La información económica de los líderes

Auren: “La nueva ley fomentará la integración de firmas de auditoría en otras de mayor tamaño”

2016-febrero-Auditoria-Auren-Francisco-Mondragon

Francisco Mondragón, socio director de Auren en CV

“El nuevo marco normativo introduce significativas modificaciones con el fin de recuperar la confianza de los usuarios en la información financiera de las empresas y mejorar la calidad de las auditorías, pero tenemos dudas de si esta ley conseguirá los objetivos planteados”, matiza Francisco Mondragón, socio director de Auren Comunidad Valenciana.

Las principales novedades que incluye la nueva LAC se centran en un incremento de exigencias en las auditorías de las entidades de interés público (EIP) y, por otro lado, en una mayor regulación en la independencia de los auditores. Estas novedades se materializan para las EIP en modificaciones en los informes de auditoría, limitación de los honorarios de los auditores, cambios en los períodos de rotación de firma y socio, incremento del régimen incompatibilidades del auditor, regulación en materia de infracciones y sanciones, “aspectos que en gran parte nos separan de Europa y dificultan, más que ayudan, la labor diaria del auditor”, incide Mondragón.

[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]

– Entonces, ¿qué cambios normativos afectan a las compañías auditadas?

Francisco Mondragón: La nueva LAC plantea cambios normativos que afectan a todas las empresas pero sobre todo a las EIP. Para ellas se han planteado una serie de cambios como la obligación de constituir una comisión de auditoría que sirva de enlace entre el auditor externo, el consejo de administración y la junta de accionistas; y la necesidad de rotar de firma de auditoría cada diez años, con posibilidad de prórroga de cuatro años más siempre que sea coauditoría. Además, existe también la obligación de rotación del equipo principal responsable del trabajo cada cinco años.

Igualmente, la firma de auditoría no puede prestar a la entidad los servicios de contabilidad, de auditoría interna, jurídicos, de diseño de procedimientos de control interno y de gestión de riesgos relacionados con información financiera, entre otros. También serán incompatibles los servicios fiscales y de valoración excepto si no tienen efecto directo sobre los estados auditados o son de poca importancia relativa.

Además, el informe de auditoría deberá aportar información sobre las cuentas analizadas y riesgos identificados y se deberá reportar a la comisión de auditoría un informe adicional al de auditoría de cuentas.     

Rafael Lluna, socio director de Auren en CV

Rafael Lluna, socio director de Auren en CV

– Si tenemos en cuenta que el tejido empresarial valenciano está formado por pymes ¿el nuevo marco normativo que regula la función auditora en España puede servir para ensanchar el mercado de la auditoría en la Comunidad Valenciana o no va a contribuir a ello?

Rafael Lluna, socio director de Auren Comunidad Valenciana: Como buena noticia recibida por el sector es la reciente modificación del actual Reglamento para variar los criterios de definición de una EIP, por lo que en España se ha pasado de ser unas 8.000 a alrededor de 1.800, algo mucho más razonable y demandado insistentemente por todos los grupos de interés. Este hecho favorece al pequeño y mediano auditor. De todos modos, consideramos que ninguna norma va a poder parar la evolución hacia firmas de mayor dimensión y hacia el uso cada vez más frecuente del aseguramiento de indicadores financieros y no financieros (informe integrado), ni evitará que ganen relevancia los reportes sobre los controles y la gestión de riesgos y la mejora de la calidad y de la eficiencia en el uso de nuestros recursos.

– Las compañías han puesto el foco en la internacionalización y la exportación. ¿La nueva LAC incorpora obligaciones específicas para las empresas con presencia u operaciones en mercados exteriores? 

F.M.: La LAC contempla a todas las entidades de interés público de los países de la Unión Europea, considerando la adaptación a la normativa local de cada país europeo de la legislación europea. Por lo tanto, los grupos empresariales españoles con sede en países de la UE deben evaluar si cumplen con los requisitos de EIP del país en el que tienen la actividad y qué implicaciones tiene ser una EIP en la normativa local. 

– ¿Cómo van a incidir los cambios que incorpora la nueva LAC en su modelo de negocio?

R.LL.: Sí que consideramos que va a fomentar la integración de pequeñas firmas de auditorías en otras de mayor tamaño o bien incrementar la colaboración entre firmas. Por otro lado, el constante cambio en el entorno económico-financiero de las economías hace más necesario evaluar cómo se organizan internamente las empresas para gestionar y anticipar, en la medida de lo posible, los riesgos a los que se exponen en el medio o largo plazo, y estos riesgos ya no solamente tienen que ser económicos o financieros. La transparencia es el principal motor para generar confianza, y por tanto las empresas y el resto de organizaciones han de ser transparentes en su gestión y en la información que transmiten y, en este sentido, el auditor tiene un papel importante a través de una comunicación constante con las empresas. A esto hay que añadir la importancia cada vez mayor de las nuevas tecnologías en la gestión de la información. 

– ¿Prevé que se produzca un incremento de la competencia en el mercado de la auditoría o el nuevo marco legal no va a influir al respecto? 

F.M.: La nueva LAC debería conseguir el objetivo de incrementar la calidad de los trabajos de auditoría, el prestigio de la profesión y con ello la recuperación de los honorarios. A pesar de las discrepancias en ciertos aspectos de la LAC, los auditores trabajamos en el cumplimiento de la ley, para lo que no escatimamos ningún esfuerzo y para lo que ofrecemos desde este momento toda nuestra colaboración. Nos gustaría recuperar así el clima de confianza que debe existir entre las instituciones implicadas. La economía y, en general las relaciones humanas, se basa en esta confianza. Confianza entre personas, empresas, instituciones y países; imprescindible para el crecimiento, y la competitividad.

– ¿Conlleva también la nueva normativa va cambios en los procesos de formación y selección de profesionales cualificados por parte su firma?

F.M.: Desde la entrada en vigor de la LAC todos los equipos de auditoría han recibido la formación correspondiente. Como hemos mencionado anteriormente, los auditores a todos los niveles dentro de la firma, estamos en constante formación a medida que va apareciendo nueva reglamentación. Por tanto, no se producen cambios significativos en los procesos de selección pero sí en los contenidos de formación, resaltando desde un primer momento la importancia que le atribuye la LAC a ciertos valores que deben regir en la profesión de auditoría, desde la planificación del trabajo hasta la emisión del in-forme, como son el escepticismo profesional y el juicio profesional. Las normas de auditoría internacionales, recientemente aprobadas, también suponen actualmente uno de los estándares de los programas de formación dentro de las firmas de auditoría.

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter