El presidente del BBVA advierte que aunque la recuperación ha llegado, los efectos de la crisis permanecen

España ha pasado de ser visto como “un enfermo grave y un peligroso elemento de contagio para el resto de la zona euro” a “uno de los países que mejor ha hecho los deberes”, en palabras de Francisco González. Gracias a las reformas acometidas, “España está en buenas condiciones para mantener una senda de crecimiento sostenido en los próximos años”, destacó esta mañana en el curso UIMP/APIE.

francisco_gonzalez_ep_241212Francisco González arrancó su habitual intervención en el curso UIMP/APIE, en Santander, con un análisis de las enseñanzas de esta última crisis. El presidente de BBVA ve en España un buen ejemplo de superación. Cuando se desencadenó la crisis financiera internacional, el modelo de crecimiento era “insostenible y se derrumbó con estrépito en cuanto la coyuntura se volvió adversa”, explicó. En consecuencia, se desencadenaron la crisis inmobiliaria, la crisis bancaria, el rápido deterioro de las cuentas públicas, una aguda y prolongada recesión, una tasa de paro que superó el 27%, y el conocimiento público de malas prácticas y corrupción.

En cambio, hoy la situación es muy distinta por las reformas impulsadas en el país, según el presidente de BBVA. Especialmente tres: la reforma laboral, la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, y la reestructuración y saneamiento del sistema bancario. Así, “España ha conseguido retomar la senda del crecimiento sobre bases muy diferentes de las del modelo anterior”, señaló.

El relevo de la construcción lo han tomado las exportaciones; las necesidades de financiación exterior han pasado del 10% del PIB en 2007 a una capacidad de financiación en torno al 1% del PIB en 2014; y el país cuenta hoy con un sistema financiero saneado.

Sin embargo, el presidente de BBVA advirtió de que “la recuperación ha llegado, pero los efectos de la crisis permanecen todavía”, como refleja la elevada tasa de desempleo. En este sentido, alabó los esfuerzos del Gobierno para impulsar la contratación indefinida, reformar el sistema de formación profesional para el empleo y promover la ley de segunda oportunidad. Pero recordó las reformas pendientes para abordar la dualidad en el mercado de trabajo, la necesidad de más competencia en algunos sectores, la ganancia de tamaño y la adopción de nuevas tecnologías en las empresas, y una reforma profunda y estable de la educación.

En definitiva, “todo esto requiere un esfuerzo sostenido de reformas que solo es posible en un marco político que las ampare de forma estable”, afirmó. En su opinión, el panorama político actual en España “puede servir de estímulo para acuerdos que regeneren de una vez la vida pública y devuelvan la confianza de los ciudadanos en las instituciones. Y esto sería un gran paso para consolidar la recuperación de la economía española y construir un marco de crecimiento más eficiente y creador de más empleo, riqueza y bienestar”.

Solidez del sistema financiero
Francisco González también se refirió al sector bancario español.  Animó a construir un sistema financiero más eficiente, que soporte costes operativos mucho más reducidos. “Esto exige mejorar radicalmente las actuales infraestructuras tecnológicas, reconfigurar los procesos y cambiar la cultura y las capacidades de los recursos humanos de los bancos”, dijo. “La digitalización de la banca es un proceso inevitable e imparable, que irá acompañada de un recorte radical de los precios y márgenes. Esto es positivo para los ciudadanos y para el conjunto de la economía”, explicó.

Francisco González resumió en estas palabras el objetivo de BBVA: “crecer en volumen y en rentabilidad, mejorando nuestro servicio a los clientes y abaratando nuestros costes operativos gracias a la tecnología”.

Para terminar, el presidente de BBVA subrayó que “estamos liderando la transformación de la banca a nivel global hacia una industria de servicios basados en el conocimiento. Estamos impulsando la construcción de un sistema financiero mucho más moderno y eficaz. Capaz de atender mejor y a mejor precio a más necesidades y demandas de las familias y las empresas. Y capaz, por tanto, de impulsar el crecimiento y de apoyar la modernización de la economía”.

Suscríbete a nuestra newsletter