La información económica de los líderes

La apuesta por la innovación y la colaboración con agentes de I+D+i, fundamental para las empresas

Economía 3, en cooperación con Redit, ha entrevistado a destacados empresarios de la Comunidad Valenciana para entender las claves de su éxito. Desde los que llevan varias décadas en el mercado hasta los que dirigen firmas de reciente creación, todos han destacado la importancia de la innovación y la colaboración con otros agentes, como los institutos tecnológicos. Además, coinciden en que es fundamental que las administraciones inviertan más recursos en el fomento de la innovación empresarial para lograr un tejido industrial más competitivo.

2014-abril-Redit-empresarios 1

De izq. a dcha. Ángel Camp, Vicente Folgado, Miguel Ángel Fernández y José Antonio Villuendas

Hace unos días la EAE Business School presentó el estudio ‘La inversión en I+D+i en España’. Los últimos datos disponibles ponen de manifiesto que las principales comunidades inversoras en I+D+i siguen siendo País Vasco, Madrid, Navarra, Cataluña y Andalucía, mientras que la Comunidad Valenciana se sitúa en un modesto séptimo puesto. Además, el 72% de las empresas encuestadas confirma que la I+D+i realizada en años anteriores les ha ayudado a afrontar la crisis actual. La innovación, aseguran los empresarios, “nos ha permitido desarrollar nuevas líneas de negocio y mejorar el posicionamiento frente a la competencia”.

A pesar de estos datos, en 2012 solo dos regiones aumentaron su inversión en I+D+i respecto al PIB, País Vasco y Castilla-León, mientras la media nacional cayó un 4,4%.

Economía 3, de la mano de la Red de Institutos Tecnológicos de la Comunidad Valencia, Redit, convencida de las ventajas que aporta la innovación a la competitividad de la región, ha recogido la opinión de destacados empresarios sobre cómo la innovación está transformando sus empresas y la importancia de colaborar con agentes de apoyo a la I+D+i, como son los institutos tecnológicos.

Ángel Camp, presidente del Instituto Valenciano del Pie, explica cómo la innovación les ha permitido ser considerados un referente. “No hubiéramos podido acometer muchos de nuestros procesos y lograr una tecnología puntera sin el apoyo de Inescop, con el que llevamos colaborando cerca de 17 años”. “Acercarnos también a Aitex –continúa Camp nos ha permitido encontrar nuevas sinergias y crear una red donde compartir nuestro know how y avanzar en el desarrollo de nuevas tecnologías”. El directivo defiende que las empresas valencianas “tenemos que vender tecnología y, por ello, si no existieran los institutos habría que crearlos porque necesitamos su apoyo para llevar a cabo nuestros proyectos”.

Vicente Folgado, presidente de la Federación Empresarial de la Madera y Mueble de la Comunidad Valenciana (Fevama) califica la innovación de “supervivencia”. En el caso concreto de su empresa, Tableros Folgado, asegura que no existiría sin el apoyo de Aidima “ya que no habríamos podido introducir importantes cambios a principios de los 90, ni tendríamos la línea de productos que hoy tenemos ni estaríamos en los mercados a los que hoy llegamos”. En su opinión, las pymes necesitan ganar en dimensión y adaptarse a la internacionalización, y, para ello, “pediría a las administraciones que entiendan la importancia y la labor de los institutos tecnológicos, sobre todo para los sectores tradicionales o consolidados como es el nuestro, porque nos aportan nuevas oportunidades a la hora de vendernos en el exterior”.

Miguel Ángel Fernández Torán, director general del Grupo Balnearios Activos, explica que en un sector tan conservador como el turismo, “ha sido fundamental un cambio en los procesos, productos…y la innovación ha sido la clave para poder seguir vivos”. “En este camino –explica– vimos que era necesario consultar a los expertos y los expertos los tenemos aquí, en los institutos tecnológicos (IT)”.

En opinión de Fernández la administración “debe invertir más en los IT para que sigan cumpliendo su misión: ser una herramienta de competitividad para nuestras empresas”

José Antonio Villuendas, delegado de Levante de Gasmedi, indica que para su empresa la innovación es muy importante porque sus productos son ‘commodities’, por lo que es vital “la diferenciación, buscar nuevas aplicaciones y vías para ofrecer a nuestros clientes mejores prestaciones y seguridad”.

Villuendas cree que los empresarios que no innovan se equivocan: “ahí es donde encuentras el valor añadido”. “Nuestro principal cliente es la administración y periódicamente, al licitar nuevos contratos, sabemos que debemos plantear innovación porque si no, la competencia te saca del mercado. Es fundamental para tener continuidad en el servicio”.

Villuendas recuerda cómo con el IBV han desarrollado una mascarilla para pacientes con apnea del sueño que está ofreciendo muy buenos resultados, “nos beneficiamos de un trabajo previo del centro que contenía millones de datos que pudimos aprovechar para diseñar el proyecto”.

 

De izq. a dcha. Rafael A. Ros, Abelardo Serrano, Manuel García y Joaquín Rieta

De izq. a dcha. Rafael A. Ros, Abelardo Serrano, Manuel García y Joaquín Rieta

APOYARSE EN EL MEJOR SOCIO

Rafael A. Ros, director general de Tecnología Pro Informática, explica que su firma se especializó en soluciones informáticas para óptica oftálmica hace 15 años “cuando nos dimos cuenta de que la principal fuente de ingresos en el mercado óptico era la lente oftálmica”. “A partir de ahí –continúa– Aido se convirtió en nuestro aliado tecnológico para llevar a cabo las ideas que se fraguan en la propia organización”. Ros se muestra convencido de que un centro tecnológico puede contribuir a mejorar las ideas y, en ocasiones, incluso a desencadenarlas. “Si una idea es buena y cuentas con un buen socio, y los centros tecnológicos lo son (por su personal altamente cualificado, por su maquinaria de última generación….), la idea cuaja, llega al mercado y normalmente suele ser un éxito”.

Abelardo Serrano, director general de Cárnicas Serrano insiste en este planteamiento. “El IT es un socio tecnológico fundamental para nosotros, que nos permite acceder a unos recursos profesionales y medios técnicos de primer nivel que se convierten en el mejor soporte para nuestro departamento interno de I+D+i. En concreto, la especialización de Ainia en el sector agroalimentario nos da la completa seguridad de que las soluciones que nos aportan dan la mejor respuesta en un sector como el nuestro, en constante evolución”, sostiene.

Manuel García Portillo, presidente de Tecnidex, defiende la importancia de cooperar con agentes externos de innovación “para crecer juntos”. “Compartir el camino con otros es muy interesante porque se aprende. El que está en su sillón a solas difícilmente puede progresar en un mundo tan competitivo como este”.

En un momento complejo como el actual, donde los recursos son escasos, García solicita a las administraciones que se pongan al lado de los empresarios “no deben dejar perder algo que ha sido clave en la Comunitat. Lo difícil es construir desde las ruinas. Tenemos que cuidar lo que tenemos y seguir progresando”, en alusión al sistema organizativo y la estructura de los institutos tecnológicos.

Joaquín Rieta, socio administrador de SAI Wireless, considera la innovación y la internacionalización no solo como las dos vías necesarias para mantenerse en el mercado, “sino como la oportunidad de avanzar como empresa, tanto a nivel de ventas como de creación de empleo”. Demanda a las administraciones que ayuden a potenciar y difundir la existencia de los centros tecnológicos integrados en Redit “para que más empresas puedan aprovechar sus recursos, su tecnología y su apoyo humano”.

2014-Redit-Empresarios 03

De izq. a dcha. Ramón Pajares, Luis Berbegal, Antonio Soria, Joaquín Garrido

Ramón Pajares, consejero de Industrial Zapatera-Panter, retoma la idea de Rieta: “la innovación aporta a la industria estabilidad. Te hace que te sientas más seguro a la hora de poner en el mercado productos diferenciadores. Esto te da pie a vender en el extranjero, lo que se traduce en más ventas y, por lo tanto, en más puestos de trabajo”. “La innovación también nos da a las empresas ilusión por conseguir nuevos retos y, en ese sentido, los IT, hablan nuestro idioma y conocen nuestras necesidades, facilitándonos el día a día”.

“Como fabricantes de calzado de seguridad –continúa Pajares  nos movemos en un mundo donde la competencia es cada vez más fuerte y por eso la pequeña y mediana empresa debe apoyarse en los IT para desarrollar productos innovadores que despierten el interés de los compradores”.

Luis Berbegal, consejero delegado de la juguetera Injusa, explica su desafío: modernizar los proyectos de la empresa y adaptar su muestrario a las tendencias del mercado, “más teniendo en cuenta que en el año 2010 decidimos relocalizar todo otra vez en España, después de haber estado fabricando en China. Hemos invertido mucho para ser competitivos en el territorio nacional y trabajar con Aiju es una garantía de que tenemos la última información en muchos aspectos, normativa, tendencias,…, y de que disponemos de la capacidad para acometer proyectos que por nosotros mismos no podríamos abordar. Es un pilar básico y en él nos apoyamos día a día”.

ABRIR MERCADOS

Antonio Soria, socio de Dental Aspe, concreta como fruto del trabajo conjunto con Aimplas, la compañía está abriendo un nuevo nicho de mercado con importantes posibilidades.

La firma, que comenzó desarrollando aparatos a medida para evitar el ronquido, se planteó el reto de abaratar los costes del producto para que pudiera ser vendido en farmacias a un precio más asequible.

“El producto necesitaba un material especial que, a través del calor, pudiera cambiar de estado y los técnicos de Aimplas fueron los únicos que nos ayudaron a encontrarlo. Además nos apoyaron con el diseño y su desarrollo. Hoy en día la estandarización del producto es un hecho, y se puede comprar ya en algunas farmacias de Cádiz, Italia y también de Valencia. Vamos a testear cómo se vende y lo lanzaremos al mercado internacional”, aclara.

Joaquín Garrido, socio director de Clave Informática y presidente de la Asociación Empresarial del Sector Tic (Estic), considera que  todas las empresas son innovadoras por definición. “Tienen la obligación porque si no, desaparecen, no pueden sobrevivir”.

A su juicio, la innovación debe ser estratégica. “Nosotros permanentemente estamos innovando. Estamos continuamente pidiéndoles a nuestros clientes que manifiesten sus necesidades e intentamos adelantarnos también a sus demandas. Es una labor importante que hacemos con los IT y con las universidades: trabajar en temas que los clientes todavía no han detectado y que van a ser claves en un futuro próximo”.

A las administraciones les demanda colaboración y que creen el entorno para que se siga generando innovación, “desde una apuesta decidida. Creérselo, apostar por ello y que ayuden a que se creen clústeres de futuro en nuestra Comunitat”.

Suscríbete a nuestra newsletter