La información económica de los líderes

Internacionalización e innovación, las dos palancas de crecimiento para el sector agroalimentario

El sector agroalimentario de la Comunidad Valenciana constituye un importante motor de la economía de la Comunidad Valenciana y es uno de los sectores clave para salir de la crisis. Así se ha puesto de manifiesto en la jornada que, bajo el título: “Por el futuro del sector agroalimentario de la Comunidad Valenciana” ha reunido a más de 300 empresarios del sector y a sus principales asociaciones sectoriales, además de un elevado número de representantes de las principales organizaciones empresariales, económicas y de la Administración valenciana.

fedacova2El sector agroalimentario de la Comunidad Valenciana, del que Fedacova representa más del 70%, es un sector clave en la creación de empleo. Genera más de 29.800 puestos de trabajo anuales que suponen el 13,8% del total del empleo de toda la Comunidad. Además, representa el 3,2% del Valor Añadido Bruto, lo que lo convierte en el principal sector manufacturero de la Comunidad Valenciana.

Las exportaciones del sector agroalimentario de la Comunidad Valenciana superaron en 2015 los 5.800 M€, lo que representa su máximo histórico, con un crecimiento del 12% respecto al ejercicio anterior. En 2015, la facturación agroalimentaria alcanzó los 8.985 M€, con un crecimiento del 14% respecto a 2014.

Además, el sector agroalimentario es un sector vertebrador del territorio, siendo la principal salida de las producciones agrarias y cohesionando zonas rurales y urbanas; es embajador de la Comunidad Valenciana en el mundo, donde el trinomio “Alimentación – Gastronomía – Turismo” adquiere una importancia decisiva, al ser un referente de la “Dieta Mediterránea”; y además es tractor del desarrollo y crecimiento de otros sectores como maquinaria, bienes de equipo, envase, químico, agrario… lo que lo convierte en un macrosector.

El sector agroalimentario de la Comunidad Valenciana ha sabido adaptarse a las necesidades actuales y dar respuesta a la demanda de productos de calidad. No obstante, para mantener un crecimiento sostenible en el contexto de los próximos años requiere de un marco regulatorio estable y armonizado, la Ley de la Cadena Agroalimentaria como instrumento para lograr el equilibrio entre todos sus eslabones, un sector financiero comprometido con el territorio y sus empresas y un reconocimiento social acorde al papel estratégico y protagonista que el sector agroalimentario juega en la economía regional.

Oportunidades y desafíos

En la actualidad existen oportunidades para el sector consecuencia de los desafíos demográficos, medioambientales y tecnológicos que van a caracterizar el contexto de los próximos años y a los que la industria agroalimentaria de la Comunidad Valenciana deberá dar respuesta:

El desafío demográfico: El aumento de la población mundial y especialmente de las clases medias en países emergentes, unido al envejecimiento de la población europea y a la necesidad de una alimentación preventiva para paliar el aumento de determinadas enfermedades y del gasto sanitario en los países desarrollados, obligan al desarrollo de más alimentos y más saludables, y cubrir, además de la demanda local y nacional, también la de otras zonas del mundo, especialmente Europa y el sudeste asiático.

El desafío medioambiental: Es necesario fabricar más alimentos con menos recursos e identificar nuevas fuentes de materias primas para posibilitar un desarrollo sostenible. Mejorar la eficiencia en el consumo de recursos (agua, energía, materias primas…) permitirá también aumentar la productividad, reducir los costes de producción y mejorar la competitividad, asegurando así el crecimiento y el empleo.

El desafío tecnológico y la globalización: El reto de la industria 4.0 supone integrar sistemas de producción avanzados con instalaciones inteligentes y la convergencia digital entre la industria, los negocios, los procesos internos y el consumidor. Todo ello, además, unido a nuevas formas de comercialización y el reto del e-commerce.

Las nuevas necesidades y nuevas demandas de un consumidor cada vez más exigente con la seguridad, la calidad, lo saludable y lo innovador, obligará a una rotación constante de producto, incluso personalizado, a márgenes cada día más competitivos. Alimentación, Nutrición, Salud, Hedonismo y Conveniencia serán los ejes centrales en el desarrollo de producto alimenticio y en todos ellos la industria alimentaria de la Comunidad Valenciana tiene un gran recorrido.

Se plantea, también, el reto de una gestión integral de la seguridad alimentaria en una sociedad globalizada, que obliga ya no solo al desarrollo de productos y procesos seguros, sino también a anticiparnos a los riesgos emergentes, la defensa alimentaria y el control de la autenticidad de materias primas y productos.

Durante su intervención, el presidente de Fedacova, Federico Félix, ha señalado como “somos un sector clave para la economía, la calidad de vida y el progreso social de la Comunidad Valenciana. Necesitamos seguir apostando por una cultura de colaboración que nos permita avanzar unidos para que el potencial y liderazgo del sector sea reconocido, apoyado y valorado por todos los agentes y por la sociedad”.

Por su parte el director de Ainia, Sebastián Subirats, quien también ha señalado que “innovación e internacionalización son las dos grandes palancas de crecimiento de la industria alimentaria. Por ello, se deben buscar fórmulas que permitan a nuestras empresas ganar dimensión para sobrevivir en un entorno complejo y en cambio permanente. Y necesitamos innovar constantemente y con visión amplia, mejorando la competitividad de toda la cadena de valor. Estamos ante un macrosector que será estratégico en el contexto de los próximos años”.

Suscríbete a nuestra newsletter