La información económica de los líderes

Climent, conseller de Economía: “Justicia social, solidaridad y redistribución de la riqueza, valores que hacen falta hoy”

2015-sept-Rafael-Climent-Conseller-02

Con 55 años, Rafael Climent es licenciado en Filología Clásica por la Universitat de València y hasta que obtuvo la alcaldía de su pueblo, Muro de Alcoy, en las elecciones municipales de 1999, desempeñó tareas docentes en el instituto de Albaida. Durante cuatro legislaturas consecutivas revalidó su mandato como primera autoridad municipal. Tras las pasadas elecciones autonómicas de mayo, ha sido nombrado conseller de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo en representación de Compromís, fruto del pacto de gobierno alcanzado entre esta candidatura, el PSPV-PSOE y las listas de Podemos. Estas son sus primeras reflexiones sobre algunos de los principales temas que tendrá que gestionar. 

[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]

– ¿Qué debe el nombre de la Conselleria, Economía Sostenible? ¿Es un deseo o un mensaje?

Es un mensaje. Un mensaje pensando en cómo se han hecho las cosas. Aunque en los últimos años haya sido devaluada y hasta despreciada, para mí la palabra sostenible tiene mucha importancia, porque la cuestión de la sostenibilidad se asienta sobre tres patas básicas: la economía, las personas y el medioambiente. Y si no somos capaces de construir un modelo teniendo en cuenta las tres patas, estamos fallando.

Si miramos exclusivamente la economía, el crecer por crecer no tiene sentido. Mi compañero Paco Álvarez lo dice muy claramente: en un mundo finito, el crecimiento no puede ser infinito. El que pretenda un crecimiento infinito solo puede ser dos cosas: un loco o un economista. El adjetivo sostenible es un mensaje, que pretende reivindicar una idea que ha estado últimamente muy devaluada, cuando su sentido es muy fuerte y muy potente. Y tenemos que hacer posible este objetivo de una economía sostenible.

– Parece claro que las prioridades que se van a marcar desde esta Conselleria estarán en línea con el modelo económico y empresarial que acaba de postular.

Desde luego, pero no exclusivamente en la cuestión de la sostenibilidad. Todo lo que hagamos desde esta Conselleria tenemos que dotarlo de la máxima transparencia y tenemos que buscar con nuestras actuaciones participación, justicia social, solidaridad, redistribución de la riqueza, etc., porque pensamos que son valores que hacen falta en el día a día.

Y no lo digo solo por decir; hablo desde la experiencia. He trabajado durante 16 años como alcalde en el Ayuntamiento de Muro de Alcoi, intentando poner en el día a día esos valores. Puedo decir que han dado resultado, porque no solo se trata de fe, son actitudes ante la vida y pensamos que es posible llevarlas a cabo en un marco más amplio.

¡Claro que sabemos que va a costar! Normal, porque el modelo neoliberal o capitalista es muy duro, muy competitivo, pero pienso que todos estos valores pueden ser mucho más potentes. Tiene que ser así si pensamos en las generaciones futuras.

2015-sept-Rafael-Climent-Conseller-03Pequeño comercio y horarios

– Siguiendo con el nombre de la Conselleria, además de desaparecer la referencia al Turismo, se recupera la referencia al Comercio. ¿También hay un mensaje ahí?

Dentro del sector terciario el comercio es importantísimo y, sobre todo, teniendo en cuenta el modelo por el que abogamos o, por lo menos, el que yo defiendo, que no es otro que el modelo de la convivencia y las relaciones humanas.

Para mí, el pequeño comercio hace pueblo, dinamiza la vida en las ciudades y crea convivencia. Las grandes superficies lo que hacen es destruir al pequeño comercio, que ha tenido que cerrar en muchísimos pueblos y fomenta el individualismo, porque las grandes superficies y, ahora más con la apertura los domingos, han generado la costumbre de ir allí a pasar el día.

Eso también ha perjudicado muy negativamente a las actividades culturales. Afecta a las relaciones familiares, a nuestras relaciones con la naturaleza… Es un modelo comercial que afecta a muchos otros ámbitos económicos además del comercio.

Por eso, debemos potenciar el pequeño y mediano comercio, para revitalizar y dar vida a las poblaciones y, además, articular un modelo de conciliación familiar potente, que está desapareciendo. Debemos tener la oportunidad de disfrutar de nuestra naturaleza, de nuestro cine, nuestro teatro, etc.

– Obviamente, que el tema de los horarios comerciales, que parecía cerrado, no lo está. 

No está cerrado en absoluto. Tenemos que poner el tema encima de la mesa de forma inmediata, para ver qué decidimos.

Y hay que hablar también de las llamadas zonas de gran afluencia turística, porque no nos parece correcta la arbitrariedad con la que se han dado. Una zona de gran afluencia turística debe cumplir una serie de criterios determinados y no solo que haya un centro comercial.

– Muchos de los sectores productivos tradicionales de la Comunidad Valenciana están atravesando momentos difíciles, que vienen de antes incluso de que se iniciase la crisis de 2007-2008. ¿Van a desarrollar políticas específicas de carácter sectorial y, en su caso, cuáles y para qué sectores?

Nuestros sectores tradicionales son muy potentes. Lo que tenemos que hacer es facilitarles posibilidades para que innoven e integren tecnología a sus procesos. Con innovación y tecnología incorporarán más valor añadido a sus productos.

Tenemos que estar al lado de esos sectores tradicionales, formados por pequeñas y medianas empresas, que se han mantenido durante una crisis muy dura.

2015-sept-Rafael-Climent-ConsellerPolíticas activas de empleo

– Las competencias en materia de políticas activas de empleo dependen de esta Conselleria, así como las políticas relacionadas con la llamada “economía social” (cooperativas, sociedades anónimas laborales, etc.) ¿Qué iniciativas se van a adaptar en materia de lucha contra el paro?

Todas. Básicamente, vamos a potenciar muchísimo el emprendedurismo, que la gente pueda emprender cualquier iniciativa empresarial. Vamos a ser activos en la formación de los nuevos empresarios.

Para esto es muy importante el tema de la formación, pero una formación en connivencia directa con los empresarios. ¡Ya está bien de cursos que cuestan dinero, que cada uno decida qué tipo de curso va a hacer y que luego no generan inserción laboral! Tenemos que trabajar por objetivos y el objetivo es la inserción laboral. De lo contrario, estamos dilapidando los recursos.

Otro proyecto que tenemos encima de la mesa son los pactos territoriales por el empleo.

– ¿En qué consisten?

Se trata de singularizar muchísimo en cada zona cuáles son las necesidades laborales que tenemos. Nuestro territorio es muy alargado, diverso y con sectores completamente distintos. Si no hacemos un estudio individualizado por zonas y comarcas, no vamos a saber cuáles son las necesidades reales de formación en cada caso para la inserción laboral.

– ¿Haciendo ‘trajes a medida’ formativos para cada clúster?

Probablemente, pero desde la diversificación, porque si vamos a La Safor veremos que hay necesidades turísticas, pero también en el ámbito industrial o agroalimentario. Lo tendremos que estudiar y ver qué necesidades de formación existen.

Por ejemplo, en L’Alcoià-El Comptat, donde he presidido la mancomunidad de municipios, las necesidades turísticas son menores. Tendríamos que hablar allí a lo mejor de turismo rural y centrarnos en el textil o metalurgia; es decir, en lo que tenemos en cada comarca.

Se trata de delimitar las zonas de actuación y llegar a acuerdos con todos los agentes sociales presentes: universidades si las hay, empresarios y sindicatos. Y preparar proyectos a medio y largo plazo, que faciliten la inserción laboral de la gente.

– Al parecer, la gestión de la política financiera de la Generalitat, tanto en materia de financiación al sector público como las ayudas al sector privado, vuelven a concentrarse en el Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), dependiendo de la Conselleria de Hacienda. ¿Cómo van a instrumentarse las políticas de fomento empresarial que se pongan en marcha desde esta Conselleria, si la capacidad de financiación está en otra?

La clave es desarrollar trabajo en equipo, independientemente de que cada conselleria la encabece una persona de uno u otro partido. De momento y en relación con el tema que plantea, lo que estamos haciendo es dialogar entre nosotros y ver cómo estructuramos la mejor solución.

Está claro para ambas partes que queremos convertir el IVF en banco público y también está claro para los dos que necesitamos herramientas e instrumentos para facilitar financiación a las empresas que lo necesiten. Por lo tanto, lo que tenemos que hacer es coordinarnos, pero es un tema que en estos momentos no hemos terminado de cerrar.

– ¿Con relación a la SGR también tienen que definir la política a seguir?

El tema de la SGR es diferente. A priori, debería ser una cuestión que tendrían que resolver los accionistas y supervisores de esa entidad, pero lo cierto es que la Generalitat está ya metida ahí y hay que ver cómo se ha gestionado eso, pues parece que las cosas no están todo lo claras que deberían estar.

2015-sept-Rafael-Climent-Conseller-05– ¿Contemplan implicarse en la gestión?

Habrá que estudiarlo. ¿Por qué no? Si al final parte del dinero va a tener que ponerlo la Generalitat, algo tendremos que decir.

– La relación de la Generalitat con la Red de Institutos Tecnológicos, hasta el momento ha pasado por esta Conselleria. ¿Qué objetivos y proyectos tiene en relación con Redit?

Lo primero que tenemos que hacer es analizar cómo están los institutos. Sabemos que algunos están muy mal, pero otros, como Aitex –al que conozco razonablemente bien–, funcionan correctamente.

Los institutos tecnológicos lo que tienen que hacer es investigar y proporcionar valor añadido a las pequeñas y medianas empresas en todo aquello que necesiten. Por tanto, nosotros vemos a los centros tecnológicos como instrumentos muy buenos, pero  tenemos que ver cómo se han gestionado y en qué situación se encuentran. A partir de ahí hablaremos con los equipos directivos y veremos qué podemos hacer.

Desde que tomamos posesión y con el verano de por medio, hay muchos temas en los que aún estamos estudiando la situación, pero desde que llegué a esta Conselleria, estoy observando que se ha hecho mucha gestión de capillita, y a lo mejor lo que hace falta es política de catedrales.

Y no me refiero solo en el tema de los institutos tecnológicos. Hay tantos acrónimos, que creo que acabará la legislatura y no me los sabré todos. Y eso me indica que cada uno ha ido a la suya y, probablemente, los responsables políticos lo han permitido para tapar algunas bocas.

Nosotros queremos trabajar colectivamente, con criterio, con rigor, con objetivos y, evidentemente, con racionalidad.

No sé si en una legislatura dará tiempo para reestructurarlo todo. Con dos a lo mejor podemos dejarlo arreglado.

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter