Fevecta advierte contra las llamadas cooperativas de facturación

El presidente de Fevecta ha entrado a valorar el fenómeno de las “mal llamadas cooperativas de facturación”, que ha proliferado durante el último año al calor de la crisis económica y que se está vendiendo como una opción válida, legal y ventajosa para profesionales freelance o autónomos.

Sin embargo, Emilio Sampedro ha advertido de que lejos de funcionar como cooperativas de trabajo, estas empresas paraguas “incumplen en la mayoría de casos con algunos de los preceptos fundamentales de este tipo de empresa cooperativa”.

[masinformacion post_ids=”71988″]

DSC_0039Habitualmente, las personas que buscan asociarse a este tipo de empresas paraguas son profesionales que realizan su trabajo de modo individual y buscan soportar unos costes sociales más reducidos a los que habitualmente asume un autónomo por no alcanzar unos niveles de facturación suficientes o estables en el tiempo.

Se ha extendido considerablemente esta fórmula sobre todo entre artistas, tales como músicos o actores, con una actividad intermitente; pero también se ha detectado entre todo tipo de colectivo profesional.

“Por lo que conocemos, hay empresas de este tipo en todo el territorio nacional y casi siempre adoptan la fórmula cooperativa de trabajo asociado, incumpliendo tanto la legislación que regula esta forma cooperativa como, frecuentemente, la normativa laboral y de Seguridad Social”, ha criticado Emilio Sampedro.

El presidente de Fevecta ha recordado que el objeto social de la cooperativa es “proporcionar empleo a sus socios y trabajadores en las mejores condiciones posibles por lo que la estabilidad en el tiempo, ligada como no puede ser de otro modo a la cotización de sus socios a la Seguridad Social de forma continuada, es condición sine qua non”.

Este tipo de sociedades en muchos casos, afirmó la directora de Fevecta, Paloma Tarazona, sólo son accesibles a través de internet, carecen de una sede física y se desconoce quien está detrás de ellas. Negocios que prosperan ante la proliferación de autónomos debido a la crisis económica que, en muchos casos, no generan unos ingresos que puedan soportar las cargas fiscales de la actividad económica y las aportaciones a la Seguridad Social.

No son la solución para aquellos profesionales cuya falta de actividad o de continuidad en la misma no permita la cotización permanente en Seguridad Social, ni la fiscalidad de sus ingresos”, insistió Sampedro.

Como consecuencias perjudiciales de estas entidades, Sampedro ha apuntado “que se perpetua una situación clara de precariedad laboral, se escatima el pago de una serie de cotizaciones sociales e impuestos derivados de la actividad y se genera una competencia desleal en el entorno empresarial en el que estas empresas operan”, por lo que ha pedido que desde los poderes públicos se dé una solución real y efectiva a una realidad existente.

De hecho, según informó Tarazona, la inspección de Trabajo ya ha abierto expediente a dos de estas “cooperativas” inscritas en la Comunidad Valenciana y se está a la espera que se dicte resolución.

Tanto el presidente como la directora de Fevecta insistieron en que la mayoría de las personas que se suman a estas sociedades ignoran los deberes y obligaciones que asumen, lo que puede tener consecuencias jurídicas. También advirtió Tarazona de que no hay garantías de que, efectivamente, esas sociedades estén haciendo frente a los pagos a que se comprometen (impuestos y seguridad social), según la facturación del asociado. En resumen, aunque señalaron que hay empresas de estas características con las que se han puesto en contacto, que parecen tener visos de seriedad, en otros casos surgen fuertes dudas.

 

Suscríbete a nuestra newsletter