Las pymes deben diversificar sus fuentes de financiación y reducir su dependencia bancaria

Las pymes deben diversificar sus fuentes de financiación y reducir su dependencia de los préstamos bancarios, es una de las conclusiones del estudio “Los retos de la financiación del sector empresarial” presentado hoy en la Fundación de Estudios Bursátiles y Financieros. El libro es un catálogo de las diferentes fuentes de financiación -bancaria y no bancaria- a la que pueden recurrir las empresas españolas, las características de cada una de ellas y un apartado de conclusiones y recomendaciones.

DSC_0042La presentación ha corrido a cargo del catedrático de la Universidad de Valencia, Joaquín Maudos, coautor del estudio, quien ha destacado las diferencias más destacadas entre la economía española y las de la eurozona. En España el 99,9% son pymes, que generan el 73% del empleo y producen en 64% del PIB, mientras que en la eurozona generan el 67% del empleo y el 52% del PIB.

Esta estructura hace que les resulte más sencillo recurrir a la financiación bancaria que a los mercados, pero al mismo tiempo les impide a acceder a fuentes de financiación menos restrictivas.

maudos

Joaquín Maudos

Maudos hizo un recorrido sobre la evolución del crédito en los últimos años y concluyó que “el crédito nuevo está creciendo en torno al 10% en 2014, mientras cae la remuneración por el mismo”. Apuntó también al desapalancamiento progresivo, gracias a que se recurre en mayor medida a los recursos propios para la financiación.

Aunque los créditos aumentan y mejoran las condiciones, Maudos también apuntó a que las necesidades de financiación pública compiten por esos mismos recursos, que hace que el crédito no fluya con la facilidad que debiera. Señaló que los créditos de menos de 1 millón de euros (solicitados básicamente por pymes) han crecido un 10%, mientras que los superiores a esta cifra (solicitados por grandes empresas) han descendido un 17%. “La pyme -señaló Maudos- se está beneficiando del nuevo crédito, no así las grandes empresas”.

Respecto a la financiación no bancaria, señaló que el recurso a los mercados es muy recomendable para las empresas de la nueva economía, con riesgos que la banca no sabe valorar.

Consideró asimismo que es preciso fomentar el uso de los mercados alternativos, especialmente el de renta fija que calificó de infrautilizado. En cuanto al uso de mercados cotizados, agregó que el principal problema es el tamaño de las empresas, pero que la financiación no debe poner freno a su crecimiento y, en ese sentido, señaló que no existen incentivos que fomenten el paso de pyme a gran empresa.

En cuanto a nuevas fórmulas de financiación, se congratuló de que el proyecto de ley que regula el crowfunding sea tan avanzado.

Finalmente, Maudos realizó una serie de recomendación para la adecuada financiación de las empresas españolas:

  • Aumentar el nivel de autofinanciación
  • Desarrollar fuentes alternativas; cumplir, por parte de las administraciones de los plazos de pagos a proveedores
  • Promulgación de nuevas leyes que mejoren el marco de actuación de las empresas
  • Reforzar el papel de los mercados de capitales; mayor disciplina y transparencia por parte de los emisores y
  • Mejorar el nivel de formación financiera por parte de la sociedad.
Suscríbete a nuestra newsletter