AlicantePort recupera los niveles de 2007

El impacto de la crisis durante el periodo 2008-2013 ha sido muy importante en el puerto de Alicante, fundamentalmente porque el puerto tenía un componente comercial muy vinculado al sector de la construcción. En algunos años, el tráfico de cemento rozó las 800.000 toneladas y con cifras de 2012, ese tráfico quedó en 80.000 toneladas. Lo mismo ha pasado en otro tipo de mercancías muy vinculadas a la construcción. En los dos últimos años se ha detenido el deterioro del tráfico de mercancías. El 2008, 2009 y 2010 fueron años en los que el puerto se desmoronó prácticamente al 50 % de su actividad.

 

Joaquín Ripoll

Joaquín Ripoll

[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]Para revertir la situación, el equipo de Joaquín Ripoll ha puesto en marcha medidas de dos tipos. Por un lado, austeridad en el gasto. “Hemos conseguido disminuir el gasto corriente muy por encima de lo marcado por Puertos del Estado” señala su presidente. Y por otro lado, en la actividad comercial. Se han abierto nuevas líneas comerciales, especialmente con Argelia y nuevas líneas en el tráfico de graneles, que anteriormente no operaban en el puerto de Alicante como es la chatarra o la biomasa. Las estrategias, apunta Joaquin Ripoll, han sido pues “incrementar nuestra actividad comercial. Intentar llegar y consolidar los mercados de Canarias y Argelia con delegaciones comerciales. Y por otro lado con bonificaciones a tráficos que son nuevos en el puerto y que puedan verse atraídos por esa disminución de las tasas”. El resultado de estas políticas se observa en el volumen de toneladas movidas y en el balance económico del año. En cuanto a este último, en 2012 ya “conseguimos revertir los resultados negativos, por tanto ya entramos en beneficios y creo que esa línea va a seguir en 2013. Mientras que la detención de la pérdida de mercancías ya la conseguimos en 2011. El 2012 tuvo un pequeño repunte que esperamos que se confirme en el 2013” explica el presidente de Alicante Port, Joaquín Ripoll.

 

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter