Amparo Marco, alcaldesa de Castellón: "Trabajamos para poner a Castellón en el mapa de lo positivo"

Diálogo permanente y voluntad de consenso son las dos bases sobre las que la alcaldesa de Castellón, Amparo Marco, asegura basar su gestión, según manifestó esta mañana en su intervención en Forum Europa. Marco, que recordó que en las pasadas elecciones municipales la representación en Castellón quedó fragmentada sin ningún ganador claro,. “Los ciudadanos hablaron claro -afirmó Marcoquerían un pacto de izquierdas”.

Un pacto que puso punto final a 24 años de gobierno municipal popular. 

DSC_0041Tras resumir el estado en el que se encontraron el ayuntamiento, tras la firma del Pacto del Grao, -deuda, presupuesto agotado, impagos, ausencia de instrucciones e incluso desaparición de la clave de acceso a la web municipal- el equipo de gobierno formado por PSPV-PSOE y Compromís, con el apoyo de Castelló en Moviment, puso el foco en priorizar la política social y la dinamización del tejido empresarial.

Amparo Marco evaluó la deuda viva en el momento de tomar posesión en 115 millones y una presión fiscal sobre los ciudadanos de Castellón que había aumentado un 52% en los últimos 10 años. Un 22% de paro, cuando antes de la crisis la tasa de desempleo era meramente estructural, y una tasa de paro juvenil del 60%. Un 20% de las empresas cerradas en los últimos cinco años; 15.000 personas en situación de pobreza severa y un 30% de ciudadanos en riesgo de exclusión social. Una tasa de fracaso escolar del 50% y otros datos -exilio de ciudadanos, falta de creación de empleo público, ciudadanos dependientes fallecidos sin recibir ayudas- que retrataban una situación de la ciudad casi insostenible.

Ante este panorama, las prioridades se definieron “para dar un cambio positivo a una ciudad de 180.000 habitantes” y que se resumen en establecer una nueva relación con la ciudadanía; mayor atención a las personas y al empleo y una gestión más eficaz y transparente de los recursos públicos.

A corto plazo, se estableció un plan de choque para hacer frente a las necesidades más perentorias y que conllevaran ahorro económico. A largo plazo se plantea un cambio de la imagen de Castellón para “posicionarla en el mapa de lo positivo”. Cambio que incluye el fomento del empleo.

Medidas de austeridad

Entre las medidas a corto plazo, Marco señaló la eliminación de escoltas, chóferes y la reducción de coches oficiales de 5 a 1; la reducción de los sueldos del equipo de gobierno y de los asesores en un 30% y la reducción del número de estos últimos. Se modificó el presupuesto para poder afrontar económicamente las situaciones de emergencia social. Castellón fue el primer ayuntamiento en firmar un protocolo para evitar los cortes en los suministros eléctrico y de agua por pobreza energética. 

Una de las iniciativas puesta en marcha por el actual equipo municipal es un plan de educación financiera para evitar situaciones como las generadas por los desahucios y que los ciudadanos sepan qué firman cuando suscriben una hipoteca o un préstamo. 

Entre lo conseguido, Marco destacó la reducción del plazo de pago a proveedores a menos de cuatro días; los estudios técnicos para redactar el nuevo Plan General de Ordenación Urbana -el anterior está anulado por los tribunales-, acciones de dinamización comercial; aumento de las frecuencias en el transporte público; la reducción de la deuda de la Generalitat con el Ayuntamiento que ha pasado de 8,8 millones a 3,3 millones, mientras que la deuda tributaria del Consell se ha reducido en un 20%.

La alcaldesa de Castellón también hizo un repaso de las reivindicaciones que han realizado ante el gobierno central, como es la llegada del AVE, el Corredor Mediterráneo, la conclusión de la circunvalación de Castellón o la estación intermodal.

A continuación habló de “las medidas que hay que adoptar para situar a Castellón en el mapa de lo positivo: que generen empleo”. Para ganar ese futuro Marco enumeró los pasos previos: saber qué es Castellón y qué oportunidades tiene; consensuar las soluciones y colaborar con otras administraciones y, por último, tener una administración saneada y al servicio de los ciudadanos.

Oportunidades de la ciudad

Amparo Marco puso de manifiesto las indefiniciones de la ciudad y las potencialidades que tiene. Además de una situación geográfica privilegiada, resaltó las playas, un interior que definió como “fantástico” y una gastronomía excelente. Destacó también el espíritu emprendedor en los sectores tradicionales, con un sólido tejido empresarial de industrias auxiliares y un polígono energético potente. En el área del conocimiento, puso énfasis en el prestigio de la UJI, ITC, Espaitec o la Escuela de Gastronomía.

El objetivo de Amparo Marco es que Castellón “no sea una ciudad de paso” y que a ella lleguen proyectos de inversión.

El presupuesto para 2016 es de 159 millones de euros, un 2.5% inferior al del pasado año. Un presupuesto que Marco clasificó de prudente y realista; sociales y con vocación inversora que no aumenta la presión fiscal. La alcaldesa señaló que los impuestos directos se congelan y los indirectos bajan un 2,48%, como lo hacen las tasas y los precios públicos. La reducción del endeudamiento se cifra en 20 millones de euros, con el objetivo de llegar a un ratio de endeudamiento a final de mandato del 34%. La renegociación de la deuda con los bancos ha supuesto dejar de pagar 10 millones de intereses.

Amparo Marco señaló que ha solicitado al Catastro una revisión de los valores catastrales, ya que considera que la crisis ha devaluado el valor de los bienes inmuebles. Admitió que supondrá una reducción de los ingresos por IBI. Para obtener más financiación puso como ejemplo concurrir a los fondos europeos, algo que ya ha hecho el ayuntamiento de Castellón, solicitando 10 millones para mejoras ciudadanas.

Un presupuesto que contempla una inversión de 7 millones, que apoya la cooperación y el emprendimiento orientados a la creación de empleo mediante un programa lanzadera de empresas y una partida de un millón para fomento del empleo. 

A más largo plazo, Marco hizo mención a la necesidad de un plan estratégico para la ciudad, cuyos estudios previos ya se están realizando; de un plan estratégico turístico y un plan estratégico de participación ciudadana.

La alcaldesa concluyó su intervención pidiendo a los asistentes al acto que “crean en Castellón, que inviertan en Castellón para construir un futuro mejor para todos”.

Suscríbete a nuestra newsletter