La formación superior avanza hacia dobles titulaciones y títulos internacionales

2016-junio-educacion-montaje-apertura

 

Francisco Mora

Francisco Mora

El mayor hito en la educación superior en los últimos 25 años en España “e incluso más allá de las fronteras europeas”, tal y como argumenta Francisco Mora, rector de la Universitat Politècnica de València (UPV), “ha sido la creación del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), un proceso que comenzó en 1999 con la Declaración de Bolonia y que en la actualidad, integra a los 27 países de la UE y a otros 20 más incluidos Rusia o Turquía”.

[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]

A juicio de Mora, “el Plan Bolonia ha agilizado el cambio emprendido en las universidades europeas, que se distingue por establecer menos clases presenciales, más prácticas tuteladas por el profesor, más control sobre la calidad de los títulos que se imparten y un cambio de foco importante: ya no interesa tanto la obtención de conocimientos como la adquisición de habilidades y competencias”, subraya.

Isabel Vázquez

Isabel Vázquez

Hito con el que coincide también Isabel Vázquez, vicerrectora de Estudios de Grado y Política Lingüística de la Universitat de València (UV), quien añade otros cambios que han afectado a la educación superior como “la incorporación de las tecnologías de la información y la comunicación en la docencia y en la gestión universitaria y el desarrollo de nuevas ofertas formativas que responden a las demandas tanto de los estudiantes como del tejido productivo”.

Jorge Sánchez, vicerrector de Ordenación Académica y Profesorado de la Universidad Católica de Valencia (UCV) también hace hincapié en la importancia del Plan Bolonia y su contribución a la internacionalización de las universidades ya que “ha propiciado que surjan multitud de elementos que facilitan esa movilidad como becas, programas internacionales comunes, impartición de enseñanzas en inglés, etc.”.

Jorge Sánchez

Jorge Sánchez

Por otro lado, Sánchez también añade la implantación de sistemas de calidad y el apoyo de organismos como la Agència Valenciana d’Avaluació i Prospectiva (Avap), así como la irrupción de la enseñanza online que “supone una ayuda para las personas, aunque implica una serie de retos a superar por parte de alumnos y docentes”.

 

Victoria Gómez

Victoria Gómez

Victoria Gómez, directora de Florida Universitària, suma cuatro elementos más además de la creación del EEES como son: la creación de nuevas universidades privadas, “muy característico en nuestra Comunitat”; la profunda reflexión realizada por la comunidad universitaria sobre las competencias profesionales de los egresados “que ha llevado a la introducción de importantes innovaciones metodológicas”; el emprendimiento que se está impulsando desde las universidades, y para lo cual “Florida Universitària ha creado ValenciaLAB; y “si nos centramos en educación superior, integraría el papel que está jugando la FP junto a la formación universitaria, para dar respuesta a las demandas del mercado laboral actual y futuro”.

Mª Carmen Acosta

Mª Carmen Acosta

Por su parte, Mª Carmen Acosta, vicerrectora de Estudios de la Universidad Miguel Hernández de Elche (UMH) destaca, además de la adaptación al EEES, otras cuestiones como las relaciones empresa-universidad y su contribución al desarrollo del tejido empresarial y la responsabilidad social universitaria.

Concretamente, sobre el sistema universitario de la Comunidad Valenciana, Vicent Climent, rector de la Universitat Jaume I (UJI), subraya “su consolidación como un sistema de calidad que contribuye a mejorar la sociedad y a crear riqueza, ya que se estima que por cada euro público invertido, las universidades generamos dos de retorno a la sociedad”.

José Santacruz

José Santacruz

Por su parte, José Santacruz, decano de Fundesem Business School puntualiza que “desde la implantación del plan Bolonia un grado no garantiza el acceso al mercado laboral. Contar con un máster se ha convertido en un requisito cada vez más demandado por las empresas, toda vez que esta titulación pone de relieve la especialización del alumno en un campo concreto del conocimiento”.

Modelo de financiación idóneo para la comunidad universitaria

Para Francisco Mora (UPV), “la nueva estructura de financiación pública ha de tener como finalidad proveer de recursos a la actividad básica de las universidades –docencia, investigación y transferencia– atendiendo a los servicios y productos que obtiene cada institución y que han sido demandados por los usuarios, de manera que se desvincule la financiación de las universidades públicas de sus costes estructurales, de sus condiciones de capacidad y de oferta, y se vincule a la demanda efectiva de sus servicios docentes y de I+D+i. Y, por otra parte, que se asegure la evolución de los recursos disponibles para que cada universidad dependa de la trayectoria de los resultados obtenidos y responda a los incrementos/decrementos del volumen de las actividades”.

Manuel Palomar

Manuel Palomar

Por su parte, desde la Universidad de Alicante (UA) reiteran que, junto al resto de las públicas valencianas, “hace años que reclamamos una financiación justa y suficiente, con una planificación estable a largo plazo que nos permita planificar y afrontar con solvencia los cambios y las adaptaciones que exigen los nuevos tiempos”.

En opinión de Vicent Climent (UJI) “debería aplicarse el modelo que acordamos las universidades públicas valencianas con la Generalitat en el Plan Plurianual de Financiación (PPF), que sería el documento que se debería poder implementar o, incluso mejor, una ley de financiación que dé estabilidad y que asegure un marco estable, consensuado por todos los grupos políticos, para que podamos llevar a cabo nuestra función de servicio público”.

Vicent Climent

Vicent Climent

Por su parte, Mª Carmen Acosta (UMH), respecto al modelo de financiación de la Educación Superior Pública Valenciana, urge a “potenciar las políticas de becas y ayudas al estudio, así como a regular las tasas académicas, para que sean lo más ajustadas posibles”.

José Manuel Amiguet, vicerrector de Desarrollo Estratégico y Comunicación y Secretario General de la Universidad CEU Cardenal Herrera puntualiza, en primer lugar que “cualquier modelo de financiación debe dar respuesta a los principios de sostenibilidad, transparencia y eficacia” y aclara también que “nosotros nos financiamos con el dinero que pagan las familias de nuestros estudiantes y como somos una fundación reinvertimos todo el dinero en el desarrollo de nuestra actividad”.

José Manuel Amiguet

José Manuel Amiguet

A pesar de todo, Amiguet desgrana las premisas en las que debería centrarse un buen modelo de financiación. En concreto, el Estado debe garantizar la financiación de la universidad pública para que esta reciba el dinero necesario para desarrollar su actividad en las mejores condiciones. Una vez que lo anterior sucede “el criterio que debería primar sería el de la libertad de elección del estudiante y si este se decanta por la universidad privada, el Estado debería financiar sus estudios con el equivalente al coste de los mismos en la pública. En ese contexto, las universidades se verían obligadas a mejorar su propuesta de valor para atraer a los estudiantes, sin duda un mecanismo de mejora que ya se ha probado con éxito en otros países”.

Ante esta cuestión, Jorge Sánchez (UCV) suscribe que tanto las universidades públicas como las privadas “deben poder acoger, en igualdad de condiciones, tanto fondos derivados de recursos privados, donaciones o percepciones del mundo de la empresa, por ejemplo, como fondos públicos para la investigación y, por supuesto, sus alumnos en igualdad de renta, poder acceder a las becas de la administración”.

Por su parte, Victoria Gómez (Florida Universitària) subraya que “si comparamos la situación financiera de las universidades valencianas con otros referentes de carácter individual, nos damos cuenta que la financiación y la inversión es más reducida”.

La directora de Florida incide en otra cuestión importante y es que en los últimos años de recesión económica, en lugar de apostar por la innovación y la inversión en I+D+i “que nos permitiera desarrollar un modelo productivo más competitivo, nos hemos quedado estancados e incluso hemos sufrido una regresión muy importante”.

Agustín Carrilero

Agustín Carrilero

Victoria Gómez hace hincapié también en que “la educación debe tener un carácter universal” de forma que cualquier estudiante pueda acceder a la universidad sin que los recursos económicos disponibles sean un límite. Para ello, –opina igual que sus colegas–, “es fundamental disponer de una política de becas que sea justa, equitativa y accesible para todos los estudiantes sin discriminación, más allá de cumplir los criterios establecidos”.

Para Agustín Carrilero, director de Esic Valencia, “la educación en España no necesita dar grandes giros, sino encontrar la dirección adecuada a través de un consenso de todas las fuerzas políticas que permita construir un verdadero Pacto de Estado que ponga a nuestro país en la primera línea a nivel europeo”. En este sentido, Carrilero apuesta por “seguir trabajando para que la empresa y la universidad vayan de la mano de modo que, entre ambos, generen nuevos programas formativos que den respuestas reales a las demandas de la sociedad”.

 

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter