QRenta: “En España falta cultura financiera”

La agencia de valores QRenta acaba de abrir oficina en Valencia. Como gestor de patrimonios, sus inversiones se canalizan a través de dos instrumentos: el mercado de renta fija y el MAB.

[masinformacion post_ids=”35046,35075,35183″]

David Albacete

David Albacete

David Albacete, presidente de QRenta, se muestra partidario de la regulación “con normas claras para evitar los engaños que se han producido en tantas inversiones. Nosotros nos centramos en el MAB, con empresas que ya tienen una cierta entidad, que lo que buscan es financiación para su crecimiento, no para su puesta en marcha. No es necesaria una sobrerregulación. Cada uno debe cumplir su parte”.

Considera preciso recuperar la confianza perdida “en los casos que todos tenemos en mente” y considera que “las auditoras tienen buena parte de la responsabilidad. Necesitamos estar seguros de que los números auditados son unos números ciertos. Estamos como en el caso de las agencias de ‘rating’. Lo normal sería que tú no la contratas, sino que te la envíe el regulador”.

Asegura, eso sí, que mucha de esta desconfianza no existiría si hubiera más cultura financiera “A nosotros -apunta- nos gusta mucho hacer reuniones con los clientes, les explicamos cómo está el mercado… cuanta más cultura financiera tiene el cliente, más entiende lo que está haciendo. Y eso es bueno; que acabe teniendo criterio propio”.

La falta de cultura financiera hace que sean posibles casos como los de las preferentes y las subordinadas. El problema está en el perfil del cliente al que se le vendía como si fuera un plazo fijo. De hecho, las redes comerciales de la banca tampoco sabían lo que estaban vendiendo.

Se muestra optimista sobre el futuro de la financiación no bancaria: “Actualmente hay una inquietud palpable en crear empresas. La gente acaba la carrera y quiere montar su empresa, cuando hace unos años lo que quería es ser funcionario. No podemos perder este impulso; hay que potenciarlo desde el conjunto de la sociedad, empezando por la formación en los colegios, como hacen en tantos países”.

Para concluir afirma que, de momento, hay que comunicar a las empresas que existe el MAB y que pueden financiarse a través de este mercado. “Tenemos la certeza de que muchos empresarios desconocen que existe este mercado o el MARF, que conceptualmente es un mercado exquisito”.

Suscríbete a nuestra newsletter