La vida en Valencia en el siglo XVIII, exposición en el Museo de Bellas Artes

El dietario que el hidalgo valenciano Ignacio Gilabert Soler llevó entre 1744 y 1751 ha originado la exposición Valencia 1750 que acoge el Museo de Bellas Artes de Valencia.

Este dietario recoge los gastos de una familia de la alta burguesía valenciana en celebraciones, fiestas, ropas, pleitos, reparaciones en sus casas, alquerías y barracas, encargos a artistas, compra de loza de Alcora, etc….

Valencia 1750_02Los contenidos de la exposición nos ofrecen un análisis del marco político-social de la ciudad a mediados del siglo XVIII, junto con una visión antropológica de la vida cotidiana y un acercamiento a la fisonomía de la ciudad en ese tiempo, caracterizado por el crecimiento económico, en gran medida auspiciado por el desarrollo de la industria sedera, que favorecerá los procesos de renovación urbana y el desarrollo de los postulados de la Ilustración.

Recetas de horchata y chocolate

A través de los gastos y sus fechas podemos reconstruir muchas costumbres del momento, desde reuniones donde se toma chocolate coincidiendo con determinadas fiestas, los dulces que se regalan en Navidad, la primera referencia a la tradicional “mocadorà” o la también primera receta de horchata conocida.

Al respecto del chocolate, que en esos años solo está al alcance de pocos, el pequeño manuscrito incluye 17 recetas, posiblemente las primeras conservadas del mundo moderno.

Además de referir gastos, el dietario incluye algunos comentarios llenos de ironía sobre la vida cotidiana, la enseñanza o la religión, que dejan traslucir problemas de su época.

La exposición se articula en cuatro zonas, la primera está dedicada al marco político, social y cultural de la Valencia de mediados de siglo entre el final del reinado de Felipe V y el de su hijo Fernando VI, momento en el que han comenzado a asentarse las ideas ilustradas, a destacar en ella la escultura de Felipe V de Leonardo Julio Capuz, que se situó sobre una columna al principio de la Alameda y el plano grabado por José Fortea de la ciudad en 1738 basado en el dibujo del Padre Tosca, así como dibujos y bocetos en barro de Ignacio Vergara o el grabado de la portada del palacio del Marqués de Dos Aguas de Hipólito Rovira, entre otros.

El segundo tramo de la exposición recrea los interiores burgueses del momento con obras de arte, piezas de mobiliario, indumentaria original de la época, artes suntuarias y aplicadas, destacando entre las piezas un Bodegón de Tomás Yepes, la vajilla Balzola, así como un rico conjunto de loza de Alcora, Talavera, Moustiers y China o un panel de azulejos valencianos mostrando una escena del servicio del chocolate.
El tercer escenario expositivo muestra escultura y pintura religiosa con obras del período de Evaristo Muñoz, Luis Domingo, Gaspar de la Huerta, José e Ignacio Vergara, entre otros.

Suscríbete a nuestra newsletter