La información económica de los líderes

La Universidad de Alicante apoya la creación de empresas de base tecnológica

2013-OCT-UA-JornadasPCA 099

De izda. a dcha. el dtor. del Parque Científico de Alicante, Joaquín Marhuenda, el dtor. adjto. del servicio Sgitt-OTRI, Victor Pérez y la vicerrectora de Investigación, Desarrollo e Innovación, Amparo Navarro

Las empresas de base tecnológica de origen académico son aquellas creadas para poner en valor la tecnología y el conocimiento generado en el seno de la universidad. Suelen ser empresas impulsadas por investigadores que hacen llegar su investigación al mercado y a la propia sociedad que se beneficia, en definitiva, de ello.

[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]En el origen de estas empresas está el conocimiento, la tecnología…“Son empresas intensivas en I+D+i y, en muchos casos, trasladan al mercado innovaciones difícilmente abordables por empresas ya existentes. Parten de resultados de investigación, pero tras ellos hay años de trabajo”, indica la vicerrectora de Investigación, Desarrollo e Innovación de la Universidad de Alicante, Amparo Navarro.

Sin embargo, Navarro considera que la tecnología punta no es suficiente. “Para que una empresa de este tipo salga adelante es importantísimo su capital humano. Debe estar impulsada por un equipo emprendedor bien equilibrado que domine el campo tecnológico en cuestión, pero que también sepa moverse ágilmente en el terreno empresarial”. En su opinión una tecnología aceptable puede salir adelante con un equipo sobresaliente, pero difícilmente al contrario.

Dadas las circunstancias, son cada vez más los investigadores que valoran la creación de empresas de base tecnológica como una salida profesional. “Lo que queremos es que esta salida sea vista como natural”, indica la vicerrectora.

A su juicio constituye una forma de hacer más real la investigación, al ponerla en valor y transformarla en productos o servicios de alto valor añadido que, finalmente, acaban en el mercado. “No obstante, no tratamos de convertir en empresarios a todos los investigadores, lo que perseguimos es dar facilidades al investigador que tiene también una inquietud emprendedora”,advierte la responsable.

APOYO AL INVESTIGADOR-EMPRENDEDOR

Desde el vicerretorado de Investigación, Desarrollo e Innovación, y a través del servicio de Sgitt-OTRI, la UA cuenta con un grupo de técnicos especializados en la creación de este tipo de empresas. “Detectamos los proyectos con potencial y ayudamos a los emprendedores a dar los pasos necesarios para madurar sus ideas. Organizamos jornadas, charlas, facilitamos su incorporación a programas de incubación, premiamos las mejores ideas…”, explica Navarro.

Además la UA considera fundamental despertar cuanto antes el “gen emprendedor”, por lo que trabaja para incluir las materias relacionadas con las áreas de transferencia de tecnología e innovación, de forma transversal, en sus programas de doctorado. “La nueva Escuela de Doctorado de la Universidad de Alicante, que iniciará su andadura este curso formará también a los nuevos investigadores en materia de transferencia del conocimiento”, anuncia la vicerrectora.

El objetivo último de la UA en este campo es generar un tejido industrial innovador, basado en el conocimiento avanzado, con un capital humano cualificado para mejorar la competitividad y la diversificación industrial de la zona y encontrar nuevas oportunidades de negocio más allá de los sectores tradicionales característicos de la provincia.

Control biológico de plagas, valorización de residuos, diseño y desarrollo de equipos de análisis para investigación, producción de biomasa y síntesis de compuestos químicos, son algunos de los sectores específicos a los cuales se han dirigido las empresas creadas en el seno de la UA.

“Para la UA es una prioridad que sigan surgiendo empresas de este tipo y ponemos todos nuestros medios para que así sea. Son empresas dinamizadoras del tejido productivo, que atraen y retienen talento, talento que ha sido, en muchos casos, formado en nuestra propia universidad, generando empleo altamente cualificado. Si bien es cierto que la propia universidad puede obtener retornos derivados de la explotación de la tecnología licenciada a estas empresas, lo más importante es hacer llegar a la sociedad los avances que se llevan a cabo en nuestro campus”, pone de relieve Navarro.

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter