendental reunión del Consejo de Europa, una oposición mucho más firme contra ese acuerdo o que, al menos, haya negociado algún tipo de compensación”, al tiempo que considera “especialmente lamentable y tramposo de cara a la opinión pública que se utilicen las causas humanitarias para justificar estas alianzas que en realidad esconden intereses económicos de empresas muy poderosas tanto de Europa como de Sudáfrica, que no es precisamente un país pobre”.

AVA-Asaja valora muy positivamente el hecho de que la mayoría de los europarlamentarios españoles votaran en contra de este acuerdo y que la totalidad de los eurodiputados valencianos emitieran también un voto negativo. Sin embargo, Aguado considera “indignantes e incomprensibles los 9 votos a favor procedente del PP español, los 2 a cargo de europarlamentarios de UPyD, así como las 9 abstenciones protagonizadas por representantes de PSOE. “Se trata, sin duda, de una actitud muy poco meditada por parte de estos políticos que de forma equivocada se han posicionado en contra de los intereses de nuestra agricultura”.

 

Suscríbete a nuestra newsletter