La información económica de los líderes

Un impulso a la fundación J. Perán-Pikolinos en 2016

2016-enero-Lideres-Pikolinos-Juan-Peran

El compromiso social de Juan Perán procede de su juventud, de al menos treinta años antes de que el concepto “responsabilidad social corporativa” se extendiera en el mundo empresarial. Es un compromiso que nace de su capacidad de conmoverse ante la desgracia ajena. Recuerda cómo en cierta ocasión, a comienzos de los 80, cuando en sus incipientes días de empresario aún entregaba pedidos en su 4L, escuchó en la radio que un hombre pedía ayuda para proporcionar una pierna ortopédica a su esposa. Memorizó el teléfono y cuando llegó a la oficina llamó ofreciéndose a correr con todos los gastos. Aquella historia tuvo un triste final, pues la mujer falleció a los pocos meses, pero el contacto con aquella familia convenció al empresario de la necesidad de esforzarse en emplear una parte de los beneficios obtenidos con su actividad para mejorar la vida de quien pudiera necesitarlo.

[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]

Con los años, Perán comprendió que toda aquella actividad solidaria debía canalizarse de forma profesional, y en 2007 encargo a su primo Antonio, persona de total confianza que le ha acompañado durante toda su trayectoria empresarial (“no habríamos llegado sin él hasta aquí”) la puesta en marcha de una fundación que les permitiera no limitarse a aportar fondos a diversas causas, sino generar proyectos propios de los que ocuparse directamente. Y ahora que los peores momentos de la crisis han pasado, el fundador apenas atiende el devenir de la empresa y se centra en una fundación “a la que tenemos que dar un impulso”. Para Perán, “aunque hagamos más que otros, lo que damos es mezquino, mucho menos de lo que deberíamos”.

Como explican Juan Manuel y Rosana, el brusco deterioro económico del entorno inmediato ha hecho que la fundación se vuelque en un 90 % en Elche y la provincia, lo que ha permitido ayudar a más de 22.000 personas en el último año mediante diversos proyectos. Involucrar a quien puede colaborar es otra de las pretensiones de la familia Perán, que en 2010, ante la situación de emergencia vivida por numerosos alicantinos, puso en marcha la idea “Empresas solidarias”, que ya ha logrado sumar a setenta compañías alicantinas en la aportación de alimentos a familias sin recursos.

2016-enero-Lideres-Pikolinos-familia-02

Las áreas de trabajo de la Fundación se centran en el ámbito social, cultural, deportivo y de progreso en países en vías de desarrollo, con especial énfasis en los niños y su formación. Además de colaborar con ONG como la Fundación Vicente Ferrer en la India, destaca su implicación con los Maasai Mara de Kenia, donde colaboran con la asociación Adcam y donde se produce una linea de calzado étnico en cuya elaboración están involucradas 1.700 familias -“y donde hemos logrado nosotros mucho más de lo que hemos aportado, porque nuestra gente se ha enriquecido mucho con las vivencias que allí ha tenido”.

La repercusión del esta implicación con las Maasai es notable, hasta el punto de que William Kikanae, líder de la tribu, no duda en acudir a Nueva York, como hizo el año pasado, para encontrarse con editores y periodistas de moda de las revistas y canales más importantes del mundo para contar la historia de una colección de sandalias que cada año bordan a mano las mujeres de su comunidad y que ha hecho posible para ellos el acceso a bienes básicos. Además, la Fundación Juan Perán-Pikolinos tiene presencia en Perú, Guinea Bissau o Bangladesh, uno de los países más pobres del planeta, donde tuvieron que paralizar proyectos que ahora pretenden recuperar.

Este año me he propuesto que la Fundación tiene que experimentar un cambio fuerte”, explica Juan Perán. “Tenemos que trabajar más y hacer cosas de más altura, de más visión”, añade. “En Bangladesh hicimos un colegio con Unicef para 5.000 niños, pero cuando vino la crisis dejamos un proyecto de hacer un hospital y una escuela en una de las zonas más pobres del país; ahora que las cosas han mejorado, es el momento de hacerlo”.

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter