Feique y Quimacova piden igualdad en el precio energético frente al resto de Europa

2016-marzo-Cierval-Jornada-Quimacova-Feique-02

De izda. a dcha., Antón Valero (Feique), Ximpo Puig y Miguel Burdeos (Quimacova)

El presidente de la Federación Empresarial de la Industria Química Española (Feique), Antón Valero, acompañado del presidente de la Asociación Química y Medioambiental del Sector Químico de la Comunidad Valenciana (Quimacova), Miguel Burdeos, ha explicado durante la jornada empresarial “Invest in Chemicals, Invest in Valencia”,  los grandes retos a los que se enfrenta la industria química española. En primer lugar ha reclamado “igualdad” en el precio energético frente al resto de países europeos con los que compite la industria española, “ya que en estos momentos los costes energéticos en España se sitúan entre un 15 y un 40% por encima del resto de socios europeos, y ello teniendo en cuenta que el 52% del coste lo representan las tasas. El mercado único empieza al tener en cuenta también estas desigualdades“, ha señalado. 

Otra de sus demandas se ha centrado en las infraestructuras logísticas y de transporte, incluido el corredor mediterráneo, y ha insistido en que el Levante, con Valencia a la cabeza tiene que ser el puerto de referencia en Europa para el comercio con Asia de ahí la necesidad de que dichas infraestructuras estén en tiempo y forma.

Valero considera que en España no se defiende la industria con suficiente ahínco y se ha referido también a todo el tema regulatorio y normativo que depende de Europa: “sin mermar la seguridad y protección del medioambiente hay que legislar de forma inteligente sin perder capacidad competitiva que es lo que le está pasando a nuestra industria“. El impacto en la industria química española de toda la regulación europea se estima en 1.800 millones de euros, ha avanzado.

El presidente de Feique ha puesto en valor que el sector químico es uno de los principales generadores de riqueza a nivel nacional y que será “el que mayor crecimiento productivo experimentará hasta 2030: un 4,5% anual. Esto significa que en 2030, la industria química mundial tendrá el doble del tamaño actual”. Por este motivo, ha asegurado que la apuesta de las administraciones públicas por políticas que favorezcan la inversión e implantación de la industria química en su territorio tendrán una respuesta garantizada en forma de una mayor generación de riqueza y empleo de calidad. 

Por su parte el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha resaltado que sin una industria fuerte no puede haber una sociedad avanzada. Además, se ha comprometido a seguir impulsando la industria química en nuestra Comunitat y ha resaltado su relevancia al suponer el 11,5% del empleo generado en el conjunto del sector en España, recuperando las cifras anteriores a la crisis. Asimismo, ha destacado su capacidad exportadora al representar el 12% del conjunto de las exportaciones y la potente comunidad investigadora relacionada con el sector presente en nuestra región.

A lo largo de su intervención, Puig ha asegurado que es fundamental que la actividad de este sector se intensifique en la Comunitat Valenciana y ha esgrimido, entre otros motivos, la relación estratégica de la industria química con sectores de gran implantación en el territorio valenciano y  relevancia nacional  como el agroalimentario, el automovilístico, el azulejero o el de productos de construcción.

El presidente también ha recordado los más de 200 años de raíces industriales de la Comunitat, con sedes territoriales diversificadas y amplias, por eso, ha afirmado que “invertir en química es invertir en Valencia”. Igualmente, ha reivindicado también el impulso y la creación de políticas industriales comunes en Europa y ha asegurado que “es urgente que los países europeos tomen conciencia de la prioridad de adoptar políticas industriales”. Por otra parte, Puig ha reclamado  un cambio en la política energética española para “variarla y que exista una política energética europea” porque son imprescindibles políticas estructurales comunes para desarrollar, desde la competencia sana, la actividad económica.

Los datos del sector en la Comunidad Valenciana y España

Según las cifras aportadas por el presidente de Quimacova, Miguel Burdeos, el sector químico aporta ya casi el 11% PIB de la Comunidad Valenciana, situándose así como el segundo con mayor peso en cifra de negocios con una facturación cercana a los 7.000 millones de euros anuales.

Es un sector que ocupa a más 15.000 trabajadores de forma directa, de los que el 99% son indefinidos. Además se sitúa como cuarto sector más exportador de esta Comunidad, con una cifra de exportaciones de más de 2.000 millones de euros anuales. Asimismo, es un sector que apuesta por la I+D+i, ya que acapara una cuarta parte de la inversión industrial en esta área.  

En la Comunidad Valenciana está integrado por 575 empresas con actividades tan diversas como los fertilizantes, plásticos, pinturas, barnices, pasando por jabones, detergentes, productos de limpieza, perfumes o cosméticos. También comprende productos farmacéuticos, fritas y esmaltes, aditivos alimentarios o polímeros.  

La jornada informativa también ha servido de marco para la presentación pública de los resultados de cierre del ejercicio 2015 de la industria química española por parte del director general de Feique, Juan Antonio Labat. El sector químico español, que acapara un 12,4% del PIB Industrial, registró en 2015 una cifra de negocios superior a 58.000 millones de euros –un 3% más que en 2014- , de los que 32.920, es decir, el 56%, se realiza en mercados internacionales, siendo, así, el segundo mayor exportador de la economía española. Las exportaciones registraron en 2015 un crecimiento del 2,5% respecto al año anterior, acumulando así un incremento del 43% desde 2007, el año previo al de mayor impacto de la crisis económica.  

El sector generó además durante el año pasado más de 190.000 puestos de trabajo directos, que ascienden a más de 570.000 considerando también el empleo indirecto e inducido. Se trata además de empleo estable, de calidad y alta cualificación puesto que el 95% de los contratos son indefinidos y el sueldo medio del sector supera los 37.500 euros anuales por trabajador (la media industrial se sitúa en 27.000 euros y la del sector servicios en 21.000). 

¿Y en el futuro?

El máximo responsable del área de Química a nivel global de la consultora KPMG, el británico Paul Harnick, ha ofrecido una previsión de la evolución global del sector químico a nivel mundial a medio y largo plazo.  

En su opinión, la demanda de la industria química estará cada vez más localizada en los mercados emergentes entre los que se encuentra China, que sigue siendo un “motor imparable”, e India o Brasil que todavía presentan muchos retos y dificultades. Frente a estos países, EE.UU. deberá abrirse a nuevos mercados y Europa seguirá teniendo su tabla de salvación en la I+D+i. 

 

 

Suscríbete a nuestra newsletter