El consumo energético en España cayó el 5% en 2013, mientras la demanda mundial creció un 2,3%

BP

El consumo de energía primaria en España cayó un 5% en 2013, la mayor caída entre los países de la Ocde, según señala el informe BP Statistical Review of World Energy 2014.

La caída de consumo de energía primaria en España respecto a 2012  se concentró en petróleo (-7,3%), gas (-7,2%), nuclear (-7,5%) y carbón (-31,5%), mientras que subió el consumo de energía hidroeléctrica (+79,5%) y energías renovables (+12%). España continúa como referente en este campo, siendo el cuarto país del mundo por consumo de energías renovables con el 6% de la cuota mundial, según el informe de BP.

En Europa, la caída ha sido mucho más moderada, el consumo de energía primaria se redujo en un 0,3%, aunque se situó en el nivel más bajo de las dos últimas décadas.

El consumo de energía primaria en la UE cayó pese al aumento de un 13% del consumo de energías renovables y al aumento de un 8% de la energía hidroeléctrica, ya que estos aumentos quedaron empequeñecidos por una caída del 2% de los combustibles fósiles y una caída del 1% de la energía nuclear.

En cuanto al gas, la UE redujo su consumo el 1,1% y las importaciones de gas natural continuaron su cambio del GNL (Gas Natural Licuado) al transportado a través de gasoductos. Así, las importaciones netas de GNL cayeron un 29,7% y las importaciones netas a través de gasoductos crecieron un 3,7%.

La composición de las importaciones de gas natural de la UE realizadas a través de gasoductos en 2013 dieron la vuelta a buena parte de los cambios experimentados durante 2012. Las importaciones desde Rusia aumentaron un 19,5%, lo cual incrementó la cuota de gas ruso que consume la UE al 31%, mientras que las importaciones de gas noruego descendieron un 4,6% hasta dejar su cuota en un 23%, y las de gas del norte de África se redujeron un 20%, con lo que representaron el 6% del consumo.

CRECIMIENTO DEL CONSUMO A ESCALA MUNDIAL

El informe BP Statistical Review of World Energy 2014 refleja también las crecientes diferencias en la evolución de las economías mundiales, la incertidumbre geopolítica y los actuales debates sobre el papel que corresponde a los gobiernos y a los mercados.

2013-junio-noticias-BP-Refineria-03El crecimiento de la demanda energética mundial, que fue de un 2,3%, se aceleró en 2013, aunque reflejó el débil crecimiento de la economía global y se mantuvo ligeramente por debajo de su promedio histórico.

El consumo energético de las economías emergentes creció por debajo de su tasa media a largo plazo, y aumentó un 3,1% impulsado por un menor crecimiento de China. Sin embargo, el consumo de las economías maduras de la Ocde creció un 1,2%, por encima de la media, todo ello como resultado de un fuerte crecimiento de EE.UU.. Como resultado, la diferencia entre el crecimiento de los países de la Ocde y de los de fuera de la Ocde se redujo a niveles desconocidos desde 2000.

No obstante, las economías emergentes continúan dominando el crecimiento de la demanda energética mundial y sumaron el 80% del crecimiento durante el año pasado y casi el 100% durante la pasada década.

La edición 63 del Statistical Review de BP también muestra cómo los acontecimientos geopolíticos en una serie de países han seguido afectando a la producción de petróleo en 2013, siendo Libia el país que experimentó la mayor caída debido al recrudecimiento de las revueltas civiles.

Sin embargo, estas interrupciones fueron compensadas con un gran incremento de la producción en EE.UU., que aumentó su producción en 1,1 millones de barriles diarios, uno los mayores incrementos anuales jamás vistos en el mundo. El resultado neto fue que los precios medios del petróleo permanecieron inusualmente estables, si bien a niveles que superaron los 100 USD por barril por tercer año consecutivo.

Según destacó Jorge Lanza, presidente de BP España, durante la presentación del informe: «Una vez más, el Statistical Review demuestra la fortaleza de un sistema energético global flexible a la hora de adaptarse a un mundo cambiante. Las graves interrupciones de la producción sufridas durante 2013 se vieron compensadas por aumentos continuos de la producción en otros lugares. Esto subraya la importancia que tiene seguir garantizando estos nuevos suministros mediante el acceso continuado a nuevos recursos, con políticas que fomenten el mercado y las inversiones, y con la aplicación de nuevas tecnologías en todo el mundo».

Suscríbete a nuestra newsletter