Inescop incrementa un 170 % sus controles sobre las sustancias críticas en el calzado

2013-oct-mesa-Redit-calzado-juguete 06Existen más de 40 sustancias críticas que pueden estar presentes en el calzado. Y aunque no todas están perseguidas ni limitadas por una normativa, cada vez es más habitual que las grandes marcas exijan, tanto a sus fabricantes como a sus proveedores, cumplir con unos mínimos en cuanto al contenido de dichas sustancias. De hecho, Inescop ha incrementado los controles en un 170 % con respecto al año anterior.

El cumplimiento de los requerimientos químicos, a menudo puede suponer un problema para los fabricantes de calzado. Para afrontar esta situación, es necesario realizar análisis químicos para detectar dichas sustancias. Y, para ello, cuentan con el apoyo de Inescop, el Instituto Tecnológico del Calzado y Conexas, que es un referente internacional en cuanto a informes de laboratorio se refiere y es, además, laboratorio acreditado por ENAC, de acuerdo con la norma ISO/IEC 17025:2005.

Para los fabricantes de calzado, el hecho de poder analizar sus productos en los laboratorios de Inescop les supone una ventaja competitiva puesto que les asegura una comercialización sin problemas en este sentido. Igualmente, la capacidad de examinar, tanto los materiales como los calzados acabados antes de sacar un producto al mercado, prácticamente se ha convertido en un trámite más para este sector, y así lo avalan los más de 40.000 análisis y ensayos al año que se realizan en Inescop.

En el gráfico que aparece en esta página se detallan las sustancias más analizadas durante el pasado año y los positivos encontrados, que todavía son muy numerosos en algunos casos.

Muchas de estas sustancias, denominadas críticas, ya están reguladas en el Reglamento Europeo Reach, el cual exige a fabricantes, importadores y distribuidores de artículos para el calzado, que cumplan con las restricciones exigidas para cada una de las sustancias.

A parte de dicho Reglamento, son muchas las grandes marcas de calzado que, cada vez más, demandan a los fabricantes que cumplan con sus propios requisitos en cuanto al contenido de sustancias peligrosas. Algunas marcas establecen requerimientos incluso más estrictos o añaden sustancias a sus listas de sustancias restringidas que no tienen regulación legal o que están restringidas por las legislaciones de otros países extracomunitarios a donde se exporta calzado.

2015-septiembre-Redit-Inescop-grafica

De entre los análisis más demandados a Inescop para detectar sustancias críticas en el calzado destacan:

l El cromo (VI) es la sustancia con mayor demanda de análisis y está restringida por el Reach en artículos de cuero.

l Aminas aromáticas. En Europa, los tintes azoicos que puedan liberar ciertas aminas aromáticas reguladas por el Reach, no pueden comercializarse ni utilizarse en artículos textiles ni de cuero.

l Formaldehído. Esta sustancia puede estar presente en textiles y pieles. No está regulada por el Reglamento Reach, sin embargo, sí lo está por la legislación de otros países europeos e incluso extracomunitarios como Japón, China, etc.

l El plomo y sus compuestos están limitados en artículos de joyería/bisutería. En ocasiones, los adornos del calzado se consideran dentro de estos grupos. Recientemente, el Reach también ha limitado el plomo en artículos para el público en general.

l El cadmio es un metal limitado por el Reach en materiales plásticos y para artículos de joyería/bisutería, como en el caso del plomo.

l Los ftalatos son plastificantes que pueden ser encontrados en pisos de PVC, adhesivos, pieles recubiertas, componentes plastificados y algún caucho sintético.

Suscríbete a nuestra newsletter