Las patronales deben cambiar el modelo para sumar una voz fuerte que represente a sectores y empresas

2016-abril-25 años-movimiento-empresarial-grupo

Los últimos acontecimientos acaecidos en el seno de las organizaciones empresariales de la Comunidad Valenciana han puesto de manifiesto que “se están viviendo cambios profundos que urgen a revisar el modelo”.

[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]

El concurso de acreedores presentado por la patronal alicantina Coepa el pasado 10 de marzo –al no haber podido llegar a un acuerdo con el IVF para refinanciar los 3,9 millones de euros que le adeuda por las obras de su centro de formación de trabajadores en el barrio de Babel y que acarreó la demanda de embargo por parte del IVF– obliga también a la patronal autonómica Cierval a aprovisionar fondos.

Y es que, la organización empresarial autonómica es, después del IVF, el segundo acreedor por volumen de deuda de Coepa, ya que le debe cerca de medio millón de euros por cuotas impagadas desde 2010. Así, tal y como señaló el presidente de Cierval, José Vicente González durante su comité ejecutivo celebrado el pasado 23 de marzo, “la provisión de dicha deuda asciende a 476.267 euros”. González reconoció también que, “siguiendo el principio de prudencia”, Cierval tendría que dotar otros 212.610 euros adeudados por la patronal de Castellón, CEC, que arrastra impago de cuotas desde 2014.

Según González estas provisiones “no afectan a la tesorería de Cierval. El patrimonio continuaría en positivo después de las dotaciones por lo que no es necesario iniciar ningún proceso concursal” en la patronal autonómica, aunque tampoco detalló de dónde procederán dichos fondos.

Por su parte, la patronal alicantina Coepa, que lidera Francisco Gómez tras la dimisión de Moisés Jiménez, ha reiterado a Cierval que convoque “cuanto antes” la Comisión Económica para conocer “cuál es la situación real de la organización autonómica, tanto en el cierre de las cuentas de 2015 como el presupuesto de 2016, con el fin de disponer de todos los datos necesarios para iniciar los análisis y las negociaciones que permitirán ajustar la estructura de la cúpula autonómica a las necesidades actuales, como ya han realizado las organizaciones provinciales”, emplazó el comité ejecutivo de Coepa a Cierval el pasado 30 de marzo.

Al respecto, añadió que en estas negociaciones también se debe incluir “una drástica reducción de las cuotas que pagan las tres organizaciones fundadoras a Cierval, puesto que también ha bajado considerablemente el número de programas que gestiona la confederación autonómica, al tiempo que han aumentado sus ingresos directos por la Ley de Participación institucional”, según la alicantina.

Desde Cierval aseguran que “se celebran reuniones internas casi a diario” y que se está trabajando internamente en “un proceso de reestructuración profundo del modelo”, que ya dejó entrever Salvador Navarro, presidente de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), durante su asamblea general el pasado 31 de marzo. Navarro que esgrimió cómo el endeudamiento de la CEV desde 2011 se ha reducido en un 63,48 %, “de casi 4 millones en 2011 a 1,4 en 2015 y la previsión para 2019 es 0 euros de endeudamiento”, se ha reivindicado prácticamente como el único soporte económico de la entidad. Para Navarro, el modelo “no se soporta” y añade “está demostrado que si de tres confederaciones, dos no funcionan, el modelo hay que cambiarlo”.

Una organización autonómica potente de ámbito regional

Así, Navarro apuesta por “cortar por lo sano” y “actuar como empresarios” para “quitar protagonismos y personalismos”. “Es momento de que el peso de las estructuras provinciales se reduzca en beneficio de las organizaciones sectoriales y las empresas. Necesitamos una patronal autonómica fuerte y con representación de todos los sectores y empresas”. Por ello, aseguró que la CEV “está dispuesta a hacer las cesiones que haya que hacer, siempre con visión de Comunitat. En nuestra práctica ha estado siempre el perder en lo particular para ganar en el conjunto, en lo de todos”, dijo.

Urgió asimismo a avanzar hacia la independencia de los fondos públicos y permitir que asociaciones sectoriales y empresas puedan adherirse directamente a la organización autonómica, camino que ya inició la CEV. “Es el momento de Cierval”, dijo, por ello celebró que recientemente su comité ejecutivo acordara la reforma de sus Estatutos para posibilitar la asociación directa de empresas y asociaciones sectoriales. “Una reforma necesaria, y ahora ya urgente, para seguir contando con una organización autonómica potente en el ámbito regional”, reiteró Navarro.

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter