Ifedes aconseja a los empresarios que huyan de “la inercia estratégica” en los desayunos de FEBF

2014-junio-FEBF-cafeconTomasGuillen02

Tomás Guillén e Isabel Giménez

Tomás Guillén, director general de Grupo Ifedes, protagonizó  en la Fundación de Estudios Bursátiles y Financieros (FEBF) un desayuno con medios en el que destacó que los empresarios deben ser capaces de “adaptar su producto o negocio a las necesidades del mercado. Hay que ser capaces de ver oportunidades e ir evolucionando, nunca quedarse estático”, haciendo una analogía con el cambio de ciclo que supone la abdicación del rey y la eliminación del equipo de la selección española en el mundial de Brasil. En su opinión, “lo más importante para el éxito de una start-up es el equipo”. Por ello, desde la consultora apuestan por proyectos en los que haya un equipo plural emprendedor, ya que es difícil que una sola persona pueda reunir todos los perfiles (el creativo, el financiero, el comercial y el estratega) que necesita un nuevo negocio.

Según indicó, hay que huir de “la inercia estratégica”, que consiste, ante la incertidumbre de nuevas situaciones, en hacer lo mismo que en otros tiempos funcionó pero que con el cambio de contexto ya no es válido, y también de la “miopía estratégica”, no darse cuenta de los cambios que se están produciendo, las tendencias del mercado y el consiguiente estancamiento. En todos estos cambios, Guillén puso  en valor la importancia de la internacionalización y las estrategias multicanal. Sobre la primera opción, habló de otras vías de salida al extranjero más allá de las ventas, que suele ser un proceso más lento y complicado, y argumentó la posibilidad de internacionalizar las compras para reducir costes, así como la opción de incorporar un socio extranjero, que también serían otros caminos a estudiar. Sobre la visión externa que aporta una consultora al desarrollo de un negocio, explicó que aportan metodología, planificación, know-how y, sobre todo, “velocidad al cambio”, generando una dinámica de “arrastre positivo, implicación y motivación”.

Como casos de éxito, quiso resaltar el trabajo de empresas que lo están haciendo bien en sectores tradicionales y complicados, como en el textil, en el que apuntó la labor en Tutto Piccolo en moda infantil, o QMC en el sector químico, por citar unos ejemplos. Según resaltó, en la Comunidad Valenciana “hay proyectos muy interesantes”.

Como asesor y consejero de start-ups, incidió en la necesidad de revisar la cultura del fracaso y afrontar los proyectos con humildad porque el entorno competitivo obliga a ser prudente y flexible.

Suscríbete a nuestra newsletter