La zona franca de Alicante crearía cerca de 15.000 empleos anuales

2015-dic-Lideres-Diputacion-Alicante-Cesar-Sanchez-06

El estudio encargado por la Diputación Provincial de Alicante al Instituto de Estudios Económicos de Alicante (Ineca) se plantea como zona de ubicación de la Zona Franca un emplazamiento compartido entre el interior del puerto de Alicante y otro complementario junto al Parque Empresarial de Elche. La ubicación anexa al Parque Empresarial viene condicionada por los factores físicos, accesibilidad y entramado industrial, a lo que se suma la apuesta por la potenciación del Área Industrial Alicante-Elche recogida en la Estrategia Territorial de la Comunidad Valenciana.

[masinformacion post_ids=”63516,63522″]

En concreto, la distribución de las superficies que se proponen son: Zona Puerto de Alicante, 100.000 m2, y Zona Parque Empresarial de Elche, 600.000 m2. En esta zona los terrenos disponibles alcanzan una superficie total de 800.000 m2, suficiente para posibles ampliaciones.

La inversión aproximada a realizar para la nueva zona industrial, al margen de la valoración de la superficie del puerto de Alicante, se establece en unos 27 millones de euros: adquisición de terrenos, 6.500.000 €; urbanización industrial, 19.500.000 €; y Vallado y zona de aduana, 1.000.000 €.

El estudio analiza la repercusión económica previsible de la zona franca en función de los siguientes aspectos:

1. Reducción de las cargas tributarias de los aranceles.

2. Incremento de recaudación por Impuesto de Sociedades e Impuesto de la Renta de las Personas Físicas.

3. Incidencia sobre la recaudación por impuestos municipales.

4. Repercusión del acondicionamiento y cerramiento del terreno.

5. Construcción de naves industriales.

6. Incremento de producción y empleo en la zona franca y entorno. Junto al ahorro fiscal de las empresas instaladas en la zona franca por la no aplicación arancelaria, la propia actividad empresarial generada supone un importante estímulo para la provincia.

7. Incremento de actividad en los agentes privados que desarrollan la actividad aduanera (transitarios-agentes de aduanas).

El informe señala además que en el caso de las mercancías que hoy día utilizan la vía marítima y, a pesar de contar Alicante con su propio puerto, dicho transporte se realiza en gran parte por el de Valencia. Esta situación genera una importante pérdida de actividad económica en la provincia que se agudiza al perder el puerto de Alicante visibilidad en el comercio internacional. Y lo mismo se podría afirmar, si bien con menor incidencia en la provincia, con el resto de medios de transporte.

La creación de la zona franca en Alicante, y con ello un incremento importante en el aumento de mercancía movida podría ayudar a “recuperar” parte de este volumen que se tramita por otras provincias, así como atraer adicionalmente una porción de las mercancías de las empresas de provincias del sudeste español, mercancías que actualmente se mueve en gran parte por las provincias de Valencia y Murcia. La mayor visibilidad de Alicante como nudo importador y exportador atraería sin duda tanto la mercancía de otras provincias como el recíproco interés de operadores logísticos internacionales interesados en captar este incremento de actividad.

Analizado todos estos factores, el estudio de Ineca concluye que las empresas de la zona franca crearían 14.836 empleos y tendrían una facturación anual de 1.225 millones de euros. En un escenario de diez años, la zona franca generaría 84.000 puestos de trabajo (directos, indirectos e inducidos), los derechos arancelarios ascenderían a 36,7 millones de euros, los impuestos estatales se situarían en 321 millones de euros y los municipales estarían en torno a los diez millones de euros. En una década se calcula que se habrían creado 84.373 puestos de trabajo.

 

Suscríbete a nuestra newsletter