Pro e Bike demuestra que la opción más sostenible para el reparto urbano es la bici

Cada bicicleta con pedaleo asistido utilizada en el proyecto Pro-e-bike evitaría la emisión de 1.560 kg CO2 anualmente si sustituyeran de forma masiva en Valencia al transporte convencional en el reparto de mercancías. Ésta es una de las conclusiones provisionales a las que se ha llegado tras tres meses de las pruebas piloto del proyecto Pro-e-bike llevadas a cabo en Valencia.

Foto Infoday OKLos datos provisionales de estas pruebas piloto fueron presentados en la jornada informativa Infoday Pro-e-bike: “Soluciones para una logística urbana sostenible en la ciudad de Valencia”, organizada por ITENE y el Ayuntamiento de Valencia.

La Concejala Delegada del Área de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible del Ayuntamiento de Valencia, Mª Àngels Ramón-Llin, se mostró partidaria de “trasladar este nuevo modelo de sostenibilidad a un sector concreto como el reparto de mercancías e impulsar el uso de la bicicleta dentro del ámbito del transporte urbano y del sector comercial en nuestra ciudad”. 

Patricia Bellver, Jefe de Proyectos del Departamento de Transporte y Movilidad de ITENE,  destacó que “con estas bicicletas se obtendrían ahorros significativos en costes para las empresas de distribución urbana de mercancías de unos 600 euros anuales por cada vehículo”, según las estimaciones iniciales.

Las pruebas piloto del proyecto Pro-e-bike se vienen realizando durante tres meses en Valencia, con un total de 996 pedidos entregados y 1.577 km recorridos. En ellas se ha sustituido el uso de dos vehículos convencionales por dos bicicletas con pedaleo asistido.

En Valencia se están realizando dos de las tres pruebas piloto españolas, una de ellas para el reparto a domicilio del Mercado Central de Valencia, realizado por el operador SD LOGÍSTICA, y la segunda, para el reparto de paquetería de comercio electrónico de empresas como FNAC, NESPRESSO, llevado a cabo por la empresa ENCICLE

La iniciativa Pro-e-bike forma parte del Programa Europeo de Energía Inteligente de la Comisión Europea, cuyo objetivo es reducir un 20% las emisiones de Gases de Efecto Invernadero y mejorar otro 20% en energía eficiente y en el consumo de energías renovables dentro de la UE hasta el 2020.

Suscríbete a nuestra newsletter