El papel del cliente en el sector

2014-julio-Florida-Mesa-GrupoA juicio de Manuel Espinar, “la poca o nula rentabilidad que tiene hoy en día el sector es debida al cliente del sector turístico, que se mueve casi única y exclusivamente por precio y esto es algo que debemos solucionar junto con la Administración. Tanto en hotelería como en hostelería, los empresarios que se han mantenido durante la crisis han apostado por la calidad. Con lo cual, debemos buscar a esos clientes que se inclinan por los productos de calidad ya que generan rentabilidad”. Ante esta coyuntura, incidió en la necesidad de apostar por “el menos por más y dejar a un lado el más por menos ya que sino, la continuidad de la actividad turística se irá al traste”.

En el apartado de hotelería, Javier Gallego describió que se está produciendo un cambio en las preferencias de los consumidores de tal modo que “están subiendo los nichos de mercado de alto valor añadido junto con los de low-cost y aquellos que no tienen definida ninguna personalidad son los que más están sufriendo”. Este argumentó que “aquellos establecimientos que no apliquen un buen plan de marketing  serán penalizados por el mercado”. 

[masinformacion post_ids=”27996,28204″]

A esta situación, Manuel Espinar anotó otra variable más y es que “el turista que acude a la Comunidad por precio no se fideliza pero sí que se fidelizan los clientes con un poder adquisitivo alto y que valoran el producto con valor añadido”.

Carlos Gómez alertó de la importancia de la reputación online de cara a saber cómo se percibe la calidad por parte del usuario. Otro punto crítico que expuso es que “el modelo del turismo español basado en volúmen y en precios bajos es insostenible a medio plazo, pues nos echarán del mercado otros destinos competidores como Turquía o países árabes con menores costes salariales y energéticos y con una planta hotelera más moderna que la española”.

El representante de Florida Universitària también dejó en el aire la frase: “primero el empleado y después el cliente”. “Hay que tener en cuenta, –incidió–, en que el cliente va a ser más  infiel cada vez. En cambio al empleado lo tienes día a día. Con lo cual, si quieres darle un buen servicio a ese cliente tienes que empezar por fidelizar al empleado”.

En este sentido, Javier Gallego añadió que “la sostenibilidad del negocio pasa porque el directivo mantenga unos recursos estables como es el personal. Si no es así, no puedes impartir formación, dar calidad, mejorar el producto, innovar y competir en el mercado”.

Suscríbete a nuestra newsletter